Autor: Massip Izábal, José María. 
 ABC en Washington. 
 Castiella firmará hoy una prórroga de dos años a los acuerdos hispano-norteamericanos  :   
 Durante ese período se negociará la transformación completa de los actuales Convenios, exclusivamente militares. 
 ABC.    20/06/1969.  Página: 26. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

A B C EN WASHINGTON CASTIELLA FIRMARA HOY UNA PRORROGA DE DOS AÑOS A

LOS ACUERDOS HISPANO-NORTEAMERICANOS

Durante este período se negociará la transformación completa de los actuales Convenios, exclusivamente

Militares

EN LOS NUEVOS PACTOS SE INCLUIRÁ UNA COOPERACIÓN UNIVERSITARIA,ECONÓMICA

Y COMERCIAL, TECNOLÓGICA Y POLÍTICA

Washington 19. (Crónica de nuestro corresponsal, por "telex".) Con la presencia en esta capital del

ministro de Asuntos Exteriores español, señor Cástiella, que llegó anoche acompañado de su equipo de

asesores, encabezado por el señor Aguirre de Cárcer, puede afirmarse hoy que se ha entrado en una fase

positiva y de posible gran amplitud en las relaciones entre España y Estados Unidos. Desde el

vencimiento, en marzo pasado, de los Acuerdos hispano-norteamericanos sobre las bases militares

conjuntas en la península Ibérica, dichas relaciones se encontraban en un punto muerto.

El señor Cástiella y sus colaboradores han sostenido hoy y celebrarán mañana, viernes, largas

conversaciones con los altos funcionarios del Departamento de Estado que llevan el peso de las delicadas

negociaciones con Madrid, J. Alexis Johnson, subsecretario de Asuntos Políticos del Ministerio, y Martin

Hilldebrand, de la Sección de Asuntos Europeos, así como una entrevista con su colega norteamericano,

el secretario de Estado, Mr. William Rogers. Se espera que al término de dichas conversaciones queden

ultimados, mañana, los puntos indispensables para llegar, primero, a la firma de un acuerdo final de

prórroga bienal sobre el mantenimiento de las bases militares americanas en territorio español, retroactivo

desde septiembre de 1968, y, segundo, la apertura oficial de una gran negociación equivalente a una

cancelación de los Acuerdos de bases, como tales, y a un mecanismo nuevo y amplio de relaciones

generales entre Washington y Madrid, a entrar en vigor, si las negociaciones son satisfactorias, a partir del

término de la prórroga de dos años que se está ultimando en este momento con la Administración Nixon.

Según mis informes, la posición española, en el curso de esta difícil negociación, se ha basado en tres

supuestos: a) La disposición española de cooperar con Estados Unidos en los problemas estratégicos

norteamericanos, occidentales y peninsulares, b) El deseo de mantener con este país un estado de

relaciones coordinado, cordial y de mutuo beneficio, c) El acondicionamiento de transformar el actual

sistema, de cooperación exclusivamente militar, en un sistema general de cooperación e intercambio

diplomático, comercial, financiero, técnico, universitario y, espacial. En este último campo la disposición

española demostró hace unos años, al autorizar el montaje del complejo de seguimiento espacial de

Robledo de Chavela, en el Guadarrama, esencial hoy en las expediciones lunares de los astronautas de

este "país, y, a la inversa, el traspaso a manos exclusivamente españolas de uno de los núcleos de dicho

complejo, el de Cebreros, divulgado en su momento por toda la Prensa norteamericana. En este terreno la

cooperación técnica hispano-norteamericana ha sido perfecta y satisfactoria. En los esquemas del próximo

lanzamiento del "Apolo XI", a su expedición lunar, señalada para el mes de julio, los mapas de

información de la N. A. S. A. señalan tres estaciones de seguimiento en todo el mundo: la de Goldstone,

en California; la de Canberra, Australia, y la de Madrid, en el Guadarrama.

Las tres, ajustadas en posición geográfica y tiempo a la rotación de la Tierra, son indispensables a la

magna aventura espacial del "Apolo XI".

En intercambio universitario, en acuerdos económicos y comerciales, en cooperación técnica, en política

iberoamericana y árabe, la cooperación Washington-Madrid puede ser extremadamente efectiva para dos

países occidentales vinculados, además, por obvias razones de estrategia defensiva. De esto se trata hoy

aquí, en la última y virtualmente ultimada fase de las conversaciones entre el ministro español, señor

Cástiella, y su colega americano, Mr. Rogers. Dichas conversaciones, por todos los indicios de esta

noche, culminarán mañana por la tarde a las cuatro, hora de Washington, en una prórroga de dos años de

los convenios de bases militares conjuntas en la Península española.

Si ello es así, se habrá entrado mañana en la liquidación de un sistema de convenios gastado por el

tiempo, la tecnología de las armas y los estados de opinión pública, y se entrará en un nuevo capítulo

ajustado al tiempo, a la opinión y a los intereses nacionales e internacionales de España y Estados

Unidos.—José María MASSIP.

COMENTARIOS EN WASHINGTON

Washington 19. España y los Estados Unidos están a punto de iniciar una nueva etapa en sus relaciones,

caracterizada por la apertura hacia una mayor cooperación, aseguran esta tarde círculos diplomáticos en

Washington.

Se estima también que se ya hacia un proceso de cancelación de la situación externa actual, durante un

período de tiempo, y a un cambio hacia nuevos estilos de cooperación en todos los campos.

Círculos diplomáticos añaden que el Gobierno de España no desea continuar con el calificativo de "bases

extranjeras" en su suelo y quiere, en adelante, ejercer una plena decisión y disposición sobre todos los

dispositivos militares existentes en su territorio.

Por último, se comenta en los ambientes diplomáticos el elogio hecho ayer por el conocido comentarista

de la televisión de Estados Unidos, Walter Conkrite, de la Columbia Broadcasting System, a estas nuevas

perspectivas de las relaciones entre los dos países, que calificó de un triunfo de la posición negociadora

española.—Efe.

 

< Volver