Los principios y sus límites     
 
 Informaciones.    08/08/1970.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Los principios y sus límites

APENAS finalizada la firma de los acuerdos de cooperación entre España y los Estados Unidos, vuelven

a surgir, esta vez en la Prensa norteamericana, los rumores sobre una eventual participación de España en

la O. T. A. N. Estas voces nacen de dos circunstancias: la incardinación orgánica de los dispositivos

militares norteamericanos en España en el aparato estratégico de la defensa atlántica, y en segundo lugar,

la clausula del acuerdo que establece un compromiso de «mutuo apoyo recíproco de defensas. La

interpretación dada por los portavoces norteamericanos a esta frase es que no implica un pacto de defensa

mutua, pero evidentemente hay en ella, al menos teóricamente, un cierto grado de participación indirecta

en la defensa mutua .Eso es lo que probablemente ha querido decir el ministro español de Asuntos

Exteriores cuando declaraba esta mañana en Barajas que el acuerdo «nos vincula de alguna manera a la

O. T A. N.».

Existe una letra de los acuerdos y un espíritu de los acuerdos. Así, aunque no hemos firmado un pacto

defensivo con Estados Unidos ni España está formalmente comprometida en la defensa atlántica, nuestra

política continúa expresada en la frase contenida en el telegrama enviado por el Jefe del Estado español al

Presidente Nixon: «Conservar una permanente solidaridad en la tarea común de defensa de la civilización

occidental para el mejor mantenimiento de la paz y seguridad del mundo.» Por otra parte, del texto del

acuerdo (ver página 7 y siguientes») se deduce que la justificación de la cooperación defensiva está en el

reconocimien-to que hacen ambos Gobiernos de que la amenaza a la paz es el problema más grave con

que se enfrenta el mundo moderno, y exige que ambos Gobiernos permanezcan vigilantes y continúen

desarrollando su capacidad para defenderse contra dicha amenaza».

Aunque la sustancia de los acuerdos era conocida por la opinión publica española, y aunque ésta

consideraba inminente la firma del Convenio de Amistad y Cooperación, ha ocasionado justificado

interés en la Prensa y la opinión pública española y norteamericano. Aún es pronto para valorar la

orientación de las reacciones, ya que hasta hoy no publica la Prensa española el contenido textual del

Convenio. Cabe distinguir en éste, por orden de tratamiento, las cuestiones culturales y educativas, la

cooperación científica y técnica, la cooperación en problemas de medio ambiente y urbanismo, la

cooperación agrícola, la cooperación en materias de información y finalmente la cooperación para la

defensa En este último aspecto resalía el artículo 31 que establece un principio (el compromiso

norteamericano de apoyar el esfuerzo defensivo español) y unas circunstancias que lo condicionan: «Las

prioridades y limitaciones derivadas de los compromisos internacionales de los Estados Unidos y de las

exigencias de la situación internacional, y estará (el apoyo) sujeto a la atribución de fondos por el

Congreso, cuando el caso lo requiera, y a la legislación de los Estados Unidos.»

Otro punto esencial es el de la cooperación económica. Se establece en los artículos 21 y 22 la «voluntad»

de incrementar las relaciones comerciales, evitar restricciones en éstas y mantener el flujo de las

inversiones norteamericanas en España. Esto es de vital importancia para todo nuestro desarrollo

económico y social, pero en los artículos mencionados se fija una limitación a estos principios: la

situación de la balanza de pagos norteamericana importante, por tanto, limitación de cara al futuro, ya que

la situación, de la economía norteamericana y las dificultades de la balanza de pagos pueden ser causa de

restricciones que en teoría no se desean en el Convenio. Téngase en cuenta la tendencia proteccionista del

Congreso norteamericano y que es precisamente la evolución de la balanza de pagos de Estados Unidos lo

que origina actualmente un peligro de guerra comercial entre Norteamérica y la C E E. y Japón (Ver en el

suplemento de hoy, «informaciones Económicas», un informe sobre este tema.)

 

< Volver