Los Onassis, en la apertura de la semana de España en Nueva York  :   
 El Instituto Español tiene graves dificultades económicas. 
 Informaciones.    12/11/1974.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LOS ONASSIS, EN LA APERTURA DE LA SEMANA DE ESPAÑA EN NUEVA YORK

EL INSTITUTO ESPAÑOL TIENE GRAVES DIFICULTADES ECONÓMICAS

NUEVA YORK, 12. (Corresponsal de INFORMACIO-NES.) — Con la espectacular aparición de Jackie

y Aristóteles Onassis en el acto —la inauguración de una exposición de la pintora Betsy Westendorp de

Brias— con el que se abría ayer la Semana de España, los organizadores de esta serie de acontecimientos

en beneficio del Spanish Institute de Nueva York marcaron de entrada el tono brillante que persiguen:

Esta semana, prevista en un principio para recaudar fondos para el instituto, acabara probablemente con

números rojos, pero sus promotores esperan que la labor de propaganda y difusión que llevan a cabo

permita buenos bene-ficios a largo plazo como, por ejemplo, algún donativo del señor Onassis.

El Instituto, primer órgano de difusión de la cultura española en este país, sufre déficit crónicos. Está casi

totalmente controlado por personalidades norteamericanas, bajo cuyo liderazgo desinteresado pero quizá

algo rutinario, la organización se había adormecido sobre sus laureles, según afirman algunos de sus

críticos. Don Antonio Ga-rrigues Walker, que desde hace poco encabeza el «comité español» del

Instituto, concibió la idea de una «gala de España» —que acabó arropada en toda una semana de

actividades varias— que reavivará el interés en el Instituto y posiblemente atrajera donativos en España y

Estados Unidos.

La gala de hoy -a 100 dólares por persona— es el acto principal de esta Semana, en la que también están

previstos un concierto de Narciso Yepes, un seminario sobre inversión extranjera en España, dirigido por

el director general de Transacciones Exteriores, don Félix Varela (que sustituye a última hora al ex

ministro de Hacienda, don Antonio Barrera de Irimo), varias representaciones del Pequeño Teatro de

Madrid, así como la proyección de una película de Antonio Saura, «Ana y los lobos». (Se había hablado

inicialmente de «La prima Angélica». No se, ha explicado el porqué de la sustitución.)

La composición de la lista de invitados procedentes de España había dado lugar, en Madrid y aquí, a

cierta controversia, ya que algunos la consideraban «demasiado política», y muchos la tachaban de tener

un tono excesivamente «social». En fin de cuentas, de las trescientas personas de la lista original están

aquí unas cuarenta: de don José María López de Letona a los Condes de Romanones, de don Salvador

Paniker a los príncipes de Hohenlohe, de don Claudio Boada a don Eugenio Suárez. Entre los ausentes de

última hora está la cantante Massiel.

Entre los factores que contribuyen a los probables «números rojos» está el que algunos de los invitados,

según confirman los organizadores, vienen con todos los gastos pagados. Como en algunas reuniones de

señoras de la colonia española en Nueva York se afirmó que era necesario que los miembros de la colonia

comprarán numerosas entradas para la gala de España, con el fin de sufragar los gastos de viaje, se

produjeron discusiones y disgustos. Algunos miembros de la colonia se han negado a asociarse a la

Semana. «Los invitados y las actividades de esta semana no representan ni tienen en cuenta la realidad de

la presencia española aquí», aseguraba ayer un médico español que practica en Nueva York. «Por eso yo

no la apoyo.»

A esto se ha unido el importante gasto hecho por el Instituto a instancia de su directivo George Moore —

ex presidente del First National City Bank—, que ha sido de 25.000 dólares (cerca de millón y medio de

pesetas), pagados al «relaciones públicas» Earl Blaekwell para que realizara la «promoción» de la

Semana. «Ha sido un error, que no se volverá a repetir», reconocía uno de los organizadores, que

subrayaba al mismo tiempo que el Instituto, desde que ha entrado en acción el «comité español» del señor

Garrigues, ha logrado en poco más de un mes donativos —en España y Estados Unidos— muy

importantes. Según otras fuentes, estos donativos se sitúan efectivamente entre los tres y los cuatro

millones de pesetas, lo que es ya un signo muy esperanzador de los beneficios a más largo plazo que se

esperan obtener a través de esta iniciativa.

Un diplomático español que ha seguido de muy cerca la organización de la Semana de España analizaba

así su significado: «Se va a conseguir, sin la menor duda, atraer mucho la atención sobre este Instituto,

que tan positivo ha sido y puede serlo aún más, que tiene una sede idónea en Park Avenue y que debe

revivir y prosperar. Con esta atención van a llegar probablemente los fondos necesarios para mantenerlo a

flote. Y a la vez, la iniciativa claramente española en la organización de esta Semana va á contribuir a que

tengan mucho más peso las voces españolas dentro del Instituto.»

Debe contribuir no poco a_ que se cree ese clima de expectación la asistencia a la gala de esta noche,

según se ha anunciado, de Betty Ford, esposa del Presidente de Estados Unidos, para la que este

desplazamiento a Nueva York será uno de los primeros después de su operación.

GENERAL COLOM A GALLEGOS: «EL EJERCITO ESPAÑOL ESTA PERFECTAMENTE

UNIDO»

LÉRIDA 12. (CIFRA.)— «El Ejército español está perfectamente unido, sin roturas de generaciones,

plenamente idenfificado con Mar y Aire y el pueblo español, que tiene la plena confianza en una fortaleza

y fe que el Ejército no defraudará jamás», dijo el ministro del Ejército, don Francisco Coloma Gallegos,

al término de su visita a Lérida en la primera etapa del recorrido a realizar durante cuatro días por tierras

leridanas.

 

< Volver