Autor: Sáenz-Díez, Margarita. 
 Víctor Marchetti, ex agente de la CIA, en Barcelona. 
 USA continúa interviniendo en la política interna de otras naciones  :   
 España, entre los probables objetivos de la CIA. 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 5. 

VICTOR MARCHETTI, EX AGENTE DE LA C. I. A., EN BARCELONA:

((U. S. A. Continúa interviniendo en la política interna de otras naciones))

ESPAÑA, ENTRE LOS PROBABLES OBJETIVOS INMEDIATOS DE LA C. I. A.

Por Margarita SAENZ-DIEZ BARCELONA, 18.

LA C. I. A. utilizará cualquier medio para lograr sus objetivos.» «No estoy de acuerdo con muchas de sus

prácticas, especialmente las que interfieran en los asuntos internos de otros países.» «Estados Unidos

continúa interviniendo en la política interior de otras naciones. En los últimos meses ha vuelto los ojos

hacia Italia, Portugal, su vieja amiga Gran Bretaña y acaso también hacia España.» Así se expresaba ayer

por la mañana, en la sala de autoridades del aeropuerto de Barcelona, Víctor Marchetti, el hombre que

ocupó hasta 19S9 uno de los cargos más destacados en el servicio secreto norteamericano, y que ha

venido a España para presentar su libro «La C. I. A. y el culto del espionaje». Que acaba de publicar

Editorial Euros.

El señor Marchetti con un porte de escasas reminiscencias anglosajonas, fue contestando impasible,

apenas sin modulaciones en la voz, las preguntas que durante media hora le dirigieron los representantes

de los medios informativos barceloneses. En ese corto espacio de tiempo habló de su enorme decepción

ante la actitud inamovible de la C.I.A., a pesar de haberse superado la etapa de la guerra fría, de la masiva

utilización de «trucos sucios» para solucionar cuestiones de su país «cuando los problemas sociales son

enormes y no pueden resolverse ni con medios militares ni con métodos clandestinos». El coautor de «La

C.I.A. y el culto del espionaje» se refirió también a los efectos que su libro había producido en el

Congreso. Gracias a su publicación, el Congreso de Estados Unidos ha decidido realizar una completa

investigación y un intento de reforma de ese gigante convertido en un enorme brazo del poder ejecutivo

que, actuando en gran parte por su cuenta y de forma oculta, escapa incluso al control del propio poder

ejecutivo. Asimismo el señor Marchetti destacó por cuatro veces, durante treinta minutos, la masiva

ingerencia de la C.I.A. en la política de otros países, recordando una vez más el caso chileno. «Mi

esfuerzo personal sólo persigue un fin terapéutico: que mi Gobierno actúe de forma real y abierta de

acuerdo con nuestros ideales democráticos», afirmaba esta mañana en «La Vanguardia» el señor

Marchetti, el cual llegó, dolorosamente, a la conclusión de que las actividades de la C.I.A. se encontraban

en contradicción con los ideales de acuerdo con los cuales Estados Unidos se gobierna a sí mismo.

En opinión del señor Víctor Marchetti el Servicio Secreto norteamericano, para el que trabajó durante

catorce años como especialista en el Departamento de Estudios Analíticos, como experto en asuntos

soviéticos y por fin como asesor principal del subdirector de la organización, señor Rufus L. Taylor, debe

renunciar a sus intromisiones en los asuntos de otros países —a los que dedica un 50 por 100 de sus

esfuerzos—, y establecer definitivamente unos servicios de espionaje «limpios». Para el señor Marchetti,

los servicios de espionaje limpios son aquellos en los que la información provinente de fuentes abiertas y

no clandestinas es recogida por sistemas mecánicos.

El tema de España, y también el de Portugal, surgió inevitablemente en la ronda de preguntas. Respecto a

nuestro país, el coautor de «La C.I.A. y el culto del espionaje» no descartó que, dados los inevitables

cambios que habrán de producirse existan propósitos para ejercer de alguna manera ciertas influencias en

los destinos de la n a c i ó n. En cuanto a Portugal, y en respuesta a la pregunta acerca de la eventual

correlación existente entre la suspensión de las maniobras de la O.T.A.N., previstas para cuarenta y ocho

horas antes del 25 de abril, que permitió a la Armada portuguesa regresar al estuario del Tajo, y el golpe

de Estado, el señor Mar-chettti afirmo «Desconozco las causas de esa suspensión, pero —añadió—

aunque el "golpe" no les gustó, debieron advertir que no se podía cortar la cadena de los acontecimientos.

Eso no significa que en la actualidad la C.I.A. no esté intentando al menos "detener" el reloj portugués».

«La C.I.A. y el culto del espionaje» será presentado esta tarde a las 7,30 en un conocido hotel barcelonés.

La expectación creada en torno al mismo se debe a dos causas fundamentales: la naturaleza de la materia

tratada y el hecho de que el libro «es el primero que ha sido censurado en Estados unidos y tanto los

editores españoles como los norteamericanos mantienen en blanco los espacios suprimidos por la

autoridad judicial». La obra, por haber sido elaborada con información de primera mano, constituye un

testimonio de calidad excepcional. El escándalo político que ha producido en Norteamérica se debe entre

otras razones, a que su lectura adentra «en un mundo complejo y sorprendente, en un verdadero

testimonio en el que se le ve a nuestro mundo actual en peligro de su vertiente hacia la deshumanización y

el predominio brutal de la eficacia».

 

< Volver