Autor: Serna Arenillas, Víctor de la (VICENTE SALANER). 
 Invitado por el Gobierno español. 
 Visita oficial del presidente Ford a España  :   
 Llegará a Madrid a finales de este mes, tras la Cumbre de la OTAN en Bruselas. 
 Informaciones.    03/05/1975.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

INVITADO POR EL GOBIERNO ESPAÑOL

VISITA OFICIAL DEL PRESIDENTE FORD A ESPAÑA

* LLEGARA A MADRID A FINALES DE ESTE MES TRAS LA «CUMBRE» DE LA O. T. A. N.

EN BRUSELAS

* ESTA ESCALA ESPAÑOLA SE HACE «PENSANDO TANTO EN PORTUGAL Y EN LOS

PAÍSES DE LA O.T.A.N, COMO EN LA PROPIA ESPAÑA»

Por V. DE LA SERNA

NUEVA YORK, 3.

GERALD Ford, Presidente de Estados Unidos, visitará oficialmente España a finales de este mes, a

petición española. Este viaje a Europa del Presidente Ford fue planeado «pensando tanto en Portugal y en

los países de la O. T. A. N. como en la propia España», según han afirmado fuentes oficiosas

norteamericanas a INFORMACIONES

El viaje, previsto para el 31 de mayo y el 1 de junio, y anunciado ayer en Washington, representa, según

las fuentes «una señal a los españoles de que confiamos en ellos y deben confiar en nosotros; a los

portugueses de que contamos con otras soluciones alternativas si pretenden alejarse de nosotros o poner

condiciones imposibles en nuestras actuales negociaciones (sobre la base de las Azores); a los países de la

Alianza Atlántica que consideramos a España como un valioso aliado occidental que debe estar más

estrechamente unido, sea o no sea miembro oficial al esquema defensivo de la O.T.A.N.»

El señor Ford visitará Madrid inmediatamente después de la «cumbre» de la O.T.A.N. en Bruselas,

prevista para el 29 de mayo. A continuación viajará a Salzburgo (Austria) para entrevistarse con el

Presidente egipcio Anwar Sadat —etapa principal de su periplo—, y a Roma, donde verá al Papa Pablo

VI y al Presidente Giovanni Leone.

¿EL PRESIDENTE ARIAS, A WASHINGTON?

El texto del comunicado de la visita precisa tan sólo que, invitado por el Gobierno español, el señor Ford

«mantendrá conversaciones con altas jerarquías españolas para tratar asuntos de interés común» Sin

embargo, la Casa Blanca ha precisado oficiosamente que están programadas ya sendas entrevistas con el

Generalísimo Francisco Franco y con el Príncipe de España, don Juan Carlos de Borbón.

Las fuentes precisan que «es cosa acostumbrada», después de esas visitas presidenciales que Estados

unidos invite a su vez al Jefe de Estado o de Gobierno del país visitado Por ello, «y en las circunstancias

políticas actuales no sería de extrañar» que fuese invitado a Washington don Carlos Arias, presidente del

Gobierno español.Las fuentes agregan que no se puede asegurar aún que esa visita del señor Arias, que en

Madrid se ha rumoreado llegue a celebrarse

TERCERA VISITA DE UN PRESIDENTE U. S. A.

La escala madrileña del señor Ford —tercera visita de un Presidente norteamericano, después de Dwight

Eisenhower y Richard Nixon— ha sido decidida durante los últimos diez días, según esas fuentes. y

dependía como todo el pe-ripio europeo previsto para después de la «cumbre», de que se concretara la

importante reunión con el Presidente Sadat. Esta última, según fuentes árabes de las Naciones Unidas,

responde a una iniciativa norteamericana.

Ya hace varias semanas la Casa Blanca había afirmado que no era de descartar una visita del Presidente

Ford a Madrid, pero días más tarde el secretaría de Prensa presidencial. Ron Nessen, afirma que cualquier

visita europea después de Bruselas era poco probable.

Otra razón por la cual se ha concretado el viaje, según las fuentes norteamericanas, es el deseo del

Presidente de afirmar su propia personalidad en política exterior dejando en un segundo plano al

secretario de Estado. Henry Kissinger sometido por otra parte a múltiples ataques después del descalabro

indochino.

SITUACIÓN PORTUGUESA

«El Presidente quería, para esta nueva etapa internacional, afrontar varios de nuestros más graves

problemas pendientes», afirman las fuentes. «Para nosotros el más acuciante quizá es la evolución de la

situación portuguesa. Las elecciones del otro día han sido una buena señal, pero las primeras reacciones

del Movimiento de las Fuerzas Armadas demuestran que el peligro de una caída en la extrema izquierda

aún no se ha disipado. Por ello, cuando llegue a Madrid, el Presidente estará naciendo un claro gesto hacia

Lisboa: Estados Unidos apoya a sus aliados occidentales.»

EVOLUCIÓN ESPAÑOLA

A una pregunta sobre la preocupación, muchas veces expresada en privado por políticos norteamericanos,

de que España pueda seguir el camino portugués o mas allá aún y sobre el aparente interés de Estados

Unidos por una evolución democrática de tipo occidental en España, las fuentes respondieron- «No es

imposible a1gún gesto del Presidente para con los españoles que propugnan un cambio democrático no

extremista, pero tampoco es probable.Estos viajes presidenciales tienen una gran carga protocolaria que

no facilita tales actividades y éstas son más fáciles cuando se trata, por ejemplo de una visita del

secretario de Estado.»

LAS BASES

Sobre el contenido propiamente dicho de las conversaciones que el señor Ford vaya a mantener en

Madrid las fuentes afirmaron: «Esas visitas valen sobre todo por su carga simbólica.» Afirmaron que «de

ninguna manera sustituirán las conversaciones a ninguna negociación sobre las bases», y en particular no

reemplazarán a un tratado de seguridad mutua, como el que desea España, pero que parece difícil de

lograr debido a la actitud negativa por razones ideológicas del Congreso U. S. A. que debería aprobarlo.

Agregaron las fuentes: «Al ir directamente a Madrid desde Bruselas, el señor Ford querrá hacer ver a sus

aliados atlánticos el valor de la cooperación española dentro de la O.T.A.N o de forma asociada, y en

particular ese gesto irá dirigido a los países, como los escandinavos y Holanda, que tradicionalmente han

puesto más reparos a España.»

Por su parte, Bernard Gwertzman escribe hoy en el «New York Times» que el señor Ford visitará España

e Italia «para reforzar los lazos con esos países-claves del Mediterráneo». El señor Gwertzman cita a

«altos funcionarios de la Administración», según los cuales «el señor Ford está preocupado con la

estabilidad de la región mediterránea especial mente en el vecino Portugal y quiere reafirmar los lazos

americanos con España, donde se espera un cambio de liderazgo».

 

< Volver