Autor: Barra, Alfonso. 
 ABC en Londres. 
 Al gobierno británico no le agrada la visita de Ford a Madrid  :   
 Advertencia alemana sobre la incapacidad de la OTAN para enfrentarse a la subversión. 
 ABC.    24/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

ABC. SABADO 24 DE MAYO DE 1975.

A B C EN LONDRES

AL GOBIERNO BRITANICO NO LE AGRADA LA VISITA DE FORD A MADRID

Advertencia alemana sobre la incapacidad de la O. T. A. N. para enfrentarse a la subversión

LONDRES, 23. (Crónica de nuestro corresponsal, por télex.) La versión de Londres sobre los debates de

Bruselas, con participación de los ministros de Defensa de los miembros de la O. T. A. N., es que el

secretario de Estado norteamericano solicitó alguna fórmula para reconocer la contribución de España a la

defensa occidental.

Ante los criterios negativos expuestos por algunos países, el doctor Schlesinger precisaría que tan sólo

intenta plantear el tema en relación con los Acuerdos bilaterales entre Washington y Madrid.

Algunos ministros adoptaron la política de rechazar cualquier vinculación española por considerarla

contraproducente. El ministro británico iría más lejos: no aceptar ninguna relación castrense hasta que

haya un relevo político en Madrid.

La Prensa carga más la mano y es más vibrante que esa versión aséptica recogida en medios británicos

dignos de todo crédito, Inglaterra, arropada por Dinamarca y Noruega, ha rechazado el llamamiento de

Schlesinger para que la Alianza desarrolle vínculos con España, Se califica el ambiente del debate del

Comité de ordenación de la defensa de la O. T. A. N. como «prolongado y polémico». Hoy se volvería a

plantear el asunto.

El argumento norteamericano es que la titilación precaria de Portugal refuerza la importancia de los

Acuerdos bilaterales hispano-norteamericanos. «The Guardian» precisa que Roy Masón ha condenado

enérgicamente la idea de que la O. T. A. N. respalde los vínculos bilaterales entre Washington y Madrid.

El ministro alemán adoptó otra política: la situación precaria del flanco meridional de la O. T, A. N.,

aludiendo a Grecia, Turquía y Portugal, aconseja que sean atendidas las demandas españolas.

VIAJE DE FORD.—Es de interés analizar los términos del comunicado de esas reuniones. Más

importante aún es la llegada del presidente Ford a Bruselas este jueves próximo. Dirá con palabras firmes

que Estados Unidos se dejará la piel en la defensa de Europa occidental.

La intervención en Camboya al rescatar el «Mayagüez» y su tripulación ha sido aplaudida como una

prueba impresionante de la determinación de Washington a la hora de defenderse y de amparar a los

países amigos, aliados y exprimidos militarmente a precio político de saldo. El episodio, sin embargo,

tiene el mismo significado que un triunfo por la mínima diferencia del Real Madrid en el campo del

Equipo en el último puesto de la clasificación.

La presencia de Ford en Bruselas demuestra que necesita dar confianza a los que la perdieron. La etapa en

Madrid no es del pleno agrado de Londres. Gibraltar no queda lejos. La actitud es aparentar que nada de

lo convenido en Madrid afecta al Reino Unido o al Pacto atlántico. Pero la visita a Madrid tiene el mismo

fundamento que la presencia en Bruselas y si la contribución española tuviera el calibre sugerido por

Londres, el presidente se dedicaría a otras labores.

La historia del mundo occidental, desde que fue levantado el tinglado de la O. T. A. N., es el relato de la

subversión política. Rusia se sirve del pluralismo político para matricular a su caballo de Troya en las

grandes fiestas electorales. Si la O, T. A. N. pidiera las mismas facilidades al laborismo o al socialismo

para movilizar al proletariado soviético, podría haber entierros en el Kremlin provocados por ataques de

risa.

LONDRES, SIN AUTORIDAD.—El Gobierno de Londres demuestra cada día que carece de autoridad

para imponer las medidas urgentes que necesita la economía para salvarse ¿Cómo podría actuar con más

independencia en el velatorio de Bruselas si la misma minoría que impide gobernar en Londres repite que

quiere desvencijar la defensa del Occidente?

El peligro no es que un mariscal soviético toque el clarín un. madrugada para que avancen las legiones

rojas. Sin guerra están logrando más botín que a tiros. Como, bien apuntaba el ministro alemán de

Defensa, es suficiente tomar el pulso al flanco meridional de la O. T. A. N. No hay mejor estampa para

certificar la incapacidad de la O. T. A. N. para plantear batalla en el frente de la subversión.

Libia ha desmentido que intente ceder bases a Rusia. No niega sin embargo, que han negociado un

importante contrato para el suministro de material de guerra soviético. Y detrás de la cohetería habrán de

ir los equipos técnicos rusos.

España agradecerá algún día a la O. T. A. N., a Mr. Wilson y a sus amigos, que sea descartada de los

asuntos castrenses de Bruselas. Europa está para que España tenga el territorio y las manos libres, que es

la mejor posición si se quiere invitar a los laboristas y socialistas para que se defiendan pronto con la

misma dignidad que Mario Soares. Cuba, Chile, Vietnam, Laos, Camboya y Portugal recuerdan que el 10

de Estados Unidos en Camboya no es un resultado para afiliarse ahora al club que ganó ese encuentro.—

Alfonso BARRA.

 

< Volver