Autor: Barra, Alfonso. 
 ABC en Londres. 
 Está en el ambiente europeo el valor estratégico de las bases españolas  :   
 Los ministros de Exteriores del Mercado Común, dispuestos al entendemiento con Portugal. 
 ABC.    27/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

ABC. MARTES 27 DE MAYO DE 1975.

A B C EN LONDRES

ESTA EN EL AMBIENTE EUROPEO EL VALOR ESTRATÉGICO DE LAS BASES ESPAÑOLAS

Los ministros de Exteriores del Mercado Común, dispuestos al entendimiento con Portugal

LONDRES, 26. (Crónica de nuestro corresponsal, por télex.) Las próximas dos semanas

pueden proporcionar los elementos necesarios para recomponer la lachada europea. Son capaces también

de facilitar los picos y las palas para ir preparando el último descanso a las Ilusiones europeístas. Hoy se

reúnen en Dublín los ministros de Asuntos Exteriores de la Comunidad Económica. La inquietud

fundamental es tender algunos cables políticos y económicos a Portugal para que la resaca no se lleve,

con carácter irrevocable, el pais y sus posesiones de ultramar hacia el remanso soviético:

El doctor Kissinger ha vuelto a empuñar el pasaporte y encama de nuevo la figura del ángel de Rubens,

todo alas y cabeza, sin la región anatómica necesaria para la toma de asiento. Asistirá a la reunión de la

Agencia Internacional de la Energía, criatura predilecta de la actual diplomacia de Washington. El

secretario de Estado ha de preparar también la intervención del presidente Ford en la «cumbre» de la O.

T. A, N. y sus reuniones con nuestro Jefe del Estado y con el egipcio.

No es preciso calarse las gafas de aumento para adivinar que tras esas febriles maniobras se mantiene el

proceso de descomposición de las estructuras, de la defensa y de los ideales que fraguaron el endeble

entendimiento europeo.

EL BLOQUE MILITAR COMUNISTA.—El Pacto de Varsovia está cada día más rozagante. Mientras

los países europeos se atizan golpes bajos para trepar por la cucaña y llevarse el premio gordo de sus

ambiciones, los rusos untan con grasa el poste para que los participantes en la fiesta se dejen los riñones.

Hay engrasadores en el mismo Occidente que participan en la untadura de la cucaña con el máximo

entusiasmo y aplauso.

Grecia y Turquía no logran zafarse de su enfrentamiento en Chipre. Libia está, según El Cairo,

preparando los arcos de triunfo para recibir a los amigos de Moscú con su cohetería, sus equipos

instructores y sus expertos políticos. Lo de Portugal es bien conocido, y el Reino Unido se juega en el

referéndum su perfil europeísta.

El presidente Ford repetirá desde Bruselas a Madrid que los mozos de Michigan se van a dejar la piel a

tiras en la defensa de Europa. Mr. Heath ha puntualizado que ese sacrificio podría ser verdad si a la

determinación norteamericana se uniera el fervor defensivo de los europeos. Un supuesto que sigue sin

demostración.

HACIA ESPAÑA.—«La diplomacia occidental —advierte hoy el "Daily Telegraph"— deba desplegarse

también hacia España en este período de la transición. No basta que los europeos dediquen algún gesto de

desdén y que dejen a los norteamericanos el entendimiento con el general Franco sobre unas bases que

son ahora, más que nunca, esenciales para la defensa occidental.»

SUBVERSIÓN IRLANDESA.—El Ulster, al cabo de seis años de triunfo de la violencia, vacunado sin

éxito con dosis apabullantes de jornadas electorales —cinco en dos años— puede encontrarse en el

umbral de otra ofensiva terrorista. Mientras el I. R. A. respeta tímidamente la tregua —acaba de caer el 53

agente de la Ley—, los «leales» se dividen Irlanda del Norte para liquidar con más eficacia a los

católicos.

La situación se agrava con la supuesta promesa de Mr. Merlyn Rees, ministro británico al frente del

Ulster: si la actual Asamblea Constituyente no alumbra las leyes necesarias, Londres daría orden de

retirada a sus tropas. Al parecer, la promesa ha sido hecha a los mandos del I. R. A. El gran maestro de las

logias de Orange pide calma antes de que los hermanos y adeptos empuñen la carabina para el «safari»

contra los católicos.

El adversario que deben desenmascarar los magos de la defensa occidental queda al descubierto con otro

fenómeno de la vida británica: el estreno del llamado «Ejército del Gobierno provisional de Escocia».

Uno de sus comandos asaltó un Banco y mide ahora los peniques en la cárcel.

Hay otra organización terrorista sobre el mosaico de una Europa desvalida y carcomida por las

disensiones, las ambiciones y la miopía. También hay sebo soviético para lubricar la cucaña escocesa en

nombre del nacionalismo regional y de la democracia popular. Pronto quedará organizada la claque de los

sonadores para estimular a ese nueve brote de la democracia, mientras los técnicos de la O. T. A. N.

siguen echando la cuenta de los carros de combate que faltan a la hora de formar.—Alfonso BARRA.

 

< Volver