Autor: López de Pablo Alises, Francisco. 
 La semana política. 
 El Gobierno prepara su estrategia para el Pleno de las Cortes sobre la reforma  :   
 Mañana se reúne con los procuradores sindicales catalanes el ministro don Enrique de la Mata. 
 Ya.    17/10/1976.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

7X76

INFORMACIÓN NACIONAL

LA SEMANA POLÍTICA

El Gobierno prepara su estrategia para el Pleno de las Cortes sobre la reforma

Mañana se reúne con tos procuradores sindicales catalanes el ministro don Enrique de la Mata • Las dos

bazas del Gobierno: pasar a la Comisión temas no trascendentales que no prosperen en el Pleno o, en

último caso, congelar el dictamen antes de someterlo a votación • Una buena negociación con la Cámara

puede dar los dos tercios necesarios

Pág.15 ya

MADRID, 16. (Crónica política de Logos, por F. L. de Pablo.)

Me temo que por falta de información acerca del reparto de los sacrificios que demandan las medidas

económicas, éstas han sido recibidas con indiferencia o animosidad por sus destinatarios, como revelan el

rechazo activo que anuncian todos los grupos sindicales, el escaso entusiasmo de los empresarios o, más

claramente, la atonía con que la Bolsa ha reaccionado esta semana. Acaso esta actitud se debe a que si el

conjunto de medidas obligatorias, como la congelación gradual de convenios y dividendos..., van a poder

ser exigidas, no se ve cómo el Gobierno logrará que se cumplan aquellas otras medidas que dependan de

la voluntad de los diversos sujetos económicos.

Peso legislativo de Alianza Popular

Basta un simple repaso a la composición de las Cortes para comprobar, sin recurrir al mecanismo

electrónico que los procuradores van a estrenar en los próximo! plenos, que más de la mitad están en línea

con Alianza Popular o en posiciones más a la derecha que los reformistas de dicho bloque electoral. La

tramitación de la reforma pasa por el reconocimiento del peso específico que la Alianza Popular tendrá en

los debates legislativos. Lo veremos la semana que viene, cuando se reúnan los tres grupos

parlamentarios—institucional, laboral democrático y regionalista—, que reúnen unos 150 procuradores.

No vamos a dar nombres, pero, repasando las actitudes políticas de cada uno de los componentes de la

comisión de Leyes Fundamentales, puede observarse que votarían a favor de las tesis de Alianza Popular

29 procuradores, mientras que se inclinarían por apoyar directamente al Gobierno 26. Este reparto de

votos en la comisión puede ser muy similar en el pleno, cuando se traten los temas claves: regulación de

la ley electoral por las Cortes en lugar de por el Gobierno, sistema proporcional para la elección de los

diputados, referéndum consultivo directo del Rey y garantías para la intervención de los intereses

orgánicos en los procesos legislativos.

El Gabinete elude la confrontación

Al Gobierno le queda, el recurso reglamentario de ampliar la comisión de Leyes Fundamentales en diez

miembros claramente favorables a sus tesis pero ha decidido no recurrir a la comisión y afrontar el

procedimiento de urgencia, aunque con las matizaciones que ya deben estar acordadas con el presidente

de las Cortes, para evitar que .la aplicación de la guillotina en los debates limite las posibilidades de

defender sus tesis a quienes, quieren "perfeccionar" el proyecto. El campo de juego en el Pleno es más

amplio y da ventajas al Gobierno, pero habrá de hilar muy fino el presidente de las Cortes para evitar que

ee forme un frente legislativo obstruccionista, y el Gobierno estar muy atento a los momentos oportunos

pana eometer a votación los temas. Alianza Popular ha aceptado el reto que el proyecto contiene:

elecciones por sufragio universal. Por eso, en lugar de descubrir su juego pronunciándose sobre las

sugerencias del Consejo Nacional —en su mayor parte defendidas por miembros de AP—, el gabinete

deja que sea el juego parlamentario el que decida, mientras fuera de la Cámara negocia voto a voto y se

reserva siempre otras dos bazas: que pasen a la comisión los asuntos que, sin ser trascendentales, no

puedan prosperar en el Pleno y, en último caso, congelar el dictamen antes de someterlo a 1a votación del

Pleno. La reunión celebrada el viernes por los ministros políticos podría estar relacionada con el reparto

de pápele» en esa negociación con los procuradores. De momento, el señor De la Mata se reúne el lunes

con los procuradores sindicales catalanes.

El debate directo en el Pleno obligará a los procuradores que quieran tener futuro a apoyar las

tesis más reformistas—las elecciones están próximas—frente a las que pretendan el inmovilismo puro y

simple. De ese modo, los dos tercios pueden salir, aunque sea por los pelos.

Por otra parte, como nadie quiere provocar situaciones extremas, porque sería el suicidio tanto del actual

Gobierno como de quienes aspiran a "perfeccionar" a su modo el proyecto, habrá que convenir en que ha

sido más inteligente la decisión del Gabinete de no ir a una confrontación directa con quienes, en

definitiva, están ligados por una legitimidad de origen. Ahora bien, a la par que el Gabinete negocia con

los procuradores que pueden apoyarle, tendrá qua convencer a la oposición extraparlamentaría, aunque

ésta mantenga la "cara de poker", de que espere a ver qué sale de las Cortes.

Frente a los maximalismos de algunos defensores a ultranza de la nunca utilizada "democracia orgánica",

creo que el dictamen que apruebe la Cámara, no traicionaría el compromiso básico que el proyecto

contiene de devolver la soberanía al pueblo y dejar que sea su voto el que señale las opciones y

alternativas que le conviene.

 

< Volver