Cálido recibimiento en la capital de España. 
 El presidente de Estados Unidos, en Madrid  :   
 Ford: España puede sentirse orgullosa de su contribución a la defensa occidental. 
 Informaciones.    31/05/1975.  Página: 1, Última. Páginas: 2. Párrafos: 35. 

INFORMACIONES

Sobretasa por transporte argente a provincias: 1 peseta

Director: JESUS DE LA SERNA DECANO DE LA PRENSA DE LA TARDE •:• Diario

independiente -:- Edita Prensa Castellana, S.A.

San Roque, 7 -:- Teléfono 222 83 85 -:- Madrid, sábado 31 de mayo de 1975 -:- 8 ptas. -:- 44 págs.

CALIDO RECIBIMIENTO EN LA CAPITAL DE ESPAÑA

El Presidente de Estados Unidos, en Madrid

Ford: «España puede sentirse orgullosa de su contribución a la defensa occidental»

Franco: «Esta es una visita de trabajo para el fortalecimiento de las excelentes relaciones mutuas»

MADRID, 31. (INFORMACIONES.)—«España tiene un lugar lógico en la Comunidad Trasatlántica y

puede sentirse orgullosa de su contribución a la defensa occidental», ha declarado el Presidente Ford a su

llegada al aeropuerto de Barajas esta mañana. El Presidente de los Estados Unidos ha sido recibido por el

Jefe del Estado español y el Gobierno en pleno. Ha llegado acompañado de su esposa y del secretario de

Estado. Henry Kissinger.

A las once en punto ha hecho su entrada en la pista el avión presidencial «Espíritu del 78», que venía

procedente de Bruselas, donde el primer mandatario norteamericano ha asistido a la «cumbre» atlántica.

Ford ha aparecido el primero en la portezuela, con una gabardina bajo el brazo. Al pie de la escalerilla ha

sido recibido por el Jefe del Estado, que había llegado a Barajas a las once menos diez, acompañado de su

esposa, doña Carmen Polo de Franco. Franco iba vestido de capitán general del Ejército de Tierra

Tras los saludos de rigor, ha rendido honores a los dos estadistas la escuadrilla número 11 del Ministerio

del Aire. Franco y Ford han estado en el podio acompañados de sus esposas respectivas durante la

interpretación de los himnos nacionales de los dos países

Ford y Kissinger, acompañados de Franco y del Presidente Arias, han saludado a los ministros del

Gobierno, presidente de las Cortes, Cuerpo diplomático y demás representaciones oficiales. A

continuación el Jefe del Estado español y el Presidente de los Estados Unidos han pronunciado breves

discursos.

PALABRAS DE FRANCO

"Señor Presidente:

En nombre del Gobierno y del pueblo español deseo ofreceros, por cuanto representáis a la gran nación

americana, nuestra más expresiva y amistosa bienvenida.

Es un alto honor para nosotros recibiros; honor que, si cabe, se ve acrecentado por la presencia de vuestra

gentil esposa y de las altas personalidades que os acompañan."

No es esta la primera vez que visitáis Madrid. Tuvisteis el noble gesto de acompañarnos representando a

vuestro país con motivo de la trágica muerte del presidente del Gobierno, a1mirante Carrero Blanco, y os

unisteis entonces al dolor de todos nosotros. España, que siempre ha sabido ser agradecida, os recibe hoy

con la admiración y el respeto debidos a vuestra persona y a la gran nación que representáis. Podréis

ahora comprobar de nuevo el afecto que en nuestro pueblo despierta todo lo relacionado con los Estados

Unidos de América.

Llegáis a España, señor Presidente, en un viaje de amistad, pero también en una visita de trabajo común

que estoy seguro habrá de resultar positivo para el fortalecimiento de las excelentes relaciones que,

afortunadamente, existen entre España y los Estados Unidos de América.

Nuestros dos países, que están consagrados al mantenimiento de los valores que constituyen el

fundamento de nuestro mundo occidental, no deberán regatear esfuerzos para la consecución de esta

misión histórica. Puede confiar, señor Presidente, en que, aquí en España, estamos seguros de que la gran

nación americana, con su enorme peso espiritual y material, sabrá poner los medios necesarios para que

este inmenso legado pueda ser conservado y transmitido a las generaciones futuras.

Por ello, tanto el pueblo español como el Gobierno y yo mismo, nos esforzaremos para hacer

especialmente grata y provechosa vuestra estancia en España.

Señor Presidente, de nuevo, y en nombre de todos nosotros bienvenido a España.»

DISCURSO DE FORD

El Presidente Gerald Ford ha pronunciado el siguiente discurso:

«Como Presidente de los Estados Unidos, empiezo mi visita a España con una gran y verdadera

satisfacción, resultante de la posibilidad de subrayar los lazos tradicionales de amistad que siempre han

unido a nuestros dos países. Mi última visita a España fue en un momento de luto nacional, en los últimos

días del año 1973. Hoy es una ocasión mucho más feliz.

Anticipo con gran interés el trasfondo de nuestras conversaciones: este es un momento de rápidos

cambios en todo el mundo y de retos y problemas, a los´ cuales nosotros responderemos como debemos,

tanto en forma individual como colectivamente.

Tenemos confianza en nuestra capacidad demostrada para trabajar juntos con vistas a la realización de

nuestros intereses comunes. Y yo tengo confianza en España, una nación que tiene un futuro muy

prometedor. La dignidad, el orgullo y el tesón del pueblo español se han visto forjados a lo largo de la

historia durante un período mucho más largo que el de los Estados Unidos. España ha contribuido mucho

a la historia y a la cultura de los Estados Unidos. Hoy millones y millones de norteamericanos hablan el

idioma español. Mi visita a España es sobre todo un reconocimiento de la importancia de España como

amigo y como aliado. Nuestra excelente relación se ve confirmada en la declaración conjunta del verano

de 1974. Nuestros pueblos persisten en los mismos objetivos de paz, progreso y libertad. Por razones de

su geografía y por razón de su historia, España tiene un lugar lógico en la comunidad transatlántica.

Durante más de veinte años España ha compartido con América y con Europa las responsabilidades de

promover la prosperidad y la seguridad en las regiones del Atlántico y del Mediterráneo. España puede

estar muy orgullosa de su contribución.

Generalísimo Franco, excelencias, amigos, es un privilegio para mí el traerles los saludos más amistosos

del pueblo de los Estados Unidos.

Nuestros dos países anticipan con gran interés el futuro de una cooperación cada vez mayor. Yo sé muy

bien que haremos frente a los retos y a los cambios que encontraremos en nuestro camino. Muchas

gracias.»

El Jefe del Estado español y el Presidente norteamericano han emprendido viaje a Madrid acompañados

de su séquito. Banderas y gallardetes con los colores nacionales de los dos países, adornaban las calles a

su recorrido. La mañana, que se ha abierto con lluvia, ha mejorado y lucía un tímido sol. En la plaza de la

Cibeles, unos minutuos después de las doce, se ha detenido la caravana, y el alcalde de la villa ha dado la

bienvenida y ha entregado las llaves de la villa al presidente norteamericano, quien ha dado las más

efusivas gracias por la hospitalidad, que significa, a su juicio, un acercamiento de los pueblos

norteamericano y español

BIENVENIDA DEL ALCALDE

El alcalde, señor García-Loma dio la bienvenida al Presidente Ford en la plaza de la Cibeles, con las

siguientes palabras:

«Señor Presidente: Hoy es día muy importante para Madrid, que tiene el honor de testimoniar al gran

mandatario del pueblo de los Estados Unidos de América, el cortés y afectuoso saludo de los españoles.

Os recibimos como a huésped ilustre de esta Villa capital, con el respeto que se debe al Presidente de la

gran nación norteamericana y con la cordial alegría y ancha hospitalidad que los españoles ofrecemos al

dar la bienvenida a nuestros amigos.

Son muchos y profundos los motivos históricos y presentes que hacen especialmente amistosos los

sentimientos de comprensión y mutua estima entre los pueblos de Estados Unidos y España. En algunas

regiones de vuestro país se conservan con amor y se exhiben con orgullo las huellas misioneras y

civilizadoras de España, nación que en las gratas fechas de la independencia norteamericana ha de ser

recordada por su generosa ayuda.

Como alcalde de Madrid me cabe el alto honor de entregaros, señor Presidente, la llave de oro de esta

Villa, que por algún tiempo fue también capital de los americanos. Recibid este símbolo de nuestro más

caluroso saludo y de nuestros fervientes deseos de una estancia grata en Madrid.

Bienvenido seáis, señor Presidente: que esta visita sea muy fructífera para las mejores relaciones entre

España y Estados Unidos.»

EN COCHE DESCUBIERTO

Terminado el recibimiento oficial. Franco y Ford han subido a un coche descubierto y asi han recorrido la

Gran Vía. Numeroso público estacionado en las aceras ha aplaudido fuertemente a los dos estadistas. La

guardia de Su Excelencia, a caballo escoltaba el automóvil y daba colorido especial a la comitiva, con sus

vistosas capas y con sus picas.

Entre el clamor de la multitud han pasado por la plaza de España y calle de la Princesa han dirigido al

palacio de la Moncloa, residencia de los ilustres huéspedes norteamericanos durante su visita de

veinticuatro horas a España.

Franco y su esposa han despedido en la puerta del palacio de la Moncloa al Presidente Ford y su esposa y

se han dirigido al palacio de El Pardo. A la una y cuarto aproximadamente, el Presidente Ford ha acudido

al palacio de El Pardo para visitar al Jefe del Estado.

A primeras horas de la tarde —dos y media— el Presidente Pord ofrecía un almuerzo en honor del

presidente Arias en el palacio de la Moncloa. A las cinco de la tarde está previsto que los Príncipes de

España acudan al palacio de la Moncloa para visitar al Presidente de los Estados Unidos y señora de Ford.

A las nueve de la noche, el Jefe del Estado y señora de Franco ofrecerán en el palacio de Oriente una cena

de gala a los ilustres huéspedes norteamericanos

¿ENCUENTRO CONFIDENCIAL?

Algunas, fuentes norteamericanas indicaban ayer que el Presidente Ford habla pedido a altos funcionarios

españoles una breve reunión confidencial con Franco, el Príncipe y el presidente Arias, sin que estuviera

presente el secretario de Estado Kissinger. Según estas fuentes, las autoridades españolas se mostraron de

acuerdo con la propuesta, aunque «ligeramente sorprendidas». No hemos podido lograr confirmación

oficial de esta noticia en Madrid, aunque es cierto que Gerald Ford va a tener, en su programa oficial,

unas tres horas libres esta tarde.

 

< Volver