Franco y Ford, en la cena de gala del Palacio de Oriente. 
 Deseo de cooperación mutua     
 
 ABC.    01/06/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

FRANCO Y FORD, EN LA CENA DE GALA DEL PALACIO DE ORIENTE

DESEO DE COOPERACIOPN MUTUA

Su Excelencia el Jefe del Estado, Generalísimo Franco, y su esposa ofrecieron anoche en el Palacio de

Oriente una cena de gala en honor del presidente de los Estados Unidos y señora de Ford, a la que

asistieron también SS. AA. RR. los Príncipes de España.

Al término de la cena, Su Excelencia el Jefe del Estado pronunció el siguiente brindis:

BRINDIS DEL JEFE DEL ESTADO

«Señor presidente:

Ha sido para mí un honor y una gran satisfacción el haber recibido la visita del presidente Ford, cuyas

dotes humanas y virtudes de estadista son bien conocidas por haberse puesto de manifiesto a lo largo de

toda una trayectoria política al servicio de su nación y en beneficio de la paz del mundo.

Ha sido también motivo de especial complacencia, para mi esposa y para mí, haber tenido entre nosotros

a la señora de Ford, cuyo encanto personal y simpatía nos han conquistado a todos. Como lo ha sido

asimismo la, presencia de las tan distinguidas personalidades que os acompañan.

A lo largo de casi un cuarto de siglo, las relaciones entre España y los Estados Unidos han seguido un

curso de consolidación en la amistad, de participación en una serie de objetivos y fines comunes y de

afirmación de unos valores que —como miembros del mundo libre— compartimos.

Con vuestra presencia habéis querido renovar la atención que el Gobierno y el pueblo norteamericanos

nos manifestaron con ocasión de la visita de vuestros predecesores, los presidentes Eisenhower y Nixon.

Quiero haceros llegar, señor presidente, mi reconocimiento y el del pueblo español porque habéis querido

demostrar, al realizar esta visita a Madrid, que España constituye una de las etapas fundamentales de

vuestro viaje a Europa, que lleváis a cabo como primer mandatario de una nación que encabeza a ese

grupo de naciones que conforman el mundo occidental.

Ante las amenazas exteriores que pesan sobre nuestra civilización, a las que han venido a unirse la

subversión y el terrorismo, cuyo objetivo constituye la destrucción de nuestras formas de vida, el mundo

occidental está más necesitado que nunca de cohesión para la defensa de los valores que nos son

comunes.

Puede estar seguro, señor presidente, que en España encontrará el amigo sincero que estará dispuesto a

colaborar con generosidad y reciprocidad a la defensa de esos valores, así como al mantenimiento de la

paz y de la justicia entre las naciones.

Permitidme, señor presidente, que levante mi copa para brindar por la continua amistad entre nuestros dos

países, por vuestra ventura personal, por la de la señora de Ford y por la paz y felicidad para el pueblo en

cuyo nombre estáis hoy aquí en España, los Estados Unidos de América.»

BRINDIS DE FRANCO

«EL MUNDO OCCIDENTAL ESTA MAS NECESITADO QUE NUNCA DE COHESION PARA LA

DEFENSA DE LOS VALORES QUE NOS SON COMUNES»

«España está dispuesta a colaborar con generosidad y reciprocidad a la defensa de esos valores»

BRINDIS DE FORD

«ESPAÑA, MEDIANTE SU COOPERACIÓN BILATERAL CON LOS ESTADOS UNIDOS, HACE

UNA APORTACIÓN MUY IMPORTANTE A LA DEFENSA OCCIDENTAL»

«De esta cooperación se han beneficiado otras naciones de la Comunidad Atlántica»

BRINDIS DEL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS

«General Franco, señora de Franco, Altezas Reales, distinguidos señores:

En 1953 nuestras dos naciones emprendieron un camino destinado a aumentar nuestra cooperación y a

incrementar nuestra seguridad. Nuestras relaciones desde entonces lo han logrado, han conseguido esos

fines y seguirán haciéndolo. Se ha mantenido la independencia de Occidente y hemos prosperado en

forma que no podía esperarse hace un cuarto de siglo. De ello se han beneficiado nuestros dos países.

Los desafíos son hoy todavía más complejos. Debemos seguir manteniendo nuestras defensas y trabajar al

mismo tiempo para que disminuyan las tensiones. Vivimos hoy en un mundo que se está haciendo cada

vez más interdependiente y la cooperación se hace cada día más importante. Ustedes y nosotros estamos

orgullosos de nuestra independencia, pero reconocemos que es necesario trabajar juntos. Año tras año

crecen los contactos y la cooperación entre el pueblo español y el norteamericano en todos los campos,

desde el de la medicina al del urbanismo; desde el de las artes a la agricultura; desde el científico al de la

enseñanza.

Para enfrentarnos con las necesidades del mañana tenemos que continuar esta cooperación. Sé que este

objetivo es compartido por nuestros dos países. Como se reconoce en la Declaración Conjunta de

Principios de 1974, nuestra labor común ha robustecido la causa de la paz. España, mediante su

cooperación bilateral de defensa con los Estados Unidos, hace una aportación muy importante a la

defensa occidental. De esta cooperación se han beneficiado otras naciones de la Comunidad Atlántica. De

todo ello estamos dispuestos a sacar las consecuencias prácticas en nuestras relaciones bilaterales. Los

dos, España y Estados Unidos, pertenecemos a organismos internacionales creados para aumentar la

cooperación entre las naciones, tal como ocurre en la Agencia Internacional de la Energía. Estos lazos

deben ampliarse y fortalecerse continuamente. Estamos decididos a que lo sean.

Excelencia: El calor de vuestra acogida de hoy y la hospitalidad del pueblo de España han sido muy

importantes para mí y para mi país. Esta grata cena, en tan espléndido lugar, con tantos amigos, ha sido el

colofón de un día lleno de experiencias profundamente conmovedoras, que van desde las muestras de

afecto del pueblo español al darnos la bienvenida, a la reanudación de mi amistad con Vos y con el

Príncipe Juan Carlos a ello hay que añadir el intercambio de ideas, por primera vez y de manera muy

provechosa, con el presidente Arias Navarro. Todas éstas han sido experiencias valiosas que dan

testimonio elocuente de la profunda amistad de nuestros dos países.

Alzo mi copa por España y por los Estados Unidos, por nuestra mayor amistad en los años venideros, por

el Generalísimo Franco, por Su Alteza Real el Príncipe Juan Carlos y por el pueblo español.

 

< Volver