Autor: Apostua, Luis. 
   Alianza Popular, ¿amenaza sobre el proyecto Suárez?     
 
 Ya.    17/10/1976.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

yaPag.14

INFORMACION NACIONAL

17X76

Alianza Popular, ¿amenaza sobre el proyecto Suárez?

Una cuestión inquietante: ¿todos sus miembros son solidarios de las tesis de don.Gonzalo Fernández de la

Mora? • Alianza Popular cuenta con votos suficientes para torpedear el proyecto si no se aceptan las

sugerencias del Consejo Nacional • Dichas sugerencias son incompatibles con la esencia de la reforma

constitucional • Levantar la prórroga segunda de esta legislatura puede ser un acto lógico de respuesta a la

amenaza ahora pronunciada

La reforma constitucional del Gobierno Suárez está sometida a .un claro chantaje por parte de Alianza

Popular. El presidente de UNE y brillante ideólogo del conservadurismo, don Gonzalo Fernández de la

Mora, después de enumerar las condiciones que el Consejo Nacional del Movimiento quiere

sobreimponer en el proyecto de ley, escribe lo siguiente: "Pero si se desoyera al Consejo Nacional, cuyos

miembros son todos procuradores y algunos muy representativos de importantes grupos parlamentarios, el

futuro del proyecto se tornaría más problemático."

Esta frase, publicada el mismo día en que el Consejo de Ministros enviaba a las Cortes su proyecto de ley,

plantea el verdadero problema de estas semanas, que consiste en analizar la coherencia interna de esta

incoherente alianza de siete personalidades del antiguo Régimen. En efecto, ex ministros como don

Federico Silva o don Manuel Fraga, que han cultivado una cierta imagen liberal de sus personas, ¿pueden

suscribir y suscriben ese desvelado chantaje? ¿Lo suscribe también don Lácinio de la Fuente?

Si es así, Alianza Popular no es otra cosa que la reedición de más inmovilista conservadurismo español,

que tantos disgustos históricos nos ha dado. La gravedad de la amenaza es muy cierta porque, de hecho,

las agrupaciones políticas integradas en Alianza Popular tienen los suficientes votos en las Cortes para

impedir que el proyecto de ley sea aprobado por los dos tercios exigibles. De esta forma, nos hallaríamos

frente a una situación inédita en la historia del Régimen: los procuradores, habitualmente dóciles al

Gobierno, se vuelven contra él para obedecer una instrucción de partido. Exactamente igual a lo que

sucede en las denigradas democracias parlamentarias.

POSIBLE PACTO

Como la propia Alianza Popular, por "otras declaraciones colectivas, parece aceptar uno de los aspectos

de la reforma Suá: rez (la introducción del sufragio universal), es posible que los votos de los

procuradores se dirijan no a torpedear el proyecto en su totalidad, sino a introducir en ¿1 tales enmiendas

que lo desvirtúen, conservándole la etiqueta. En este punto tengo el triste honor de haber acertado con la

predicción aquí escrita el domingo 19 de septiembre.

Mi previsión sobre los frentes de ataque era la siguiente:

Uno. — Recortar los poderes del Monarca, impidiéndole la convocatoria personal de un referéndum

(ahora es la proposición novena de don Gonzalo Fernández de la Mora).

Dos.—Subir a dos tercios e1 número de votos exigibles para futuras reformas en el futuro Congreso de

Diputados (ahora, proposición sexta).

Tres.—Resurrección de la democracia orgánica, con todo lo que ello implica, en el futuro Senado, que

sería una transcripción actualizada de lo que ahora es el propio Consejo Nacional del Movimiento. (Es la

actual proposición segunda.) Pero el Consejo Nacional, a la hora de sugerir recortes, ha

ido mucho más lejos. Tan lejos que entre su plan y el del presidente Suárez sólo hay dos puntos en

común: el sufragio universal y el bicameralismo.

Ante este panorama, descrito con apasionada objetividad, nos podemos preguntar: ¿ee negociable la

proposición emanada, del Consejo Nacional? Es evidente que no. La ruptura GobiernoConsejo Nacional

salta a la vista. En estas condiciones, ya nos encanamos con «1 fondo del asunto: la amenaza de que si el

Gobierno no se pliega a esto, los procuradores de Alianza Popular suman los suficientes votos para hundir

el proyecto de reforma constitucional. Sería un v e r dadero "golpe de Estado" dado desde las Cortes

Españolas bajo la capitanía de seis ex ministros del generalísimo Franco.

Ahora bien, estos procuradores no deben olvidar que ahora militan .en unas Cortes prorrogadas y la

apreciación de la necesidad de la prórroga ya es una cuestión subjetiva del Jefe del Estado, por lo que, aun

no existiendo en España la posibilidad de disolución de las Cortes, si existe la posibilidad de negativa al

mantenimiento de la prórroga. El que avisa no es traidor, como dicen en "Por Favor".

Luis APOSTUA

 

< Volver