Autor: Serna Arenillas, Víctor de la (VICENTE SALANER). 
 La visita de Ford. Según los observadores USA. 
 Especial importancia de la entrevisa de Ford con el Príncipe de España  :   
 Habrá cambios en los nuevos acuerdos defensivos España-USA. 
 Informaciones.    02/06/1975.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Especial importancia de la entrevista de Ford con el Príncipe de España

* HABRA CAMBIOS EN LOS NUEVOS ACUERDOS DEFENSIVOS ESPAÑA-U.S. A.

* LOS AMERICANOS ABANDONARAN PROBABLEMENTE TORREJON Y MORON

Por V. DE LA SERNA

NUEVA YORK, 2.

LA entrevista a solas del Presidente Ford con el Príncipe de España el pasado sábado, ha sido subrayada

por todos los medios de comunicación norteamericanos en sus informaciones sobre la visita del señor

Ford a España, junto a los serios indicios de que se renovarán los acuerdos de amistad y cooperación, con

variaciones que podrían significar que Estados Unidos abandonará una o dos de sus bases.

El «New YorK Times» indica hoy que la conversación de cuarenta minutos mantenida por el señor Ford

con don Juan Carlos de Borbón en el palacio de la Moncloa ha sido la más larga de las que ha celebrado

el Presidente norteamericano en Madrid. No asistió a ella ni siquiera un intérprete, ya que el Príncipe

habla perfectamente inglés.

Los altos funcionarios norteamericanos que viajan con el señor Ford han insistido a los periodistas que le

acompañan en que conceden gran importancia al Príncipe y a su decisivo papel en el futuro español. Los

periodistas afirman que la Casa Blanca tenía particular interés en aclarar este punto para responder a las

críticas que se han hecho al Presidente de que su visita no tenía más objetivo que las bases, y resultaba

por ello de escasa proyección de cara al porvenir.

Los despachos llegados de Madrid indican que «se cree» que el Príncipe y el Presidente hablaron de la

transición política española y del momento en que don Juan Carlos se verá llamado a desempeñar la

Jefatura del Estado.

El papel del Príncipe con relación a Estados Unidos es definido así en el «New York

Times» de hoy por el corresponsal del periódico en Madrid: «El Príncipe Juan Carlos de Borbón ha

adquirido una importancia mayor que nunca dentro de los cálculos norteamericanos de lo que será el

lugar de España en las relaciones defensivas americanas y occidentales.»

LAS BASES MILITARES

Sin embargo, la entrevista no suplantó el otro objetivo principal del señor Ford, que era el «deshelar» las

negociaciones sobre los acuerdos España-U.S.A., que expiran dentro de tres meses, y dentro de las cuales

los negociadores españoles han puesto condiciones severas.

Uno de los subsecretarios de Estado norteamericanos, Arthur Hartman dijo a los periodistas U. S. A. que

en ninguna de las conversaciones del señor Ford se había hablado en detalle del nuevo acuerdo que podría

sustituir al actual. Según el señor Hartman, tanto el Presidente Ford como el Generalísimo Franco

indicaron que es probable que los actuales acuerdos deban sufrir modificaciones.

El sábado por la noche, la cadena de televisión C. B. S. indicó —como también hizo ayer el «Washington

Post»— que se considera «muy probable» que se concluya un nuevo acuerdo. Sin embargo, indicó la C.

B. S. se considera también probable que Estados Unidos se vea obligado a abandonar la base aérea de

Torrejón de Ardoz, «y. quizá una base más», qué según fuentes oficiosas norteamericanas consultadas por

INFORMACIONES, sería la de Morón de la Frontera, que actualmente está cerrada. La C. B. S. atribuyó

su información a fuentes españolas.

El señor Hartman también precisó en Madrid que España no ha pedido a Estados Unidos misiles tácticos

con carga nuclear, como se había rumoreado aquí.

La Prensa y la televisión de Estados Unidos han dedicado un espacio relativamente reducido a la escala

del señor Ford en M a d r i d, aparentemente porque su actual reunión en Salzburgo con el Presidente

Anwar Sadat tiene en este país un interés inmediato mucho mayor. Todos los medios informativos han

recalcado la cordialidad y la espectacularidad de la recepción que se ha hecho al señor Ford en Madrid,

aunque la agencia Associated Press dice que el número de madrileños que acudió a recibirle fue menor

que el de las multitudes que saludaron a sus predecesores los Presidentes Eisenhower y Nixon.

 

< Volver