Autor: Rivero, José I.. 
   Concluye la sexta ronda de negociaciones hispano-norteamericanas     
 
 ABC.    19/06/1975.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 2. 

«UNION DE IZQUIERDA» INTENTA RECOMPONER SU MALTRECHA UNIDAD

o en algunos puntos, radicales, ¡alistas y comunistas adoptarán una estrategia común

PARIS, 19. (Crónica de nuestro corresponsal, por télex.) Antes de las últimas elecciones

presidenciales, el «problema común de unión de la izquierda», firmado en junio de 1972 por los

comunistas, ialistas y radicales de izquierda francesa era un motivo de euforia. Después de elecciones,

un campo de rencillas. Hoy, ndo estos tres partidos han comprobado su matrimonio de conveniencia no

les rute el divorcio, sus dirigentes quieren , después de ocho meses de quere-airada, las aguas vuelvan al

cauce de la nidad. En una reunión, celebrada en la 3 del movimiento de los radicales entre çois

Mitterrand, Georges Marchais y RoFabre, los máximos responsables de

tres partidos han reafirmado su fidelidad al programa común, La atmósfera ha sido de gran

franqueza».

el comunicado publicado tras la reunión, ha durado tres horas y a la que han tido, además de los tres

máximos responsables citados, ocho de los dirigentes cada uno de los partidos. Era la primera vez que

Mitterrand, Fabre y Marcháis se veían desde hace más de un año: su último encuentro fue el 25 de mayo

de 1974, desde entonces han pasado muchas cosas en Francia y en el mundo, pero aquí ha ocurrido, sobre

todo, una muy importante para los aliados del programa común: que dure ocho meses comunistas y

socialistas librado una intensa batalla dialéctica, do en varias ocasiones la impresión de que el

«programa común» saltaba hecho pedazos.

CRONICA DE UN CONFLICTO.—Todo empezó el 5 en octubre, cuando las primeras elecciones

legislativas parciales hicieron ver a comunistas que la alianza con el partido Mitterrand había

favorecido, sobre todo, a los socialistas franceses. Hubo un cambio de viraje en la táctica

aperturista de Marchais, que, pese a que su manera de le aleja de lo que se entiende por una

postura conciliadora, había intentado por todos los medios dar del P. C. una imagen más suave y

abierta que la habitual. Cierta uridad socialista en e) reequilibrio de las fuerzas en el campo de la

izquierda hicieron que los comunistas franceses se lanzaran abiertamente por la línea dura. Fue una era

de reproches: para los comunistas una «cuestión política qrave»: para Mit-

(ROTO E INACABADO)

 

< Volver