Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   España-USA: La negociación sobre las bases militares, en la recta final     
 
 Informaciones.    12/01/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ESPAÑA-USA

L a negociación sobre las bases militares,en la recta final

MADRID, 12. I N F O RMACIONES, por A. H.)—Es probable que esta misma semana se reanden en

Washiiltgon las conversaciones hispano - norteamericanas para los nuevos acuerdos de cooperación. En

sep-tiembre de este año, caso de no llegar a un acuerdo satisfactorio, los norteamericanos tendrían que

abandonar las bases militares en España. Estamos, por tanto, en tiempo de prórroga, una prórroga un poco

excepcional, motivada por el "animas negotiandi" de las dos partes.

Se tiene la impresión, no obstante, de que, dentro de poco, los señores Kissinger y Areilza pondrán su

firma al pie del nuevo tratado. Se trata precisamente, con el cambio de Gobierno en Madrid, de elevar la

calidad de los acuerdos y obtener un cierto refrendo para los mismos por parte del Congreso U.S.A. Es

decir, que no sean simple pacto entre ejecutivos. Al parecer, en las presentes circunstancias españolas, el

legislativo norteamericano estaría más receptivo. También se desea en Madrid una mayor reafirmación

del papel político de España en la defensa de Occidente, con una actitud más abierta por parte de la

O.T.A.N., a la que España quiere incorporarse. La "revalorización" del "precio" del uso de las bases es, a

todas luces, otro de los puntos importantes de esta última etapa de la negociación. Se quiere que el

número de dólares en ayuda militar se duplique cuando menos.

A estas horas ya se encuentran en Washington algunos de los negociadores, que están desbrozando

aspectos concretos de los acuerdos. Pero los principales negociadores, entre ellos el presidente de la

delegación española, señor Rovira continúan en Madrid. No deja de ser sintomático que el ex

subsecretario no haya sido relevado en la negociación. El señor Rovira seguirá sentándose en la misma

mesa con el señor McCloskey. Esta "continuidad" es una garantía de que no va a haber ruptura. La

posición de Washintgon es ahora mucho más flexible que en la etapa anterior.

No se descarta que el señor Kisisnger, secretario de Estado norteamericano, haga una breve escala en

Madrid a su regreso de Moscú. Sin embargo, en la capital española se observa, de momento, un cierto

excepticismo al respecto. Lo que sí es seguro es que a la hora de firmar los nuevos acuerdos sobre las

bases militares estarán presentes, bien en Madrid, bien en Washington, los señores Areilza y Kissinger,

que recientemente se encontraron en París y dieron, al parecer, el impulso definitivo.

 

< Volver