Firmado el Tratado Hispano-Norteamericano. 
 Washington respalda la política del Rey  :   
 Kissinger, satisfecho de sus encuentros con Don Juan Carlos I y los señores Arias, Fraga y Areilza. 
 Informaciones.    26/01/1976.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

FIRMADO EL TRATADO HISPANO-NORTEAMERICANO

WASHINGTON RESPALDA LA POLITICA DEL REY

• KISSINGER, SATISFECHO DE sus ENCUENTROS CON DON JUAN CARLOS I Y LOS

SEÑORES ARIAS, FRAGA Y AREILZA

• NO HABRA BOMBAS ATOMICAS EN SUELO ESPAÑOL

LOS Estados Unidos apoyan la evolución española, apoyan al Rey en la tarea de desarrollo político y

social», dijo el señor Kissinger tras firmar con su colega español, señor Areilza, el primer estado hispano-

norteamericano. La idea del respaldo a la Monarquía española y a la nueva etapa ática iniciada en España

con un proceso de democratización, ha sido el trasfondo de la histórica ma, el sábado, en el palacio de

Santa Cruz. Washington apoya decididamente al primer Gobierno la Monarquía tanto de cara al interior

como de cara a Europa, y más concretamente en la dinámica de acercamiento de nuestro país a la O.T.A.

N. y al Mercado común.

La nueva alianza Madrid-Washington tiene, entre otras, las siguientes ventajas sobre los acuerdos

anteriores: se trata de un tratado formal entre Estados soberanos, para lo que se necesita la ratificación del

Congreso y de las Cortes; establece la retirada progresiva de submarinos atómicos «Polaris» de la base de

Rota y la garantía de que Norteamérica no almacenará armas nucleares en suelo español; aumenta

considerablemente —más de mil cien millones de dólares— la ayuda norteamericana a España, bien en

forma de donación, bien en forma de crédito, lo que va a contribuir a la modernización del Ejército

español; se crea un consejo permanente hispano-norteamericano para ilar el cumplimiento del tratado,

y se establece una relación defensiva más estrecha, sin llegar a cláusula de «defensa mutua», que vincula

a España a la Alianza Atlántica, aunque sea indirectamente. Ahora el propósito de Washington es ir

eliminando obstáculos para que nuestro país se integre plenamente en la O.T.A.N.

El señor Kissinger marchó de Madrid satisfecho del clima de .ución política, tras sus encuentros con el

Rey Juan Carlos, con el que almorzó en La Zarzuela; con el presidente Arias y con el vicepresidente del

Interior, señor Fraga. La Administración Ford impulsa hasta donde puede la evolución democrática de

España rupturas traumáticas ni inmovilismos, que podrían derivar, a juicio, a la «portugalización» del

caso español. El señor Kissinger insistió en la necesidad de que no haya Pirineos.

(Texto íntegro del tratado e información, en páginas 2 y siguientes.)

 

< Volver