Autor: Moreno, Pedro. 
 Se presentarán un gran número de enmiendas. 
 Las cortes dirán sí, pero... al proyecto Suárez     
 
 Informaciones.    25/09/1976.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Por Pedro MORENO

EL proyecto de ley de Reforma Política, presentado al país hace hoy dos semanas, se encuentra en fase de

estudio a cargo de la ponencia designada en el seno del Consejo Nacional, estudio que desembocará en

un dictamen no vinculante, pero que dejará expuesta la postura de los sectores más conservadores del

país.

Aun siendo importante este primer paso —no se puede olvidar que días antes de su cese el ex presidente

Arias recibió el «no» del Consejo a su plan de reforma—, lo será mucho más el análisis que el proyecto

sufrirá antes de ser sometido a referéndum nacional. Se trata de su deliberación y votación en las Cortes.

Diversos procuradores han sido consultados por INFORMACIONES POLÍTICAS, y en general la

acogida que han dispensado al documento es positiva, aunque son muchas las objeciones que oponen al

mismo, lo cual hace no descartable su modificación.

El primer obstáculo o, mejor, el primer tema polémico que el proyecto ha suscitado aún antes de . su

entrada en las Cortes es en lo que respecta a su marco de discusión. El presidente de la Cámara. don

Torcuato FernándezMiranda. tras anticipar que el proyecto de ley no va a ser discutido por el

procedimiento de urgencia, dijo a los informadores que «no existe razón alguna para crear una comisión

especial para iu estudio», el cual será, en principio, competencia de la Comisión de Leyes Fundamentales

o, en todo caso. «sería una comisión mixta —añadió el señor FernándezMiranda— la que se encargue

de dictaminar la ley».

El Grupo Parlamentario Independiente hizo pública una nota mostrando su disconformidad con esta

medida. Don David Pérez Puga, miembro del citado grupo, nos dice al respecto: «La discusión en las

Cortes del proyecto de ley debe configurarse al estilo de los Parlamentos occidentales. Por ello, pienso

que la cuestión debe ser deliberada en Pleno con el libre acceso de todos los procuradores.» Por su

parte, don Emilio Romero Gómez, procurador por su condición de consejero nacional por la provincia de

Avila, opina de distinto modo en este tema: «Creo que al tratarse de una Ley Fundamental, su discusión

debe ser llevada a cabo por una comisión especial, que puede ser muy bien la que ha sugerido el

presidente de las Cortes. Los procuradores —añade— tienen ocasión de participar primero con cuantas

enmiendas consideren necesarias y después mediante su votación en el Pleno.»

UN PASO ADELANTE

«Pienso que el proyecto de ley es un paso adelante con respecto al elaborado por el Gobierno an

terior —nos dice don Alberto Cercos, representantes familiar por Soria—, pero que tiene graves lagu

nas que pueden hacerlo inviable, como son, por ejemplo, el no recoger que el nuevo Gobierno depen

da de la confianza del Congreso.» El señor Pérez Fuga se muestra partidario de la reforma «tal y como

está planteada. Constituye una fórmula ideal entre reforma y ruptura —añade—, pero también creo

que es susceptible de múltiples reformas». «Sí, desde luego. Soy partidario del proyecto de reforma

política —dice don Bernardo López Majano, miembro del Grupo Parlamentario de UD.E. y

procurador representante de los empresarios del Sindicato Nacional del Combustible—. Creo que es

demócrata, apertnrista y que ha de contar con el consenso de todo el país, incluida la oposición.» El

señor López Majano, partidario de amplios debates parlamentarios «para lograr así, en lo

posible, una mejora del articulado», añade que con este proyecto «se ha llegado a una fórmula idónea

entre continuismo y ruptura».

«Partiendo de los condicionamientos que en este momento histórico pesan sobre el país y sobre el

Gobierno, me parece que, básicamente, el proyecto es aceptable», opina don León Herrera Esteban,

procurador familiar por Jaén, quien añade: «Puede ser mejorado en algunos de sus planteamientos

concretos, y a ello tenderán bastantes de las sugerencias y enmiendas que, a su paso por el Consejo

Nacional y las Cortes, reciba.» Mientras, don Joaquín Gías Jové, consejero nacional por la provincia de

Lérida y miembro del Grupo Parlamentario Acción Institucional, prefiere no opinar, de momento,

sobre el proyecto de ley hasta «conocer el dictamen del Consejo Nacional y las posibles modificaciones

que éste pueda recomendar», don Jesús Suevos, consejero nacional designado por Franco, muestra su

disconformidad clara con el mismo: «Soy partidario de la democracia orgánica y, por tanto, no me

complace el proyecto de reforma política presentado por el Gobierno, pues me parece una regresión en

el proceso político de nuestra Patria.»

Don Carlos Iglesias Selgas, procurador sindical, se muestra optimista ante el proyecto de reforma:

«Para mí lo verdaderamente importante es el restablecimiento del Congreso de Diputados —que debe ser

elegido por sufragio igual, libre y secreto, y tener la última palabra, con quorum especial, en caso de

divergencia con la Otra Cámara— y el aplazamiento de la nueva Constitución para después de las

elecciones, con lo que las nuevas Cortes tendrán, de hecho, carácter constituyente. En estos puntos, creo,

no debe haber modificaciones sustanciales.» Don Gabriel Solé Villalonga, procurador familiar por

Castellón, se muestra conforme con el proyecto de reforma política «aunque, evidentemente, un tema

como éste hay que matizarlo. Pero si estoy de acuerdo. Creo que con laa posibilidades que había, y

teniendo en cuenta el abanico de fuerzas políticas que se mueven en el país, la reforma es buena». aEl

proyecto es mejorable —nos dice don J osep Mella—, pero es mejor qne nada.» «El carácter del

proyecto es constituyente», según la opinión de don Emilio Romero, quien lo define como «el paso

de una dictadura institucional a una democracia al estilo europeo. Sin embargo —puntualiza—, tiene

algunas lagunas». Don Eugenio Lostau, procurador sindical, piensa que el proyecto de ley «es un

instrumento de la evolución desde la legalidad, y entiendo que puede ser enriquecido siempre que no se

utilice el procedimiento de urgencia». «Creo —añade el señor Lostau— que habría que subsanar la

desaparición del mundo obrero de las Cámaras, ya que su ausencia haría peligrar las leyes de contenido

social actualmente vigentes.» Por último, es don Ramiro Cercos, representante de las asociaciones

de ingenieros, quien opina sobre el tema: «Desde el punto de vista de los deseos, el proyecto de ley es

insuficiente, y, por tanto, difícilmente aceptable. Desde el punto de vista posibilista, un punto de

referencia más en este esquema de aproximaciones sucesivas por parte del Poder y de la oposición para

conseguir hacer realidad una auténtica democracia en nuestro país. Creo qne el proyecto —añade— deja

muchos puntos sin resolver, y, en especial, la honestidad de unas elecciones generales qne incuestio

nablemente deben conducir a unas Cortes constituyentes.»

SE PRESENTARAN UN GRAN NUMERO DE ENMIENDAS

LAS CORTES DIRAN "SI, PERO..." AL PROYECTO SUAREZ

DON RAMIRO CERCOS: «Desde el punto de vista de los deseos, el proyecto de ley es insuficiente y,

por tanto, difícilmente aceptable»

DON JESUS SUEVOS: «No me complace el proyecto porque soy partidario de la democracia orgánica»

DON EMILIO ROMERO: «Es el paso de una dictadura institucional a una democracia occidental»

DON MANUEL MARIA ESCUDERO RUEDA: «No se puede admitir que la composición de las

Cámaras venga configurada»

8 INFORMACIONES POLÍTICAS

25 de septiembre de 1976

 

< Volver