Se dialogará de igual a igual. 
 Nixon plantea las bases para una nueva política interamericana  :   
 El presidente considera la inversión privada esencial al desarrollo de Hispanoamérica. 
 ABC.    02/11/1969.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 24. 

SE DIALOGARA DE IGUAL A IGUAL

NIXON PLANTEA LAS BASES PARA UNA NUEVA POLITICA INTER AMERICANA

Libera los préstamos concedidos a Iberoamérica de la obligación de consumirlos en productos

estadounidenses

Se recomiendan, y ya no se imponen, las formas democráticas propias a los países beneficiados por los

créditos

EL PRESIDENTE CONSIDERA LA INVERSION PRIVADA ESENCIAL AL DESARROLLO DE

HISPANOAMERICA

Washington 1. El presidente Nixon propuso anoche forjar una nueva asociación en el hemisferio

occidental, bajo una acción multilateral de todos los países americanos. "Consciente de que los principios

de la Alianza para el Progreso aún guían nuestra política", el presidente norteamericano insinuó que su

Gobierno no pretenderá hacer de cuestiones iberoamericanas una responsabilidad primordial y cargar con

la ejecución de aquel programa.

Las sugerencias expresadas en el consenso de Viña del Mar han sido tenidas en cuenta fundamentalmente

en la elaboración de las palabras presidenciales que no obstante, fueron definidas por fuentes autorizadas

de la Administración como exposición de los principios generales de una política que deberá ser

concretada por todos los países del hemisferio.

Richard Nixon concretó los futuros pasos de su política iberoamericana en los siguientes puntos:

— Primero, un firme compromiso con el sistema interamericano y con los convenios que nos

hagan dentro de ese sistema, ejemplificado por la Organizacion de Estados Americanos y los

principios de su Carta.

— Segundo, respeto a la autonomía y dignidad nacionales, en una asociación en la que derechos y

responsabilidades son compartidos por una comunidad de Estados independientes.

— Tercero, un firme compromiso de continuar la asistencia de los Estados Unidos para el

desarrollo del hemisferio.

— Cuarto, la convicción de que la principal modalidad de esa asistencia en el futuro tendrá que

ser por parte de los Estados Unidos, apoyo a las iniciativas iberoamericanas, ya que esto puede

lograrse mejor sobre una base multilateral dentro del sistema Interamericano, y

— Quinto, la consagración al mejoramiento del nivel de vida en el hemisferio occidental, al

hacer del pueblo el centro de nuestras preocupaciones y a contribuir a la satisfacción de sus

necesidades económicas, sociales y humanas.

"Nuestra asociación debe ser una en la que los Estados Unidos defina menos y escuche más, y en la cual

se establezcan procedimientos claros y consecuentes que garanticen que la forja del futuro de Hispano-

américa refleja la voluntad de las naciones iberoamericanas", repitió varias veces el presidente Nixon a lo

largo de sus palabras

En concreto Nixon propuso:

— Conferir a una agencia multilateral interamericana (función que podría recaer en el C. I. A P.) una

participación creciente en la responsabilidad para las decisiones sobre la asistencia al desarrollo

— Encabezar un vigoroso esfuerzo para reducir las barreras no arancelarias al comercio mantenidas

por casi todos los países industrializados en cuanto a productos de interés especial para las naciones

iberoamericanas y altos pueblos en vías de desarrollo.

— Apoyar un aumento en la asistencia técnica y financiera destinada a promover la expansión del

comercio iberoamericano.

— Respaldar el establecimiento, dentro del sistema interamericano, de procedimientos regulares

para celebrar consultas previas sobre todo asuntos relacionados con el intercambio comercial.

— Propugnar en los foros mundiales un sistema liberal de preferencias arancelarias generalizadas para

todas las naciones en vías de desarrollo, incluyendo las de Iberoamérica.

"La diplomacia norteamericana-—dijo Nixon debe tratar en forma realista con los Gobiernos del sistema

interamericano, tales como son. Aunque nuestro deseo y esperanza es que todos los países del mundo, y

en especial los iberoamericanos, compartan lo que consideramos ser la bendición de una genuina

democracia", como la de los Estados Unidos de Norteamérica.

NUEVO CONCEPTO DE ASOCIACIÓN

Por último, el presidente Nixon se refirió a tres cuestiones directamente relacionadas con su esbozado

lluevo concepto de asociación: los préstamos condicionados, el servicio de deudas y la integración

económica regional.

Respecto a los préstamos condicionados y después de referirse a las medidas adoptadas en junio de

eliminar ciertas restricciones, Nixon anunció que en noviembre de este año, los dólares prestados a

Hispanoamérica a través de la Agencia para el Desarrollo Internacional serán liberados para permitir

compras no solamente en los Estados Unidos.

El Consenso de Viña del Mar había pedido a Nixon ampliar la capacidad de compra a otros países,

especialmente europeos.

"Considero un tema vital—dijo Nixon más adelante—para el desarrollo económico en el hemisferio el

papel de la inversión privada. Mi Gobierno tomará sus propias decisiones sobre el lugar que ha de ocupar

la inversión privada, tanto nacional como extranjera, en su proceso de desarrollo."

"No alentaremos inversiones privadas norteamericanas donde no se las desee o donde condiciones

políticas locales las confrontes con riesgos injustificados", añadió.

La creación de una cueva Subsecretaría en el Departamento de Estado norteamericano para elevar de

nivel a la actual Secretaría Auxiliar para Asuntos Interamericanos, que desempeña Charles Meyer, y el

oponerse a cualquier forma de subversión o de "exportación de revolución" en el hemisferio, fueron las

últimas recomendaciones del discurso pronunciado anoche en la clausura de la XXV Asamblea General

de la Sociedad Interamericana de Prensa, que se celebró durante la semana en Washington.—Efe.

 

< Volver