Ecos en el mundo. Reacciones en España. 
 Oreja Aguirre: Estados Unidos, un modelo de alternancia en el poder     
 
 ABC.    04/11/1976.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

ECOS EN EL MUNDO

REACCIONES EN ESPAÑA

OREJA AGUIRRE: "ESTADOS UNIDOS, UN MODELO DE ALTERNANCIA EN EL

PODER"

«El Gobierno de España, que tan sólidas relaciones mantiene con el de los Estados Unidos, relaciones

recientemente consagradas con la ratificación del Tratado de Amistad y Cooperación, espera mantenerlas

y vigorizarlas, si cabe, con la nueva Administración que presidirá James Carter», ha afirmado el ministro

de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja Aguirre, al conocer la victoria del candidato demócrata.

El ministro añadió que la ordenada alternancia en el poderes una de las principales características del

sistema democrático, y por ello la celebración normal y limpia de estas elecciones es una señal evidente

de que el sistema político norteamericano, tantas veces puesto a prueba, sigue funcionando y sirviendo a

las necesidades de ese pueblo.

JOAQUÍN RUIZ-GIMENEZ: «Prefiero a Carter»

«Yo no siento una especial atracción por ninguno de los dos candidatos, pero he de decir que prefiero a

Carter, ya que mis relaciones con políticos de aquel país siempre han sido con los demócratas. Además,

es posible que Carter acabe con el apoyo norteamericano a ciertos países dictatoriales y elimine de la

Administración U. S. A. a varios personajes que propician esta política.»

• MANUEL FRAGA IRIBARME: «Un presidente con amplio apoyo»

«Pienso que la victoria del señor Carter es perfectamente normal, porque el Partido Demócrata es

mayoritario. Después de las erosiones del Vietnam y del Watergate, una gran parte de la opinión deseaba

un cambio», afirma esta mañana don Manuel Fraga Iribarne, portavoz de Alianza Popular.

«El señor Carter es un americano ciento por ciento, en el cual el ciudadano medio se va a sentir

representado. Al contar con la mayoría en las dos Cámaras podrá realizar una acción, enérgica para

reconstruir la fuerza económica y la unidad moral de los americanos. Ello ha de producir resultados

favorables para el

resto del mundo occidental y para la estabilidad general del mundo.»

• JUAN JOSÉ LINZ: «Los demócratas, un partido popular»

«El Partido Demócrata es de siempre mayoritario entre la opinión pública estadounidense, y sólo cuando

un candidato republicano es más atrayente por las razones que sean o el candidato demócrata adopta

posturas fuera del esquema del electorado se produce el triunfo de los republicanos.»

• MANUEL JIMÉNEZ DE PARGA: «Pocos cambios en política exterior»

«La victoria de Carter permite abrigar algunas esperanzas —no muchas— sobre un cambio en la política

norteamericana, y concretamente en la política exterior, que es la que a los españoles nos afecta de una

forma directa. Yo aplaudo la salida de escena de Henry Kissinger, el que deseo un buen retiro y que no

reaparezca más,y confío en que se modifique la gestión de los gobernantes de U.S.A. en Angola, en el

Líbano, en África austral, en Hispanoamérica, en Europa occidental, donde se ha intentado enseñar al

mundo. No me hago grandes ilusiones, pero con Ford ya sabía lo que nos esperaba durante otros cuatro

años.»

• GONZALO FERNANDEZ DE LA MORA: «Carter, más aislacionista»

«No creo que el electorado español, cara a las futuras elecciones legislativas en nuestro país, pueda

sentirse orientado por el cambio de Administración en Norteamérica, como tampoco creo que sufra

modificación alguna la política exterior norteamericana, en relación con España. Pero a nivel mundial, es

de presumir que Carter sea más aislacionista que Ford.

• JOSÉ MARÍA GIL-ROBLES: «Una victoria personal»

«Al triunfo de Carter habría que darle un significado ante todo personal, por la falta de verdadero apoyo

de su propio partido. Casi desconocido en el mundo político hasta la iniciación de la campaña electoral,

ha sabido darle a su actuación un carácter profundamente humano, una significación de político nuevo y

honesto, que quiere romper con el convencionalismo al uso, y dar a la política exterior de Estados Unidos

una nota más vigorosa y abierta. La repercusión de su victoria será más acusada en aquellos países que

luchan por encontrar o consolidar unas sinceras posiciones democráticas.

El triunfo de Carter puede demostrar que el Partido Demócrata ha sido capaz de renovar el empuje

vitalizador que marcó con su sello característico a Norteamérica en momentos críticos.»

 

< Volver