Se suspende el trabajo en ocho plantas nucleares. 
 España contra la política energética de Carter  :   
 La postura española se tomó por decidir el presidente restringir la producción de uranio. 
 El Alcázar.    14/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Se suspende el trabajo en ocho plantas nucleares

ESPAÑA CONTRA LA POLÍTICA ENERGÉTICA DE CARTER

La postura española se tomó por decidir el presidente restringir la producción de uranio

• Se pone en peligro numerosos puestos de trabajo de norteamericanos

WASHINGTON, (EFE).— España ha ordenado la suspensión de los trabajos en sus ocho plantas

nucleares como protesta por la nueva política de energía atómica del presidente norteamericano, Jimmy

Carter, según informó ayer un diario de Washington.

En una destacada información en su primera plana, el "Washington Post" dice que la decisión española de

interrumpir el progreso en sus centrales nucleares "plantea una amenaza económica a las dos compañías

norteamericanas que han contratado las obras".

El artículo se refiere a las corporaciones "Westinghouse y General Electric" que han recibido un pedido

de maquinaria del gobierno español, para las ocho plantas nucleares en construcción por valor de 1.200

millones de dólares.

Estima el diario que la pérdida de estos contratos pondría en peligro los puestos de trabajo de por lo

menos 48.000 trabajadores norteamericanos.

La información asegura que el gobierno español ha encontrado la decisión del presidente Carter de

restringir la producción de uranio en las plantas nucleares en construcción tan demoledora, que España ha

entrado en contactos con Francia para intentar reemplazar la maquinaria norteamericana por maquinaria

francesa.

Menciona el "Washington Post" a una fuente de la industria nuclear norteamericana en la que dice que "el

Gobierno español ha comunicado a los Estados Unidos que fuimos nosotros los que les comprometimos

con la energía nuclear para empezar y ahora les estamos diciendo que no pueden tener más o menos que

den su acuerdo a condiciones cada vez más difíciles que les hacen más y más dependientes de la

cambiante política de Estados Unidos".

Revela el periódico de la capital federal que Estados Unidos ha declarado a España en los últimos tres

meses que aprobaría las licencias de exportación si Madrid da a Washington la capacidad de veto sobre

cómo y cuándo el combustible de las plantas generadoras puede ser procesado.

"Al principio el veto era sólo para el combustible de uranio proporcionado por los Estados Unidos ahora

los Estados Unidos quiere un veto para el reprocesamiento de cualquier combustible de Uranio cualquiera

que sea su origen" dice la información.

Estas condiciones según el "Washington Post" fueron las que interrumpieron las negociaciones entre

España y Estados Unidos, para las licencias de exportaciones de esta maquinaria que España necesitará

durante los tres próximos meses para poder mantener su programa de construcción en las ocho plantas

nucleares.

En su reciente declaración Carter insistió en que los países con tecnología nuclear norteamericana cedan

sus derechos al plutonio generado por estas centrales nucleares.

Cuando el uranio se quema en una planta nuclear produce calor y durante este proceso se transforma en

otro elemento, uno de los cuales es el plutonio que puede usarse de nuevo para generar electricidad.

Según el "Washington Post" también Irán ha cancelado negociaciones con Estados Unidos para la

construcción, por compañías norteamericanas de diez plantas nucleares en aquel país, debido a las

mismas restricciones de Carter que España ha protestado con la interrupción de los trabajos en sus

centrales.

 

< Volver