Autor: Camarero, Julio. 
 Si el Senado USA no lo remedia. 
 Rota y Torrejón, bases con bombas de neutrones  :   
 El nuevo artefacto causa la muerte y no produce destrucciones. 
 Pueblo.    11/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Si el Senado USA no lo remedia...

El nuevo artefacto causa la muerte y no produce destrucciones

NUEVA YORK, 11. (De nuestro enviado especial, Julio CAMARERO.)

Si el Senado no lo remedia -y hay bastantes intereses en juego, como para temer que no lo va a remediar-, antes de dieciocho meses tendremos en Rota y Torrejón, misiles-crucero equipados con cabeza neutrónica, el nuevo ingenio nuclear que no deja el más leve vestigio de vida en varios kilómetros, mientras que sólo produce destrozos materiales en un radio de apenas doscientos metros, alrededor del blanco.

Los planes, que pretendía mantener secretos el alto mando del Pentágono. incluyen la incorporación de la mortífera bomba de neutrones al arsenal de la OTAN, "tras un período de rodaje", que se efectuaría a través de las bases norteamericanas en territorio español. De hecho, prototipos de ese artefacto, en operaciones camufladas bajo apariencia de maniobras convencionales, han efectuado vuelos de chequeo en Europa. Y en varias ocasiones, han cruzado y cruzan, rutinariamente, el ciclo español, como parte de un programa ultrasecreto, desarrollado alrededor del mundo en un supuesto de ataque atómico.

• RECORDANDO PALOMARES

Hace años, tuvo que producirse el accidente de Palomares para que los españoles nos enterásemos, de la noche a la mañana, de que los pilotos norteamericanos volaban con bombas atómicas por encima de nuestras cabezas. Nos enteramos del papel reservado a nuestro país cuando se debate en el Senado USA la "luz verde" para la bomba de neutrones, que viene a ser como una atómica compacta, diseñada para matar mejor.

Es la primera vez que los fabricantes de una bomba reconocen, abiertamente, que ha sido ideada para matar al hombre y no para derribar instalaciones estratégicas. Hasta ahora, parecía existir, en esto, un cierto pudor. Se decía que una bomba era proyectada para destruir bases enemigas en caso de guerra, cuarteles, depósitos de abastecimiento, nudos de comunicaciones... Aunque, en definitiva, se bombardearan luego también las poblaciones y las víctimas fueran las mismas.

Pero, ahora, resulta que la propaganda de la bomba esgrime "como principal cualidad" que asesina a los seres humanos y deja intactos los territorios con sus propiedades. Sin duda, para que pueda heredarlos, luego, el enemigo que la arrojó.

Es estremecedor que el hombre haya descubierto esa forma "depredadora" de hacer la guerra, cuando lo que debía haber inventado era justamente lo contrario: un ingenio que en último extremo, de tener que destruir algo destruyera las cosas materiales, pero salvaguardara las vidas, que es lo más importante.

Claro que de reconocerlo así, tal vez, habríamos aprendido, de verdad, a no hablar de guerras. Una bella utopía.

Desdichadamente, lo que importa -lo estamos viendo- es construir armas, cuanto más caras mejor, que maten cada vez más gente, de la manera que sea.

Además, tal como están montadas las cosas en este continente, eso contribuye, por otro lado, a mantener la economía del confort en la sociedad norteamericana. Y le puede ir en ello el cargo hasta al propio Presidente. Por eso, Jimmy Carter se ha cuidado mucho de hacer el menor comentario en contra de la bomba de neutrones, para no incomodar a los poderes multinacionales de la industria de la guerra.Y para que quede claro, está defendiendo el proyecto ante el Senado "como una necesidad de la defensa nacional en vista del incremento experimentado en el arsenal soviético". Lo que, tratándole de él. nunca es obstáculo para que, sobre la marcha, nos pueda sorprender, mañaña, si le conviene, con su acostumbrado número circense de cambiar de opinión impunemente.La verdad es que posee la facultad, casi mágica, de hacer que la gente se trague como nuevas las cosas que repite continuamente, y que acepte, como si fueran las mismas, otras sobre las que está cambiando siempre de opinión.

La malo es que algunas de las contradicciones son tan evidentes que traspasan la barrera de su carisma de granjero bondadoso y se le ve el plumero. Como ha sucedido ahora, una vez más con su postura a favor de la bomba de neutrones. La Prensa soviética -sánala la agencia. Tass- se pregunta cómo puede un Presidente aparecer ante el mundo como campeón de los derechos humanos y autorizar, al mismo tiempo, la bomba de neutrones, llamada a alentar contra millones de seres.

 

< Volver