El alcalde de Zaragoza, contra la presencia de tropas norteamericanas     
 
   07/10/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

7-X-1980

El alcalde de Zaragoza, contra la presencia de tropas norteamericanas

ZARAGOZA.— El alcalde de esta capital, el socialista Ramón Sainz de Baranda, incluye un artículo en

el boletín informativo del Ayuntamiento, que titula: «Zaragoza, libre de tropas extrañas». En el mismo, el

alcalde indica que «por decisión unilateral de un dictador, Zaragoza ha visto en sus calles uniformes ex-

tranjeros, surcado su cielo por aviones de guerra extranjeros y convertido su suelo en base de operaciones,

y ello sin que los zaragozanos pudiesen expresar su aceptación o rechazo», dice Logos.

Tras indicar que todo esto no ha reportado nada o casi nada para la ciudad de Zaragoza, indica que han

tenido que soportar la indiferencia y el desprecio, almacenando quizá materiales o armas peligrosas que

se expulsaron, por serlo, de otras ciudades, sirviendo de objeto a misiles y corriendo peligro de desapa-

recer por alguna de las aventuras imperiales de quienes el pueblo español no ha recibido otra cosa que

suplantarnos en nuestras viejas posesiones, aparte del chicle o la Coca-Cola.

Más adelante, el alcalde, en su escrito, indica que en Zaragoza siempre han sido bien recibidos los

extranjeros, pero unos residentes de más de una generación, que viven al margen de nuestra comunidad,

disfrutan de exenciones fiscales y son causa de riesgo infinito, sin compensación alguna, pueden

marcharse cuanto antes de nuestra tierra. El nuevo tratado —sigue el alcalde—, si es que lo hay, puede

trasladarles a otras bases, pero dejar libre el territorio de nuestro pueblo. Si no lo logramos, al menos que

acaben los privilegios, que se construyan, por el Estado refugios antinucleares, que se eviten los ruidos,

desaparezcan instalaciones nucleares y se indemnice a Zaragoza por su presencia.

 

< Volver