Autor: Teba, Juan. 
 Fernando Tejedor (PSOE), alcalde de la ciudad de Rota (Cádiz). 
 Los acuerdos con Estados Unidos perjudican a los españoles     
 
 Diario 16.    05/05/1980.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

4

NACIONAL

5-mayo-80/Diario16

Fernando Tejedor (PSOE), alcalde de la ciudad de Rota (Cádiz)

Los acuerdos con Estados Unidos perjudican a los españoles

Juan Teba

Rota - Las autoridades militares de la base naval imponen una fuerte servidumbre a las autoridades

locales sin ninguna contrapartida, de tal forma que la población, con sus veintiséis mil habitantes, llega a

tener, y aún lo mantiene hoy en la actualidad, una plantilla de sesenta guardias municipales mientras,

paradójicamente, el personal de la base se encuentra, por mor de ciertas exenciones tributarias concedidas

en su día por el Ministerio de Hacienda, libre de cargas tributarias municipales.

Esta situación ha provocado la existencia de un contencioso presentado por el Ayuntamiento de la ciudad

para cobrar una serie de impuestos locales, especialmente el impuesto de circulación de vehículos. La

tesis que defiende el Ayuntamiento es que si el Ministerio de Hacienda concedió tales exenciones, que sea

entonces el Departamento ministerial quien abone al Ayuntamiento tales tasas.

Para Fernando Tejedor (PSOE), alcalde de Rota, esta situación de privilegio para la base y de indefensión

para la población sólo se explica «si se tiene en cuenta la fuerte dependencia del régimen franquista ante

los americanos, lo que hizo posible que se firmaran aquellos tratados tan ventajosos para los americanos y

tan perjudiciales para los españoles, amén de incluirnos en unas áreas de gran peligrosidad en caso de

represalia soviética».

«Cuando nos hicimos cargo del Ayuntamiento —añadió— la dependencia de éste ante las autoridades de

la base era total. Había que rogarle a los mandos militares que nos recibieran para mendigarles algo que

era nuestro. En la actualidad —concluyó— las gestiones las hacemos directamente en Madrid ante el

ministro de Asuntos Exteriores o ante la Embajada americana, y con ello hemos roto el cerco creado por

la negligencia de las anteriores autoridades locales y provinciales, más atentas a sus intereses personales o

del régimen que a los de la población.»

Con la prórroga de los acuerdos en 1976, el proceso de desnuclearización de la base se inició con la

marcha del 16 Escuadrón Norteamericano de Submarinos, portadores de misiles intercontinentales. Si

bien ello produjo un alivio en la población, trajo, por contra, el despido de numerosos trabajadores

roteños de la base, al marcharse 3.200 norteamericanos. Paralelamente, la flota local de taxis —76

autos— quedó en situación de mínima productividad y un número considerable de apartamentos quedaron

vacíos.

Lógicamente, una ciudad dependiente por completo de la base sufrió en lo económico la marcha de más

de 3.000 norteamericanos de alta especialización por su poder de consumo.

Hoy, Rota es un pueblo con una fuerte deuda municipal, sin suelo para el cultivo y con su litoral ocupado

por la gigantesca base. Ante un porvenir nada halagüeño, los actuales regidores de la ciudad han iniciado

una serie de gestiones encauzadas a asegurar el porvenir de la población.

Quieren compensaciones

Tales gestiones se centran en una compensación a Rota por haber soportado la problemática

que supone la instalación de la base, que por las autoridades españolas y americanas se adopten medidas

reales y directas en materias tales como la económica, urbanísticas, ambiental, cultural, de servicios,

etcétera, y que estén previstas en los expresados acuerdos. Al respecto hay que subrayar que en la

actualidad Rota cuenta con más de mil parados y el 100 por 100 de paro juvenil. Que se cumplan los

convenios en cuanto a compensaciones económicas dado que Rota no ha percibido cantidad alguna

compensatoria de las que el Estado español ha recibido. Que los súbditos americanos paguen los arbitrios

e impuestos contemplados en el acuerdo de desarrollo del Tratado de Amistad y Cooperación.

Bandera andalucista

Con motivo de la entrada en las Cortes del proyecto de ley Orgánica de Defensa, el grupo andalucista del

Congreso (PSA) presentó una enmienda a la ley orientada en el sentido de que al suscribirse un acuerdo

que conlleve la instalación de bases militares o la entrada de España en organismos internacionales de

carácter militar, la ley tenga que ser aprobada por dos tercios de ambas Cámaras. En el supuesto de que

las bases militares fueran creadas, o bien prorrogadas las existentes, el Estatuto español concediera a la

nacionalidad o región donde estuviera ubicada una serie de privilegios compensatorios.

En este sentido, el líder del PSA, Rojas Marcos, declaró a DIARIO 16: «Nosotros estimamos que en el

caso de Rota es el pueblo andaluz quien tiene que pronunciarse en primera instancia, pues la existencia de

la base pone en peligro a la mitad de la provincia de Sevilla y a la totalidad de la provincia gaditana. En

un sistema democrático no se pueden instalar nuevas bases o prorrogar las existentes de espaldas al

pueblo.»

 

< Volver