Comunicado conjunto. 
 Coincidencia hispano-norteamericana sobre las crisis de Irán y Afganistán     
 
 ABC.    27/06/1980.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

NACIONAL

VIERNES 27-6-80

Comunicado conjunto

Coincidencia hispano - norteamericana sobre las crisis de Irán y Afganistán

MADRID. A media mañana de ayer, la Secretaría de Estado para la Información facilitó a los medios de

comunicación el texto íntegro del comunicado conjunto hispano-norteamericano, suscrito a raíz de la

visita de Cárter a Madrid. El texto del comunicado, que ha sido denominado oficialmente «declaración de

Prensa» —como se sabe Carter no concedió rueda dé Prensa durante su estancia en Madrid— dice lo

siguiente:

«Invitado por Su Majestad el Rey Don Juan Carlos, visitó oficialmente España los días 25 y 26 de junio el

presidente de Estados Unidos, Jimmy Cárter. Durante la visita se celebraron conversaciones entre el

presidente de Estados Unidos y Su Majestad. Asimismo, el presidente Cárter mantuvo reuniones con el

presidente del Gobierno, señor Suárez, y con miembros del Gobierno español. La visita del presidente

Cárter es la primera que realiza a la España constitucional y democrática un presidente de los Estados

Unidos, y, al aceptar la invitación del Monarca español, corresponde a las visitas realizadas a su país, por

Su Majestad y por el presidente del Gobierno español.

Durante las conversaciones entre el presidente Cárter y Su Majestad se ha comprobado con satisfacción el

excelente nivel de las estrechas y amistosas relaciones entre los dos países, así como la concordancia de

puntos de vista en los diversos temas de política Internacional. Ambos jefes de Estado mostraron su

preocupación en relación con las tensiones existentes en varias zonas del mundo y manifestaron su deseo

y voluntad de contribuir a todos los esfuerzos conducentes al restablecimiento de la paz y la estabilidad en

aquellas regiones.

El presidente Cárter felicitó a Su Majestad por la favorable evolución del proceso democrático español,

que merece el sincero apoyo de todo el mundo libre, y porque España vuelve a ocupar el puesto que le

corresponde en el concierto de las naciones. Por parte española se expresó, asimismo, el reconocimiento

por la labor llevada a cabo por los Estados Unidos en apoyo de los derechos humanos y de la causa de la

paz.

El panorama Internacional —en especial, la crisis en Afganistán, Irán y la situación en Oriente Medio— y

las relaciones bilaterales fueron analizadas en las reuniones del presidente Cárter con el presidente del

Gobierno español, señor Suárez. Durante esas conversaciones que se inscriben en el marco de las

consultas y contactos que se están celebrando entre los líderes occidentales, se puso de manifiesto, una

vez más, que la solidaridad occidental constituye una de las directrices de la política exterior de la España

democrática y que España unirá sus esfuerzos a los de los demás países occidentales en la búsqueda de la

paz y la estabilidad para todos los pueblos. En este contexto, el presidente Cárter manifestó su

satisfacción por el progreso de España en su proceso de integración en las Comunidades Económicas

Europeas, lo que reforzará la solidaridad occidental e impulsará la construcción de una Europa más fuerte

y más unida.»

CONFERENCIA DE SEGURIDAD

Ambos líderes manifestaron su esperanza de que un desarrollo armónico de la próxima Conferencia de

Madrid permita la creación de un clima favorable al diálogo y a la cooperación, que favorezca el

restablecimiento de la confianza mutua y haga posible avanzar por el camino de la distensión y

la paz. El presidente Cárter expresó su satisfacción por la importante labor que España viene

desarrollando como país huésped de la próxima reunión de la CSCE en Madrid.

Ambos estadistas analizaron la manera de fortalecer la solidaridad occidental frente a la grave amenaza

que significa la agresión soviética de Afganistán, examinando el alcance del anuncio soviético de retirada

de algunas fuerzas de Afganistán y reafirmando que sólo la retirada total de las tropas soviéticas y las

garantías para la no alineación y el respeto a la libre voluntad del pueblo afgano constituyen los elementos

necesarios para una solución definitiva del conflicto.

El presidente Cárter manifestó su aprecio por el papel de España en sus relaciones con el mundo árabe y

por la labor que el presidente del Gobierno español viene realizando en sus contactos internacionales y en

sus viajes a Oriente Medio. Los dos estadistas expresaron su deseo de contribuir a una solución justa y

pacífica de los problemas de la zona.

El presidente Cárter expresó su agrada-cimiento y el de todo el pueblo estadounidense por el apoyo y

gestiones de España en favor de la pronta liberación de los rehenes norteamericanos retenidos ilegalmente

en Irán. El presidente del Gobierno español manifestó que España continuará en su acción de apoyo al

esfuerzo internacional para la favorable resolución del caso. Ambos mandatarios estuvieron de acuerdo en

que el respeto de las normas del derecho internacional es indispensable para la buena marcha de las

relaciones internacionales y para la solución de la actual crisis.

El presidente Cárter expuso los resultados alcanzados en la reciente «cumbre» de Venecia. Ante la

preocupación compartida por ambos Gobiernos por la crisis energética mundial, y sus negativos efectos

en los campos económico y social, el presidente Cárter ha señalado su disposición para que España pueda

cooperar y beneficiarse de los planes de investigación y desarrollo de alternativas energéticas al petróleo

en las que los Estados Unidos realizan un esfuerzo muy importante.

Ambos estadistas coincidieron en su valoración de la amenaza que constituye el terrorismo para la paz,

estabilidad, progreso y convivencia democrática en el mundo actual.

En el terreno bilateral, ambos mandatarios se felicitaron por el estado de nuestras relaciones y expresaron

su satisfacción por la favorable disposición de ambas partes en la búsqueda de un marco contractual para

las futuras relaciones entre ambos países, en correspondencia con las nuevas circunstancias políticas de

España.

Ambas partes examinaron el estado de las relaciones económicas entre los dos países y su progresivo

crecimiento, y expresaron su propósito de mantener esa tendencia expansiva, esforzándose en poner

término al actual desequilibrio de los intercambios comerciales.

 

< Volver