Autor: Jáuregui, Fernando. 
 Tratado España-USA: Hoy, primer round. Para evitar la impresión de que hay presiones. 
 Madrid "desalentó" una visita del ministro de Defensa USA     
 
 Diario 16.    26/05/1981.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

INTERNACIONAL

26-mayo-81/Diario16

TRATADO ESPAÑA-USA: HOY, PRIMER «ROUND»

Esta tarde, a las cinco en punto, las delegaciones española y norteamericana que deberán negociar un

nuevo tratado entre España y Estados Unidos, se verán las caras en el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Objetivo: Tener listo un nuevo tratado, que sustituya al que Areilza y Kissinger firmaron en 1976, y que

expira el 21 de septiembre. Descontando el inevitable periodo de vacaciones, quedan menos de tres meses

para negociar un nuevo tratado. Muy poco tiempo, si se tiene en cuenta que el punto de partida es,

prácticamente, cero: nadie sabe muy bien lo que puede salir de estas conversaciones, cuyo fondo se diluye

en otras preocupaciones que parecen más inmediatas.

Para evitar la impresión de que hay presiones

Madrid «desalentó» una visita del ministro de Defensa U.S.A.

Fernando JÁUREGUI

Madrid — El Gobierno español estimó «no procedente» una visita a Madrid del secretario norteameri-

cano de Defensa, Gaspar Weinberger, quien pretendió viajar a España desde Portugal hace dos semanas,

indicaron medios diplomáticos.

Los mismos medios señalaron que esta actitud del Gobierno de Madrid se atribuye en Washington al

deseo español de que no parezca que existe «una excesiva presión norteamericana» ante el comienzo de

las negociaciones para un nuevo Tratado de Amistad y Cooperación entre ambos países.

Estas negociaciones comenzarán en Madrid esta tarde presididas por el secretario de Estado de Asuntos

Exteriores, Robles Piquer, que encabeza una delegación de 27 funcionarios. La delegación americana, que

probablemente será más reducida, estará presidida por el embajador estadounidense en Madrid, Terence

Todman.

Dificultades

Medios norteamericanos señalaron de manera oficiosa que no parece fácil la conclusión de un nuevo

tratado, dado que en la Administración española existe una corriente aparentemente contraria a hacer

coincidir la entrada española en la OTAN con la existencia de un tratado bilateral con Estados Unidos,

aunque otro sector gubernamental sí aceptaría esta dualidad. «El Gobierno español parece concebir tanto

las negociaciones sobre el tratado como sobre la OTAN en base a la problemática interna del país»,

dijeron estos medios. También destacaron que España es uno de los pocos países importantes occidentales

cuyos responsables de política externa no han tomado contacto en Washington con la nueva

Administración Reagan.

Esa falta de contactos —exceptuando la visita de Haig a Madrid, hace poco más de un mes, las

Administraciones de ambos países apenas han conversado- tampoco facilita la conclusión de un nuevo

tratado.

Prórroga, no

En cualquier caso, ninguna de las partes parece querer una simple prórroga del tratado que firmaron

Areilza y Kissinger en 1976. Entre otras razones, una de carácter formal: aquel tratado fue ratificado por

unas Cortes Españolas que aún eran las franquistas, y el Ministerio de Asuntos Exteriores

quiere que sea el Parlamento democrático español quien apruebe nuestro más importante acuerdo en

política exterior.

Además, ambas partes reconocen que el tratado vigente no ha funcionado todo lo bien que debiera. Si las

comisiones cultural y científica han transcurrido por cauces razonablemente satisfactorios, no ha ocurrido

lo mismo en la comisión económica ni en la aplicación de la parte militar. El desequilibrio en la balanza

de pagos entre ambos países se ha acentuado en contra de España. En el terreno militar las necesidades

españolas han debido cubrirse en ocasiones acudiendo al mercado libre de armamento.

Fuentes diplomáticas españolas subrayaron que, al margen de la falta de tiempo y del relativo descontento

que impera en la Administración española ante el escaso precio que Washington pone al tratado, lo más

probable es que se acabe concluyendo un tratado nuevo.

 

< Volver