Campaña anti-USA     
 
 Diario 16.    19/01/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Campaña anti-U.S.A.

La base de Ramstein, los generales Kroesen y Dozier, el embajador Chapman y, ahora, el ayer asesinado

coronel Ray. Son los nombres de los hitos fundamentales que señalan la existencia de una campaña

terrorista internacional contra la presencia militar americana en Europa. En este cuadro, no resulta

excesivamente aventurado suponer que la campaña podría extenderse a España, a propósito del ingreso en

la OTAN.

¿Qué se busca con esta campaña? El embajador norteamericano en Bonn, Arthur Burns, ofreció ayer una

de las posibles claves: forzar a los Estados Unidos a retirar todas sus tropas de Europa occidental.

Burns declaró que las tropas estadounidenses podrían retirarse «cuando creyeran que no eran bien

acogidas aquí». El embajador citó las tendencias antinorteamericanas y las críticas a la Administración de

Washington, que tanto proliferan por Europa, como posibles causas que acelerarían esta posible retirada.

En este contexto, la ola de atentados contra militares y funcionarios americanos perseguiría, tan sólo,

acelerar estos deseos de retirada; algo que, según palabras de Burns, significaría «una catástrofe para el

mundo libre».

No hay que ser un lince para ver a quién aprovecharía más directamente el abandono de Europa por las

tropas U.S.A., cuando el viejo continente aún no ha logrado establecer un sistema defensivo propio.

La defensa del mundo libre requiere que el distanciamiento político, probablemente lógico, que Europa

siente respecto a algunas tomas de posición de la Administración Reagan, no implique medidas drásticas,

que, resultarían fatales para todos.

 

< Volver