España y África     
 
 ABC.    30/07/1959.  Página: 28. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

LA MAÑANA. PAG. 88

ESPAÑA Y ÁFRICA

El proyecto de ley sobre Ordenación y Régimen jurídico de las Provincias Africanas, presentado ante el

pleno de las Cortes, viene a liquidar una extensa etapa de ejemplar colonización de más de trescientos

años de duración. Basta echar una mirada sobre el África actual, apretado haz de pueblos inquietos e

insatisfechos, para darse cuenta de la importancia de la nueva ley, con la que España se adelanta a

cualquier posible contingencia y da una solución de pacífica continuidad a la estructura de nuestras

provincias africanas, España se anticipa a la, fiebre que parece invadir a toda África y establece para sus

provincias africanas un régimen que las incorpora íntegramente, colocándolas en paridad de derechos y

deberes con el resto de las provincias peninsulares y de ultramar.

El Sr. Altozano, conocedor profundo y directo de aquellos pueblos, defendió con impecable brillantez,

ante el pleno de las Cortes, el proyecto de ley sobre Organización y Régimen jurídico de las Provincias

Africanas. "España—dijo— considera terminada su misión tutelar en Guinea, porque este pueblo ha

alcanzado ya el mínimo de plenitud necesaria para no precisarla. Y la ha alcanzado gracias al tesonero

esfuerzo de nuestros hombres, a su desinterés y a su callado heroísmo. España llevó hasta aquellas lejanas

tierras la fe cristiana, la civilización moderna, el espíritu de empresa, el hábito de trabajo y el sentido de la

dignidad humana. Únicamente por ello pone término a su colonización en Guinea."

El término de la tutela exige, como consecuencia inmediata e ineludible, elegir la solución poscolonial

más adecuada. Analizó el Sr. Altozano las diversas soluciones que se presentaban como posibles,

integración incorporativa. integración federativa, independencia plena e independencia seguida de una

alianza vinculadora, para concluir diciendo que la primera de estas soluciones—la integración

incorporativia—era la que respondía más certeramente a la realidad de aquellas tierras y la que se

adoptaba y reglamentaba en la nueva ley.

Una transparente argumentación en favor de esta solución fue desarrollada con convincente coherencia

razonadora. La integración incorporativa es, en primer lugar, el anhelo de los nativos. Gracias a ella;

nuestros antiguos territorios de Guinea pasan a convertirse en dos provincias más del Reino, denominadas

Fernando Poo y Río Muni. Su régimen jurídico, público y privado "se acomodará a las directrices

establecidas en las leyes fundamentales y en la legislación ordinaria por que se rige el resto del territorio

nacional". La solución no podía ser otra. La población nativa de nuestras posesiones de Guinea (unos

150.000 habitantes, repartidos en 28.000 kilómetros cuadrados de economía agrícola y forestal) es muy

heterogénea, dividida entre bubis, bengas, combes, pammes, etc., y, como ha dicho el Sr. Altozano, "lo

único que les une entre sí es su españolización". Ahora, con la nueva ley sobre las Provincias Africanas

amanece ya, en aquellas tierras entrañables, un futuro de progreso y modernización plenamente

incorporado, en igualdad de derechos y deberes, al del resto de las provincias peninsulares y de ultramar

que forman nuestra nación.

Argel. Fuerzas francesas de refuerzo han relevado a las unidades de primera línea en la gran ofensiva gala

lanzada contra los efectivos rebeldes en las montañas de la Kabylia.

 

< Volver