En Marruecos tratan de tergiversar los hechos ocurridos en la provincia española del Sahara  :   
 La agencia oficial MAP quiere convertir en incidente la ayuda prestada a un grupo de técnicos italianos en nuestro territorio. 
 ABC.    21/03/1961.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

MADRID, MARTES 21 DE MARZO DE 1961 - EJEMPLAR 1,50 PESETAS

ABC

DEPOSITO LEGAL - M. 13 – 1958

DIARIO ILUSTRADO AÑO QUINCUAGÉSIMO-CUARTO. NUM. 17.166 80 PAGINAS

EN MARRUECOS TRATAN DE TERGIVERSAR LOS HECHOS OCURRIDOS EN LA PROVINCIA

ESPAÑOLA DEL SAHARA

LA AGENCIA OFICIAL M. A. P. QUIERE CONVERTIR EN "INCIDENTE" LA AYUDA

PRESTADA A UN GRUPO DE TÉCNICOS ITALIANOS EN NUESTRO TERRITORIO

Continúa ignorándose la suerte de los once empleados petroleros capturados hace ocho días

Un portavoz del Ministerio español de Asuntos Exteriores ha salido al paso de ciertas informaciones

hechas públicas por la Agencia oficial marroquí de noticias M. A. P., con evidente propósito de crear

confusión y tergiversar los hechos denunciados por el Gobierno español sobre los preparativos bélicos

marroquíes que amenazan la provincia española del Sahara.

Las noticias distribuidas por la Agencia M. A. P. hablan de una imaginaria captura por fuerzas españolas

de un grupo de técnicos italianos que realizaban, actividades de prospección petrolífera en territorio

marroquí. En una información fechada en Rabat se da a tal "captura" el carácter de "represalia" española

por el secuestro, el pasado día 11, de un grupo de técnicos de diversas nacionalidades que trabajaban en

territorio español. Pero en otra información, que se hace proceder caprichosamente de Madrid, la misma

Agencia, contradiciéndose a sí misma y en flagrante y grotesca deformación de los hechos, llega a

asegurar que la captura de estos técnicos fue posterior a la supuesta detención de los italianos y que es una

"represalia" marroquí contra tal medida. • Alal El Passi ha recogido esta información en unas

declaraciones citadas por el "New York Times". Según el periódico, dicho dirigente del Istiqlal,

después de afirmar con su conocida obsesión imperialista que "el incidente es parte del movimiento de

liberación del Sahara para incorporarlo a Marruecos", aseguró que "antes de la desaparición de estos once

exploradores de petróleo una unidad española penetró al sur de Marruecos, en la provincia de Villa Bens,

y capturó cinco empleados de la compañía petrolífera italo-marroquí".

El portavoz del Ministerio español de Asuntos Exteriores desmintió categóricamente ambas versiones,

calificándolas de "sumamente tendenciosas y absolutamente falsas".

Como oportunamente informó la Prensa española a medida que se iban produciendo los hechos, el pasado

día 14, es decir, tres fechas después de que se advirtiese la desaparición del grupo de once técnicos que

trabajaban en territorio español, se presentó en el puesto situado en el campamento petrolífero del

incidente un "jeep" con cuatro italianos de la compañía petrolífera S. A. M. I. R. que realiza

prospecciones en la provincia marroquí de Tarfaya, y en la cual, como se sabe, tiene importante

participación la Agip Mineraria italiana, que dirige Mattei. Los técnicos italianos declararon que se

dirigían de Tantán a Puerto Cansado y que, debido al mal tiempo, temieron despistarse. Por estar

agotando sus reservas de gasolina, decidieron penetrar en territorio español para pedir ayuda.

Las autoridades españolas facilitaron el inmediato regreso de estos técnicos a Marruecos. Se prefirió

hacerlo vía Canarias para su propia seguridad, ya que la reciente desaparición del otro grupo de técnicos y

la inhibición absoluta de las autoridades marroquíes demostraban la inseguridad de un regreso por el

mismo camino. En consecuencia, el mismo día 14, los técnicos italianos fueron acompañados hasta El

Aiun, de donde salieron por vía aérea para Las Palmas, ciudad en que inmediatamente se hizo cargo de

ellos el cónsul italiano. El día 16. una avioneta de la Compañía Agip, que llegó a Las Palmas con esta

finalidad, les trasladó a Marruecos.

A la vista de estos hechos no puede hablarse de "captura" o "medida de represalia", como lo hace la

Agencia marroquí M. A. P, queriendo convertir en incidente lo que en realidad fue un servicio prestado

con toda diligencia y eficacia a quienes habían pedido ayuda. No es éste el caso, por desgracia, de los

técnicos de nacionalidad canadiense, francesa, norteamericana y española que a los ocho días de su

desaparición continúan cautivos en algún lugar de Marruecos.

 

< Volver