Hassan II se ha puesto las babuchas de su padre     
 
 ABC.    23/03/1961.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

«HASSAN II SE HA PUESTO LAS BABUCHAS DE SU PADRE»

Comentario de "L´Aurore".

París 22. El periódico parisiense "L´Aurore", en uno de sus últimos números, publica un interesante

estudio sobre la situación actual de Marruecos. Bajo el título "Hassan II se ha puesto las babuchas de su

padre", el periódico dice, entre otras cosas, lo siguiente:

"Hassan II es un notable comediante. Sus gestos y su actitud son estudiados. El sabe que sucede a un Rey

por el que las turbas sentían veneración e incluso sus adversarios respeto.

Reinando esté, las convulsiones de este país no habían sido nunca mas que superficiales. Se oía con

frecuencia en Marruecos esta frase: "Mientras que Mohamed V esté ahí..."

Desde luego, ya no está, y he aquí a Hassan II en su lugar. Y bien: estamos, en suma, en presencia de un

verdadero fenómeno de mimetismo. De la noche a la mañana, este joven ha logrado parecerse a su padre,

aunque sea de una estatura y de un tipo físicamente totalmente distintos. Su primera aparición en público,

el día de las exequias nacionales, dejó estupefactos a todas. Esta pequeña silueta, blanca, un poco

inclinada hacia adelante; sus dos brasas pendientes a lo largo del cuerpo, su rosario de oraciones entre los

dedos, era la imagen exacta, de Mohamed V. Vemos también a Mohamed cuando Hassan se sentó en el

trono, las manos posadas sobre las rodillas, como hacía su padre. La misma silueta, los mismos gestos, el

mismo Rey. Físicamente, la sucesión estaba asegurada. Las turbas pueden, pues, can toda tranquilidad,

transferir al hijo el amor que profesaban al padre. ¡Buena jugada!

Y, sin embargo, los dos hombres no eran lo mismo. El signo del nuevo Rey era de una autoridad

imperiosa, incluso brutal. Ello cuando los partidos políticos pretenden ocupar un puesto en la dirección de

los asuntos del país. A este Monarca, no se le habla desde hace unos días más que de democracia."

El periódico sigue diciendo que se exige al Rey una reforma ministerial inmediata y la creación de una

Constitución en tres meses. Se ve claro el pesado pasivo de la herencia real que pesa sobre toda la vida

política marroquí.—Efe.

 

< Volver