Autor: López de la Torre, Salvador. 
 Santa Isabel de Fernando de Poo. 
 La gran mayoría de la población guineana es favorable a la ley de autonomía votada en las Cortes Españolas  :   
 Sin embargo, los partidarios de una Federación con el Camerún gozan de amplia libertad de expresión. 
 ABC.    13/12/1963.  Página: 63. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

ABC, MADRID, VIERNES 13 DE DICIEMBRE DE 1963

SANTA ISABEL DE FERNANDO POO

LA GRAN MAYORÍA DE LA POBLACIÓN GUINEANA ES FAVORABLE A LA LEY DE

AUTONOMÍA VOTADA EN LAS CORTES ESPAÑOLAS

Sin embargo, los partidarios de una Federación con el Camerún gozan de amplia libertad de expresión

SEGÚN EL CENSO ELECTORAL, TIENEN DERECHO A VOTO 126.378 CIUDADANOS

Santa Isabel 12. (Crónica telegráfica de nuestro enviado especial.) El fundamental empeño de las

autoridades españolas de Guinea es que la consulta electoral del próximo domingo se realice en perfectas

condiciones de libertad. Desde el gobernador general, almirante Núñez, hasta el último funcionario de la

Administración, todos procuran ofrecer las máximas garantías de irreprochable lealtad democrática a un

referéndum cuya principal virtud es que refleje con toda limpieza el pensamiento de los hombres de este

pueblo.

Según el censo electoral, de los 245.989 habitantes de la región ecuatorial, tendrán derecho a voto

126.378 ciudadanos por haber cumplido los veintiún años, según ha fijado la norma que convoca la

consulta.

Sobre este censo electoral convendrá analizar los resultados del referéndum.

España ha tenido la honestidad de realizar en la práctica los preceptos teóricos de su convocatoria

electoral, y tanto la libertad de expresión como la de reunión se han garantizado impecablemente.

Permítame el lector añadir que después de muchos años como corresponsal, tenga una cierta experiencia

en consultas electorales africanas y europeas y pueda decir ahora que el clima electoral de Guinea ofrece

todas las garantías imaginables para un correcto entendimiento del juego democrático. Y esta opinión la

comparten enteramente los propios líderes políticos que ahora mismo se encuentran instalados en Guinea,

haciendo con toda libertad su propia campaña.

Ante el acontecimiento del regreso de los líderes, acogidos liberalmente por España, constituye, a mi

juicio, uno de los factores capitales que permiten entender el proceso electoral de Guinea.

PRESENCIA DE LOS POLÍTICOS GUINEANOS

Algunos personajes políticos guineanos habían decidido ausentarse por varias razones, en la mayoría de

los casos estrictamente personales. Pero vamos a dejar la "petite histoire" de cada uno en el secreto de la

caballerosidad. La realidad es que todo viajero hacia los países limítrofes de Guinea consideraba

infinitamente más provechoso presentarse como exiliado que como simple abogado sin pleitos, o con

disgustos íntimos. Sin ser alto su número, había unos centenares pululando por el exterior de las fronteras

guineanas.

El gobernador general, almirante Núñez, se dirigió a todos ellos prometiéndoles la seguridad personal si

regresaban, y, prácticamente, la inmensa mayoría escucharon la oferta de la primera autoridad española

en el territorio. Naturalmente, un pequeño grupo continúa en acción recalcitrante al exterior de los

territorios, pero más de trescientos han regresado a la Guinea ecuatorial. Y entre ellos, dos políticos que

gozan ahora mismo de la más completa libertad: Bonifacio Ondo y Jaime Nseng.

Esta mañana he charlado largamente con Jaime Nseng, antiguo secretario adjunto del partido nacionalista,

Idea Popular de la Guinea ecuatorial, cuya sigla I. P. G. E. ha fusionado las diversas y múltiples

tendencias en que se atomizaban los escasos elementos exiliados. Jaime Nseng es un muchacho muy

joven, sumamente listo y con apariencia de sincero. Después de una larga ausencia, Jaime Nseng ha

aceptado lealmente, la lealmente ofrecida libertad que le brindaba el gobernador español y puedo asegurar

que nadie obstaculiza su actividad política. Jaime Nseng cree que todo el mundo debe acudir a las urnas y

no seríamos nosotros quienes cometiésemos la impertinencia de preguntarle cómo votará.

La libertad que España le ha ofrecido es para que decida ante su conciencia el sentido positivo o negativo

de su propio voto. Lo único que puedo asegurar es que tanto Jaime Nseng como otros muchos regresados

al territorio para votar piensan hacerlo con seguridad y con libertad. A mí, como español, es lo único que

verdaderamente me interesa: que hayan vuelto para votar y que puedan hacerlo como hombres libres.

LAS DOS TENDENCIAS ELECTORALES

Bonifacio Ondo, antiguo alcalde de Evinayong, el Ayuntamiento que ocupa casi geométricamente el

centro exacto del territorio de Río Muni es, con mucha diferencia, el elemento más valioso del grupo

capitaneado por Atanasio Ndongo. También Bonifacio Ondo ha elegido el camino del regreso, y a estas

horas desarrolla con entera libertad su campaña electoral en Río Muni, en el interior del Movimiento

Nacional de Unión que pretende borrar las diferencias que los diversos grupos políticos del exterior

intentaban trazar entre los habitantes de la Guinea ecuatorial.

En realidad, el panorama político de la consulta electoral se descompone en dos elementos: una gran

mayoría que considera la ley de Autonomía administrativa votada en las Cortes como un elemento

positivo y conveniente para el futuro de los territorios, al que se ha sumado la fracción más importante

que actuaba en el exterior y un grupo recalcitrante que predica la respuesta negativa en el referéndum para

realizar una fusión federal con la República del Camerún. Reducidas las cosas a sus realidades más

simples, podríamos decir que el domingo se enfrentarán en las urnas los partidarios de la autonomía

administrativa y de la progresiva negociación con España en la futura dependencia y los partidarios de

una asimilación de los territorios a la vecina República del Camerún. Y conste que no consideramos con

esto que exista complicidad entre las autoridades oficiales del Camerún y este grupo de pancamerunistas.

La conducta oficial del Camerún, al menos en su escuela nacional, está libre de toda sospecha. Que

determinados elementos quieran la federación, es otra cosa diferente. Idéntica neutralidad oficial

proclama y cumple en los hechos el vecino país de Gabón, cuyo comportamiento sólo merece elogios de

nuestra parte,—Salvador LÓPEZ DE LA TORRE.

 

< Volver