Bases sobre el régimen autónomo de la Guinea Ecuatorial que serán sometidas a referéndum     
 
 ABC.    15/12/1963.  Página: 79-80. Páginas: 2. Párrafos: 40. 

BASES SOBRE EL RÉGIMEN AUTÓNOMO DE LA GUINEA ECUATORIAL QUE SERÁN

SOMETIDAS A REFERÉNDUM

Las líneas principales de las bases sobre régimen autónomo de la Guinea Ecuatorial, que hoy serán

sometidas a referéndum en aquellos territorios son las siguientes:

La Guinea Ecuatorial gozará de un régimen de autonomía regulado por la presente ley de Bases y por las

normas que conforme a ella se dicten.

Los nacionales naturales de Fernando Poo y Rio Muni tienen los mismos, derechos y deberes reconocidos

a los demás españoles por las leyes fundamentales.

El derecho de representación en Cortes queda garantizado como hasta el presente.

Las leyes de la nación, antes de su entrada en vigor en la Guinea Ecuatorial, serán examinadas por la

Asamblea General, la que informará sobre la introducción y aplicación de aquéllas, proponiendo,

en su caso, al Gobierno las normas especiales de adaptación que se estimen necesarias.

La Guinea Ecuatorial estará exenta da contribuir por ningún concepto a las atenciones del Estado, y

dispondrá de su propio presupuesto general de ingresos y gastos.

Los gastos ocasionados por la Administración de Justicia y las Fuerzas Armadas, así como los de la

Comisaría General, serán sufragados con cargo a los Presupuestos Generales del Estado.

En tanto el Estado subvencione en forma directa o indirecta la economía de la Guinea Ecuatorial, su

presupuesto será sometido anualmente a la aprobación de las Cortes Españolas.

LA ASAMBLEA GENERAL Y EL CONSEJO DE GOBIERNO

El gobierno y la administración de la Guinea Ecuatorial tendrá carácter representativo y estará

encomendado a una Asamblea General y a un Consejo de Gobierno.

La Asamblea General estará constituida por la reunión conjunta de las Diputaciones de Fernando Poo y

Río Muni.

El Consejo de Gobierno estará constituido por un presidente y ocho consejeros, cuatro de Fernando Poo y

cuatro de Río Muni.

El presidente del Consejo de Gobierno será nombrado por decreto, a propuesta en tema del Consejo de

Gobierno.

Los ocho consejeros serán elegidos por la Asamblea y nombrados, a propuesta de ésta, por decreto.

El presidente y consejeros del Consejo de Gobierno responderán de sus actos ante la Asamblea General

en la medida de la competencia de ésta y ante el Gobierno de la nación.

El mandato del Consejo de Gobierno y de su presidente será de cuatro años, procediéndose a nueva

designación al término del plazo de renovación total de las Diputaciones.

Corresponde a la Asamblea General:

Elaborar, por propia iniciativa o a propuesta del Consejo de Gobierno, normas jurídicas aplicables al

ámbito territorial, como complemento y desarrollo de las leyes.

Aprobar el presupuesto general de ingresos y gastos elaborado por el Consejo de Gobierno.

Solicitar, por mayoría de dos tercios, las modificaciones de la legislación vigente.

Será competencia del Consejo, de Gobierno:

Ejercer las funciones de la administración autónoma y de las que en la actualidad competen al gobernador

general, a excepción de las que se asignen al comisario general.

Remitir a la Asamblea General, para su consideración, los proyectos de disposiciones que estime

necesarios.

Elaborar el proyecto anual del presupuesto general de ingresos y gastos.

Velar por la ejecución de los acuerdos adoptados y de las normas jurídicas aprobadas por la Asamblea

General dentro de la esfera de su competencia.

En cada uno de los territorios de Fernando Poo y Río Muni existirá un gobernador civil nombrado por

decreto a propuesta, en terna, del Consejo de Gobierno.

Las Diputaciones, los Ayuntamientos y las Juntas vecinales se organizarán con arreglo a los principios de

carácter representativo orgánico.

Para poder ser elegido miembro de cualquier Corporación será preciso reunir la condición de nacional

avecindado del territorio a que corresponda.

EL COMISARIO GENERAL

El Gobierno de la nación está representado por un comisario general, nombrado por decreto, que tendrá

las siguientes atribuciones:

Coordinar la administración autónoma con la administración central y asesorar al Consejo de Gobierno en

el desempeño de su función.

Ostentar, por delegación del Gobierno de la nación, las facultades que a éste corresponden.

Velar por la integridad del territorio y el orden público, con cuya finalidad dependerán de él, a todos los

efectos, las Fuerzas Armadas. Dichas facultades, en cuanto al mantenimiento del Orden Público, las podrá

delegar el comisario general en el respectivo gobernador civil en el tiempo, forma y alcance que estime

oportuno.

Asumir las relaciones con cualquier autoridad ajena a la Guinea Ecuatorial.

LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA

La Administración de Justicia estará exclusivamente a cargo de órganos judiciales, que actuarán con

independencia absoluta de los gubernativos.

Se establecerá un Tribunal Superior que tendrá la competencia atribuida por las leyes a las Audiencias

Territoriales y al Tribunal Central de Trabajo, con el fin de que sus decisiones tan sólo sean impugnables,

mediante los recursos procedentes, ante el Tribunal Supremo de la nación.

El nuevo régimen autónomo que por esta ley se establece entrará en vigor a partir del 1 de enero de 1964,

tan pronto como, efectuadas elecciones para la designación de Juntas Vecinales, Ayuntamientos y

Diputaciones, queden constituidos la Asamblea General y el Consejo de Gobierno de la Guinea

Ecuatorial.

En el plebiscito de mañana la votación se efectuará secretamente y por papeleta. La papeleta será de color

blanco, ajustada a modelo oficial, y sólo contendrá impresa la frase interrogativa: "¿Ratifica con su voto

las bases sobre régimen autónomo de la Guinea Ecuatorial, aprobadas por las Cortes Españolas en 28 de

noviembre de 1963?". y a continuación un espacio para poner las palabras Sí o No.

Se tendrán por nulas y no serán computadas en el escrutinio las papeletas que no se ajusten a las

características señaladas en el párrafo anterior.

ABC. DOMINGO 15 DE DICIEMBRE DE 1963. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PÁG. 80.

 

< Volver