Autor: López de la Torre, Salvador. 
 Santa Isabel de Fernando Poo. 
 Guinea Ecuatorial ha votado sí al proyecto de ley de régimen autónomo  :   
 En Fernando Poo las papeletas negativas superaron en cerca de dos mil a las afirmativas. 
 ABC.    18/12/1963.  Página: 71-72. Páginas: 2. Párrafos: 11. 

ABC. MIÉRCOLES 18 DE DICIEMBRE DE 1963. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 73.

Sistema edificado por la Ley de Bases corresponde al de una autonomía interna referida a los asuntos

administrativos guardando España la custodia del orden público y de la defensa de la integridad

territorial.

VENTAJAS DE LA VOTACIÓN AFIRMATIVA

La diferencia es notable con la situación que ha venido rigiendo hasta aquí. En el criterio de los hombres

guiñéanos, este sistema de autonomía servirá para entrenar en las tareas políticas más sencillas a los

mejores de entre ellos. La autonomía se considera como una fase en el proceso de alcanzar la

independencia, que la población desea cubrir lo más rápidamente posible. Pero si el pueblo guineano,

votando con entera libertad como ha votado, hubiese rechazado el proyecto actual, las cosas podían haber

seguido diversos caminos. Momentáneamente, como ha dicho el señor Carrero Blanco, y es de pura

lógica, Guinea Ecuatorial hubiese continuado sometida a la ley de 1959, que establecía el Estatuto de

Provincias. Pero también es de pura lógica admitir que su situación hubiese podido prolongarse in-

definidamente.

Por otro lado, concebido el Plan de Desarrollo en función de una situación de autonomía administrativa,

España estaría forzada a reconsiderar sus proyectadas inversiones, puesto que moralmente al rechazar el

proyecto sería preciso buscar otro sistema que instrumentase el derecho de autodeterminarse que España

respeta escrupulosamente. Los 1.600 millones de pesetas previstos en el Plan de Desarrollo hubiesen

quedado suspendidos, y ese argumento ha sido empleado frecuentemente por los propagandistas del voto

afirmativo para convencer al cuerpo electoral.

Por otro lado, el mercado preferencial que España ofrece a los productos regionales, como el café y el

cacao, hubiese sido también reconsiderado, ya que España paga 30 pesetas más de los precios

internacionales por kilo de café guineano y 10 pesetas mas por kilo de cacao, sumando ambas partidas

casi 500 millones de pesetas anuales, que los españoles regalamos literalmente a estas poblaciones en

nuestra ayuda por elevar el nivel de vida, incluso olvidando que 20 provincias españolas tienen una renta

individual inferior a la de Fernando Poo. En orden a las inversiones privadas, está claro que nadie

pensaría instalarse en una región cuyo destino quedaba envuelto en las nieblas de la más oscura

incertidumbre. Así, las consecuencias de un voto negativo hubiesen sido muy graves para Guinea. Pero

también el carácter que ha ofrecido la votación, con una cantidad de votos negativos muy importante,

haría sumamente aconsejable que la puesta en práctica de las nuevas instituciones se realizase con un

criterio de inteligente flexibilidad y de clara conciencia del ritmo acelerado con que vive hoy en todo el

Continente el hombre africano.

ÚLTIMOS RESULTADOS CONOCIDOS

Los resultados conocidos a última hora de la noche ofrecen una victoria de votos afirmativos en el distrito

de Ebebiyin, con una ventaja aproximada de 1.500. Resultado que encierra por lo menos cierta sorpresa,

porque Ebebiyin constituía uno de los focos más fuertes de la oposición. Será muy interesante conocer los

detalles de este escrutinio parcial, que recoge justamente la población más alejada del territorio de Río

Muñí. Puerto Iradier, igualmente, ha realizado el balance electoral con una victoria de los votos

afirmativos de 3.500 votos de diferencia. Niefang, en cambio, y más conforme con el pronóstico que el

inesperado de Ebebiyin, ha dado la victoria a los adversarios del proyecto con una diferencia de 4.000

votos. Faltan datos del decisivo distrito de Micomeseng, pero conociendo la amplitud de su colegio

electoral, podría decirse que la ventaja en favor de los votos afirmativos se conservará hasta el final del

escrutinio, aunque, naturalmente, el margen favorable se sitúe alrededor del 10 por 100 de votantes, cifra

que indica hasta qué punto ambas tendencias han reñido una competencia extremadamente cerrada. —

Salvador LÓPEZ DE LA TORRE.

 

< Volver