Autor: Laredo, Claudio. 
 Tánger. 
 Hassan II confirma la intención del presidente De Gaulle de crear un eje vertical París-Madrid-Rabat  :   
 El soberano reconoce que Franco tiene razón al pensar que los problemas comunes deben resolverse en una atmósfera propicia. 
 ABC.    30/04/1964.  Página: 59. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

ABC. JUEVES 30 DE ABRIL DE 1964.

HASSAN II CONFIRMA LA INTENCIÓN DEL PRESIDENTE DE GAULLE DE CREAR UN «EJE

VERTICAL» PARIS-MADRID-RABAT

EL SOBERANO RECONOCE QUE FRANCO TIENE RAZÓN AL

PENSAR QUE LOS PROBLEMAS COMUNES DEBEN RESOLVERSE

EN UNA ATMOSFERA PROPICIA

Interesantes declaraciones del Rey de Marruecos al "New York Times"

Tánger 29. (Crónica de nuestro corresponsal, por telégrafo.) Cuando hace unos meses Hassan II vio a De

Gaulle en París, el general le habló de un "eje vertical" que podría agrupar Francia, España y Marruecos.

Lo confirma el propio soberano marroquí en unas declaraciones hechas al "New York Times", y que hoy

publica el gran diario norteamericano.

Durante la histórica entrevista de Barajas, los dos Jefes de Estado estuvieron de acuerdo en que "un buen

ambiente es condición indispensable para cualquier negociación". Hassan II reconoce que "Franco tiene

razón al pensar que los problemas comunes deben resolverse en una atmósfera propicia".

El monarca no ve ningún motivo que impida a un sistema monárquico dirigir con éxito un Estado africano

subdesarrollado. Hay muchas Monarquías sin Rey y autócratas dotados de más poder que un Rey. Las

ideologías políticas no deben ser artículo de exportación. El hecho de que un sistema tenga éxito en un

país, no garantiza que lograra el mismo resultado en otro punto. Hassan II no ve ninguna contradicción

entre la Monarquía y el socialismo. Refiriéndose a ciertos socialismos de otras capitales árabes, el

Soberano cree que se proponen, ante todo, "empobrecer a los ricos, mientras nosotros preferimos enri-

quecer a los pobres".

El periodista cree que alude el Rey a Argel y El Cairo.

"Yo también soy socialista, pero quiero ser eficaz", agregó Hassan II.

Al referirse a la guerra con Argelia, dijo Hassan II: "Cuando nos atacaron, los argelinos intentaban

claramente hacernos cambiar de régimen e imponernos el de ellos. Les habían dicho que nuestra

Monarquía estaba quebrantada y que se desmoronaría fácilmente. El coronel Bumedien, jefe de las

Fuerzas argelinas, creía que su revolución, como la de Nasser, debía extenderse para sobrevivir. El propio

Ben Bella reconoció que la guerra era un problema de regímenes. El asunto ha terminado y Marruecos no

trata ahora de modificar su política de no alineamiento."

Respecto a la política mogrebí, Hassan II cree que una diplomacia prudente acabará, tarde o temprano,

por permitir una cooperación económica en el marco del Mogreb: Argelia, Túnez, Marruecos y Libia.

Ello hará posible a estos países ofrecer un frente común para pedir su asociación al Mercado Común

Europeo.

Hassan II recuerda luego que Marruecos es país esencialmente agrícola y hay que desarrollar el nivel de

vida de los agricultores para crear un mercado interior abierto a la producción industrial del reino.

El "New York Times" encuentra que en un África turbulenta, Hassan II es uno de los pocos jefes de

Estado que no se embriaga con "slogans" demagógicos y que habla con palabras que sorprenden por su

sensatez.

La gran revista "Jeune Afinque" se pregunta en su último número, llegado hoy aquí, si Franco hará una

visita a Hassan II. Recuerda que cuando el nueva embajador de España presentó sus credenciales al Rey,

éste le expresó toda la satisfacción con que acogería una visita oficial del Jefe del Estado español.

Subraya que las relaciones entre España y Marruecos son sobremanera cordiales, particularmente desde la

entrevista en Barajas. La colaboración se ha estrechado mucho en estos últimos meses con la visita de

varios ministros, y hoy abarca la industria, la información, el turismo y la artesanía.—Claudio LAREDO.

 

< Volver