Marruecos     
 
 Informaciones.    24/02/1973.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

MARRUECOS

Marruecos prosigue su escalada de suspense en torno a la ampliación de sus aguas jurisdiccionales hasta

las setenta millas en materia de pesca. Primero fue el rumor (indudablemente cierto) de la existencia de

un decreto real que establecía la ampliación. Ahora se asegura que no hace una semana que el Rey Hassan

II ha estampado su firma en el decreto. Falta (tercer acto) el sello real y, en última instancia, su pública

difusión.

España permanece expectante a que el decreto sea hecho público, con el lógico malestar ante esta

decisión unilateral, dudosamente jurídica y realizada en el ínterin de dos tandas de conversaciones

bilaterales sobre un nuevo convenio de pesca. Parece obvio que Marruecos —que ha practicado hasta

ahora una política de represalias sobre nuestros pesqueros— procede a «escalar» su presión sobre España

en materia pesquera con esta ampliación de aguas. Busca Rabat la financiación española de pesquerías en

su territorio y mayor asistencia técnica y financiera para dotarse de una moderna flota de pesca.

Marruecos desearía, de otra parte, reducciones en nuestras barreras arancelarias, para vendernos pescado

(carece de mercado interior).

Marruecos, como país subdesarrollado, necesita aprovechar integralmente sus recursos piscícolas. España

ya ha ofrecido su ayuda, y sin duda, en conversaciones bilaterales «sin presión», esa ayuda sería

aumentada a satisfacción de ambas partes. Lo que no parece tan equitativo es que buques españoles con

pabellón marroquí pesquen dentro de las setenta millas, las capturas se preparen o transformen en

factorías levantadas por España en Marruecos y luego el producto nos sea vendido con facilidades

aduaneras.

Marruecos acaba de apresar a otro pesquero español a 17 millas de su costa (fuera de las 12 millas

jurisdiccionales), y unidades de nuestra Armada han tenido que prestar socorro a otros buques en

dificultades técnicas para sacarlos de la «zona de apresamiento».

 

< Volver