Una patrullera marroquí disparó contra pesqueros españoles  :   
 Y se llevó como rehenes siete tripulantes. 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Una patrullera marroquí disparó contra pesqueros españoles

CÁDIZ, 22. (Resumen de LOGOS.)—Tres pesqueros españoles han logrado huir, tras haber sido

apresados por una patrullera marroquí y conducidos a Kenitra. La patrullera, que disparó por lo menos

contra uno de los barcos españoles, se llevó como rehenes a los tres patrones y a cuatro marineros.

Se trata de los pesqueros «Puerto de Santa Pola», con base en Santa Pola (Alicante); «Jaime Senabre» y

«Noroeste», los dos con base en Cádiz. Estaban faenando cuando se vieron sorprendidos por la lancha de

Marruecos.

Y SE LLEVO COMO REHENES A SIETE TRIPULANTES

En el apresamiento la lancha marroquí disparó contra los pesqueros españoles. Concretamente en el barco

«Noroeste» se aprecian dos impactos de bala, uno en la puerta de hierro que da a las cámaras y otro en el

Interior del puente a la altura de un hombre. Esto quiere decir que si el patrón hubiera estado en aquel

momento en su puesto podía haber sido víctima del suceso. Se sabe también que los tripulantes de este

barco fueron agredidos por los marroquíes con armas.

Los guardias marroquíes intimidaron a los pesqueros y subieron a bordo de los mismos. Lo primero que

hicieron fue llevarse como rehenes a los tres patrones de los barcos, don Manuel Verdú Pérez, don

Urbano Costa y don Pedro Vidal Seíja. También se llevaron los roles de las embarcaciones y cortaron los

hilos de la telefonía. De paso se llevaron los micrófonos para evitar toda comunicación. Una vez llevada a

cabo esta operación —y ya los barcos españoles sin sus capitanes—, les ordenaron que pusieran rumbo a

Tánger o a Casablanca. Uno de los marroquíes se quedó al timón de uno de los pesqueros. Con una mano

manejaba el timón y con la otra sostenía una metralleta. Los barcos embarrancaron frente a Kenitra. La

patrullera marroquí se fue entonces a puerto a pedir un remolcador y se llevó a bordo además de a los tres

patrones a otros cuatro pescadores: los tres hermanos Gutiérrez Golerl y el señor Mortave Torrecilla.

Con la pleamar, el «Noroeste» flotó. La tripulación no se lo pensó dos veces y puso rumbo a Cádiz a toda

máquina. Los otros dos barcos hicieron lo mismo. Viraron en redondo y emprendieron la huida, sin que la

patrullera marroquí pudiera hacer nada por detenerlos, ya que estaba en puerto con los rehenes. Los

cuatro marineros son gaditanos.

 

< Volver