Nota de la Oficina de Información Diplomática. 
 La Asamblea General del Sahara reitera su adhesión al proceso de autodeterminación  :   
 Ha tenido conocimiento del proyecto de Estatuto preparado por España, en el que se consagra el principio de mutua colaboración para hacerla realidad. 
 ABC.    13/07/1974.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

MADRID, SÁBADO 13 DE JULIO DE 1974 - NUM. 21.306 OCHO PESETAS

ABC

DIRECTOR: TORCUATO LUCA DE TENA DEPOSITO LEGAL; M - 13 - 1958 - 120 PAGS.

NOTA DE LA OFICINA DE INFORMACIÓN DIPLOMÁTICA

LA ASAMBLEA GENERAL DEL SAHARA REITERA SU ADHESIÓN AL PROCESO DE

AUTODETERMINACIÓN

Ha tenido conocimiento del proyecto de Estatuto preparado por España, en el que se consagra el principio

de mutua colaboración para hacerla realidad

CON SUS CAMPAÑAS REIVINDICADORAS, MARRUECOS IGNORA LAS RESOLUCIONES DE

LAS NACIONES UNIDAS, DE LA ORGANIZACIÓN DE LA UNIDAD AFRICANA Y DE LA

CONFERENCIA DE PAÍSES NO ALINEADOS

El Gobierno español ha informado a los embajadores de Argelia, Mauritania y Marruecos de la próxima

promulgación del estatuto sobre el Sahara

La Oficina de información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores hace público el siguiente

comunicado:

«La Asamblea General del Sahara, reunida en sesión extraordinaria los días 4, 5 y 6 del corriente mes de

Julio, ha expresado, una vez más, su voluntad de que prosiga el proceso evolutivo del territorio hacía la

autodeterminación de la forma que determinen los propios saharauis. Dicha Asamblea tomó

conocimiento, en esa ocasión, del proyecto de Estatuto preparado por el Gobierno español en el que se

consagra el principio de la mutua colaboración entre España y el pueblo saharaui para llevar a cabo dicho

proceso salvaguardando la libertad e integridad del Sahara y atribuyendo a los saharauis la

responsabilidad en la administración de su propio territorio.

En dicho Estatuto se recogen y desarrollan las bases presentadas por la Asamblea Gañeral Saharaui el 20

de febrero de 1973, aprobadas por el Jefe del Estado en carta a dicha Asamblea de 6 de marzo del mismo

año y ratificadas también por éste el 21 de septiembre último al renovarse la legislatura de la citada

Corporación. El Jefe del Estado, en esa ratificación, sancionada por él después de aprobada en Consejo de

Ministros, confirma el compromiso histórico del Estado español de proseguir con el mayor impulso

posible el desarrollo económico y social del territorio, reconociendo al pueblo saharaui la propiedad de

sus recursos naturales y los beneficios de su explotación y afirmando que la aceptación por la Asamblea

General del Sahara de las citadas bases, así como el desarrollo de las mismas en forma articulada en el

correspondiente Estatuto, que deberá ser aprobado por ley, no sustituye ni menoscaba el derecho de la

población saharaui a la autodeterminación de su futuro, del que esta nueva etapa es preparación necesaria.

Por su parte, la Asamblea General de las Naciones Unidas, en sucesivas resoluciones, estableció que el

pueblo saharaui tiene derecho a su autodeterminación e independencia. El reino de Marruecos, al votar a

favor de estas resoluciones, aceptó tal doctrina.

Desde el pasado mes de mayo se viene desarrollando en Marruecos una intensa campaña de

reivindicación del Sahara a través de discursos, declaraciones y comunicados, que ignoran tanto las

citadas resoluciones de las Naciones Unidas como las de la Organización de la Unidad Africana y de la

Conferencia en la Cumbre en los países no alineados sobre el respeto del principio a la

autodeterminación.

El Gobierno español, por medio de su ministro de Asuntos Exteriores, informó, durante los días 2 y 3 del

presente mes, a los embajadores de Argelia, Mauritania y Marruecos en Madrid, de la próxima

promulgación del Estatuto, así como de los principios generales que lo informan.

España, pues, contrario que se dice en algunos medios del extranjero, no inicia ahora una nueva política

en el territorio del Sahara, sino que sigue garantizando, de acuerdo con su historia y con el compromiso

adquirido ante las Naciones Unidas, el futuro de dicho territorio, que será determinado, en su momento,

exclusivamente por la libre voluntad del pueblo saharaui.»

 

< Volver