Después de siete siglos. 
 Los musulmanes volvieron a orar en la mezquita de Córdoba     
 
 Informaciones.    14/09/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

DESPUÉS DE SIETE SIGLOS

LOS MUSULMANES VOLVIERON A ORAR EN LA MEZQUITA DE CÓRDOBA

CÓRDOBA, 14. (CIFRA.)— Uno de los actos más importantes del I Congreso Islamo-cristiano, que

actualmente se desarrolla en esta capital, la oración musulmana de los viernes o "salat", volvió a

celebrarse ayer en el "mihrab" de la mezquita-catedral, tras un intervalo de siete siglos, ya que no tenía

lugar en Córdoba desde el año 1236.

El anuncio de la ceremonia había despertado la curiosidad de los cordobeses, y a la una de la tarde, hora

anunciada para el comienzo del afilo, se congregaron numerosas personas en torno a la mezquita-catedral.

Sin embargo, a esa hora fueron cerradas las puertas del templo, incluso las del patio de los Naranjos, y

después una comisión de canónigos del Cabildo catedral fue permitiendo el acceso por una de las puertas

—la llamada del Arco de Bendiciones— solamente a los congresistas y a un gran número de musulmanes

que habían llegado a Córdoba desde diversos países árabes.

En un avión especial llegaron desde Madrid los embajadores de Egipto, Argelia, Líbano, Arabia Saudí,

Irak y Jordania, quienes igualmente estuvieron presentes en el acto, al que también asistieron el cardenal

Duval, arzobispo de Argel, y los obispos de Oran y de Córdoba.

Cientos de musulmanes se despojaron de su calzado y sobre la alfombra colocada al efecto hicieron la

oración de los viernes o "salat", la cual consta de cinco partes. La primera es la purificación, ya que, como

se sabe, el musulmán ha de llegar a la oración con los sentidos limpios, la cara y la cabeza lavadas y lo

mismo las manos y los pies. Ayer, esta ceremonia de ia purificación la hicieron de forma privada en sus

hoteles respectivos.

En segundo lugar se leyó un pasaje del Corán. Estaba previsto que esta lectura la hiciese un representante

palestino, pero los musulmanes optaron después por escuchar una grabación en cinta magnetofónica con

la voz de Abdelaziz al Desamaz, considerado como uno de los cantantes religiosos más destacados del

mundo islámico.

En tercer lugar se celebraría el "Al-Adán" o "llamamiento", que consiste en una llamada a los

musulmanes para hacer oración: "Dios es único, venid al salat". Inmediatamente después dio comienzo la

"jotba" o conferencia religiosa, que estuvo a cargo del ministro Jordano de Asuntos Religiosos, Abdelaziz

Khayar, y versó sobre un tema religioso - espiritual que fue escuchado por todos los musulmanes en

medio de un profundo silencio.

Finalmente, en quinto lugar, se entró en la "salat" propiamente dicha. Los musulmanes se dirigieron en fi-

la a la pared del "mihrab" de la mezquita, orientada hacia la Meca. Con diversas inclinaciones, primero

leves y progresivamente más profundas, fueron elevando sus oraraciones en lengua árabe: "Dios es

grande, Dios es alto, Dios es único". Luego se inclinaban aún más, hasta tocar el suelo con la frente. Esta

ceremonia es la de adoración a Dios, y, por último, cada musulmán fue saludando a derecha e izquierda,

pronunciando todos las palabras: "La paz sobre todos vosotros".

Finalizada la ceremonia religiosa, el alcalde de Córdoba, señor Álarcón, invitó a un almuerzo a los

embajadores árabes presentes en la oración. Por la tarde, en la Diputación Provincial, continuaron las

sesiones de trabajo del Congreso Islamo-cristia-no. Se abordó el tema "Crisis de fe y experiencias de

educación de la misma en el cristianismo y en el Islam".

Por la noche, los congresistas visitaron la mezquita-catedral.

14 de septiembre de 1974

 

< Volver