Expectación en torno al 1001     
 
 Informaciones.    02/02/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

EXPECTACIÓN EN TORNO AL «1.001»

MADRID, 11. (INFORMACIONES.)—Una gran expectación rodea el «Proceso 1.001» iniciado hoy en

el Tribunal Supremo. La sala estaba totalmente llena de público: informadores nacionales y extranjeros,

representantes de la C.G.T. francesa, de la Federación Sindical Mundial, vicealcalde de la ciudad de

Nueva York..., en tanto que una larga cola estaba formada a la entrada de la Sala en espera de poder

asistir a la vista del recurso. El turno de la defensa fue abierto por el señor Ruiz Giménez, quien, en

defensa del señor Camacho, alegó quebrantamiento de forma por denegación de diligencias de prueba,

por no exponerse en la sentencia recurrida clara y terminantemente los hechos que se consideran probados

y al haberse introducido conceptos jurídicos que por su carácter imp1ican predeterminación del fallo, al

afirmar que los miembros de las llamadas Comisiones Obreras tratan de conseguir por la fuerza la

mutación de la actual estructura estatal. Destacó el defensor el carácter no violento de la acción de estas

Comisiones, reconocido —afirmó— en la jurisprudencia del Tribunal Supremo, en la que no son

calificadas de asociaciones subversivas de carácter violento.

Sobre los fundamentos de infracción de ley, el señor Ruiz Giménez alegó aplicación indebida de los

artículos 1723.º y 1733.º del Código Penal sobre el delito de asociación ilícita y alegó infracción de ley

por aplicación indebida del párrafo tercero del número uno del artículo 174 del mismo Código, en el que

se agrava la situación de los que son considerados directores de asociaciones, revelancia que en las

Comisiones Obreras, afirmó no obstentaba su patrocinado.

Actuó a continuación con Marcial Fernández, en representación de don Nicolás Sartorius, quien abundó

en la misma argumentación hecha por el señor Ruiz Giménez, y seguidamente, don Adolfo Cuéllar, en

defensa de don Eduardo Saborido, quien negó carácter de dirigente de las Comisiones a su defendido,

para el que pidió la rebaja de la pena.

 

< Volver