Bergamín continúa obedeciendo al Partido Comunista  :   
 Carta de Julián Gorkin al intelectual francés Pierre Emmanuel. 
 ABC.    28/01/1964.  Página: 42. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

LA MAÑANA. PAG. 42.

«BERGAMÍN CONTINUA OBEDECIENDO AL PARTIDO COMUNISTA»

Carta de Julián Gorkin al intelectual francés Fierre Emmanuel

Roma 27. El conocido dirigente troskista español en el exilio Julián Gorkin ataca, a través de varios

artículos publicados en la Prensa italiana, la aureola de "intelectual católico" con que han pretendido

presentar ciertos órganos de la extrema izquierda a José Bergamín, al que acusa claramente de ser un

agente pagado por Moscú desde los tiempos de la guerra civil española.

Refuerza su acusación Julián Gorkin, quien, junto con Salvador de Madariaga, dirige en París la

publicación de los cuadernos del "Congreso para la Libertad de la Cultura", declarando que el texto de la

famosa petición presentada al ministro de Información y Turismo, veinte días antes de llegar a su

destinatario, había sido difundido por Radio Praga y por los diarios comunistas de todo el mundo.

Tras recordar los elogios de Bergamín, en junio de 1937, a los rojos que asesinaron a los elementos del

"P. O. U. M", organización de inspiración troskista, y su posterior libelo de propaganda titulado

"Espionaje en España", destinado a justificar ante los ojos de España y del mundo las carnicerías

consumadas por los comunistas en el ámbito de las mismas fuerzas republicanas, llega a la conclusión de

cuánto de comedía organizada tiene lo que el propio Bergamín calificó de "persecución" para justificar su

salida hacia Amé rica del Sur.—Efe.

N. de la R.—Gorkin ha enviado a Fierre Emmanuel, intelectual liberal de izquierdas, no comunista y

personalidad muy prestigiosa en Francia, una carta fechada el 8 de octubre del año pasado con motivo del

Congreso para la Libertad de la Cultura. De ese Congreso es actualmente secretario general Julián

Gorkin. Al Congreso han sido invitados numerosos intelectuales no comunistas de distintas

nacionalidades, entre ellos José Bergamín, que es exactamente de lo que se asombra Julián Gorkin.

Dice el corresponsal que "la feroz campaña de represión contra el P. O. U. M.", desencadenada por la N.

K. V. D. "por orden expresa de Stalin y de Beria", la cual produjo un "escándalo nacional e

internacional", fue justificada mediante un libro, editado en varias lenguas y titulado "Espionaje en

España". Y sigue Gorkin: "El libro tenía necesidad de un prefacio que le sirviera de fiador ante la opinión;

fue el escritor católico José Bergamín quien firmó ese prefacio. Para ayudar a mi país a curar sus heridas

y evitarle otras nuevas, estoy dispuesto por completo a ir muy lejos, todo lo lejos que haga falta. Sin

embargo, en el caso de Bergamín tengo el derecho a preguntarme: ¿Qué obligó a este hombre a encubrir

aquella infamia? ¿Puedo olvidar el martirio de mi amigo Nin? ¿Los rostros de tantos camaradas

asesinados?"

Dice Gorkin en otro lugar: "Manifestando mi asombro con relación a este asunto ante personas que

parecen estar al tanto de su comportamiento, recibo esta respuesta: Es que Bergamín continúa

óbedeciendo al partido comunista."

En lo que toca a la llamada "carta de los intelectuales", Gorkin afirma que fue una operación montada por

los comunistas, que utilizaron a Bergamín, y que veinte días antes de recibirla, su destinatario, se servían

de ella como propaganda los periódicos "Pravda", "Rudé Pravo", "L´Unitá" y "Humanité", además de

Padio Praga.

 

< Volver