Autor: VARELA. 
   Alianza Popular: primer gran bloque     
 
 El Alcázar.    11/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

la balanza

ALIANZA POPULAR: PRIMER GRAN BLOQUE

Si se reduce a anécdota la explosión humoral de un diario de Madrid, por otra parte explosión a la que

élites y opinión pública vamos acostumbrándonos; .si se reduce a su justo límite la citada explosión

visceral, ya tenemos en el panorama político el primer gran bloque nacional .Esto es, Alianza Popular.

No se le oculta a nadie que antes de llegar a esta alianza hubieron de ser superadas algunas posturas

personales, porque a nadie se le oculta tampoco que los hombres que conforman Alianza Popular fueron,

en cierto modo, los que propiciaron la para mí "crisis de Estado" abierta en octubre de 1.969 con el

célebre "puch" tecnócrata, no cerrada todavía a pesar de los acontecimientos políticos que se han ido

sucediendo desde aquella fecha hasta hoy.

FRAGA Y SILVA

Los grandes derrotados de aquella histórica fecha fueron Fraga y Silva Muñoz. También aquella célebre

crisis hizo posible que otros hombres, hoy firmantes del manifiesto de Alianza Popular, saltaran a la

palestra pública. Me refiero a Fernández de la Mora y Licinio de la Fuente. Al primero le tocó a sustituir a

Silva Muñoz que abandonaba el ministerio a petición propia con el haber lleno de realizaciones y una

aureola de político para el futuro. Nadie lo dudaba, ni siquiera los hombres de la "santa casa", es decir, los

hombres de "A.C.", que, sin embargo, desde hace unos días, parecen negarle el pan y la sal. O lo que es lo

mismo, las bendiciones "urbi et orbe".

DE LA MORA Y LICINIO

Sustituía Fernández de la Mora a Silva Muñoz y las apuestas a favor de este era de 10 a 1. Pero bien

pronto el tema llegó a cambiar de tal manera que se niveló. Fernández de la Mora que hasta entonces no

tenía más que fama merecida de intelectual, con textos políticos de gran controversia, empezó su gestión

con grandes muestras de realismo político -pragmatismo- e imaginación. No sólo culminó, cuando

nadie lo creí, la obra de Silva, sino que afrontó con seriedad y rigor el tema del transporte por carretera y

el espinoso asunto del ferrocarril. La hasta entonces desprestigiada RENFE, por poner un sólo ejemplo, se

sometía a la operación quirúrgica de la modernidad, rentabilidad y expansión. El Banco Mundial rubricó

sus proyectos, y cosa poco común en España, concedió un crédito a esta empresa estatal.

El otro hombre que saltó a la palestra pública en aquella fecha fue Licinio de la Fuente. De su paso por un

ministerio eminentemente social, y por la vicepresidencia del gobierno, para estos asuntos, queda

constancia en la prensa extranjera, cuando presentó su dimisión al expresidente Arias.

Su paternidad del artículo 35 de la Ley de Relaciones Laborales, conquista social, el viernes eliminado

por el actual Gobierno de manera unilateral, y según algunos juristas, no acogiéndose a derecho, le costó

algunos disgustos.

LOS OTROS BLOQUES

Decía al principio que para llegar al manifiesto de la recién creada Alianza Popular hubieron de ser

superadas algunas posturas personales. ¿Las restañará el propio López Rodó, firmante de este manifiesto,

y, según lo que entonces se filtró a la opinión pública, artífice de aquella crisis?.

España gana dentro de una pluralidad de pareceres a un equipo de políticos de primera fila, y el pueblo

español ya tiene ante si una alternativa electoral.

Quedan ahora, por supuesto otros grandes bloques por componer. A mi juicio no más de tres.

Entre ellos el gran bloque Falangista, cuando los jóvenes y los maduros abran con realismo el período

constituyente y cierren filas en torno al nombre de Falange Española y de las JONS.

Esto al menos es lo que yo desprendo del difícil conglomerado de siglas, algunas sin ningún contenido,

que en este momento circula por el país.

VARELA

11 OCTUBRE 1976

 

< Volver