Varios conatos de manifestaciones en Madrid     
 
 ABC.    23/01/1967.  Página: 36. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

ABC. SÁBADO 28 DE ENERO DE 1967. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 36.

VARIOS CONATOS DE MANIFESTACIONES EN MADRID

Participaron unas dos mil personas

Puede considerarse como un fracaso la manifestación proyectada y anunciada el pasado día 19 por la

emisora comunista Radio España Independiente, puesto que se calcula que solamente unos 2.000 obreros,

de un censo laboral madrileño de 700.000 productores, han tomado parte en la intentona de

manifestación, según informa la Agencia Cifra.

El fracaso de la proyectada jornada de manifestaciones lo atestigua el hecho de que solamente se

produjeron ayer pequeños incidentes, mientras que los elementos extranjeros esperaban una verdadera

subversión comunista, conforme anunció el órgano del partido francés "L´Humanité" y otros órganos de la

Prensa comunista internacional.

Uno de los objetivos prefijados por la propaganda comunista era que los ciudadanos no utilizasen los

transportes colectivos, siendo así que en ningún momento del día dejaron de circular en Madrid dichos

medios de transporte, con una recaudación normal. Empero no ha ocurrido así con los transportes

particulares de algunas empresas, que no fueron utilizados por los obreros ni para acudir al trabajo ni para

regresar a sus hogares.

Resalta más el fracaso de la manifestación proyectada el hecho de que durante los días precedentes se

habían distribuido clandestinamente hojas y octavillas incitando a los obreros a manifestarse. Las fuerzas

del orden montaron un servicio especial de vigilancia.

PARTICIPACIÓN DE OBREROS METALÚRGICOS

Se pudo observar que en dichos incidentes participaron principalmente los productores pertenecientes al

ramo del metal, cuyo censo laboral en Madrid asciende a 160.000 obreros. Se calcula que participaron

unos 1.500 metalúrgicos.

Los grupos más compactos de manifestantes se registraron en la barriada de Cuatro Caminos, en la

glorieta de las Pirámides, en la carretera de Aragón y en la carretera de Andalucía (términos de Villaverde

y Getafe).

En la ciudad de Los Ángeles (Getafe), donde se encuentran radicadas algunas factorías industriales,

grupos de manifestantes quisieron obligar a los viandantes a unirse a ellos, registrándose actos de

violencia que fueron cortados inmediatamente por la Guardia Civil, la cual practicó algunas detenciones.

Asimismo cabe registrar que ciertos grupos de revoltosos lanzaron piedras sobre algunos coches

particulares que circulaban por la carretera de Andalucía.

En la glorieta de Atocha, ciertos grupos dispersos iniciaron acciones destinadas a romper los cristales de

algunos autobuses, y también rompieron una luna del hotel Sur. Cabe resaltar que tanto en la glorieta de

Atocha como en Cuatro Caminos, los grupos de revoltosos fueron poco numerosos, aunque algunos

estudiantes se habían trasladado desde la Ciudad Universitaria a Cuatro Caminos para mezclarse con los

manifestantes.

En Villaverde Bajo, un grupo de unos 500 obreros pretendió manifestarse, pero fue disuelto por !a

Guardia Civil. Un número del benemérito Cuerpo resultó levemente herido en la cara, como consecuencia

de una pedrada. La circulación en todo Madrid fue normal, y en la glorieta de Atocha no se interrumpió

en ningún momento.

Las fuerzas del orden han practicado numerosas detenciones, aunque se desconoce, hasta el momento, el

número exacto de los detenidos, y se supone que, después de los trámites legales pertinentes, serán

puestos en libertad todos aquellos que no tengan responsabilidad por los sucesos. Es de destacar y elogiar

la gran serenidad que en todo momento ha demostrado la fuerza pública, que, pese a las agresiones de que

ha sido objeto y a los actos de provocación de los revoltosos, no ha dado respuesta a ninguno de ellos.

EN LA CIUDAD UNIVERSITARIA

En la Ciudad Universitaria se produjeron algunos incidentes en torno a las Facultades de Derecho,

Filosofía y Ciencias Políticas y Económicas. Los estudiantes lanzaron piedras contra los guardias, los

cuales, aunque nunca respondieron a las agresiones, practicaron algunas detenciones de los más

levantiscos. Resultaron con heridas de carácter leve cuatro números y un teniente de la Policía Armada,

todos ellos como consecuencia de pedradas.

Ante la alborotadora actitud de los estudiantes, las fuerzas del orden hubieron de adoptar una postura de

energía, situando un tanque de agua frente a los revoltosos, lo que hizo que éstos tuvieran que replegarse

a los edificios de las Facultades antedichas. Algunos agentes, ante las vejaciones que los estudiantes

hicieron al decano de la Facultad de Derecho, penetraron en el edificio para proteger al decano. Entre

tanto, desde las terrazas de las otras Facultades, los revoltosos se dedicaron a lanzar piedras contra la

fuerza pública. Los policías armados practicaron algunas detenciones.

Normalizada la situación, la fuerza pública se retiró a las diez menos cuarto de la noche.

NORMALIDAD EN EL RESTO DE ESPAÑA

En el resto de España la normalidad ha sido completa, a excepción de la provincia de Guipúzcoa, donde

en los pueblos de Zumárraga, Rentería y Villarreal de Urrechúa se produjeron conatos de

manifestaciones, que fueron prontamente disueltas. También en Bilbao se registró una manifestación de

unas cuatrocientas personas, de las que cincuenta, aproximadamente, eran estudiantes de la Universidad

de Deusto. Cuando los manifestantes llegaban a la Gran Vía bilbaína, los agentes del orden los

disolvieron sin más incidentes.—Cifra.

PAROS Y MANIFESTACIÓN EN BILBAO

La Agencia Pyresa informa que parte de los trabajadores de la Sociedad de Construcción Naval de Sestao,

Euskalduna y Echevarría, las tres de Bilbao, han realizado un paro de dos horas en solidaridad con sus

compañeros de Tren de Laminación de Bandas en Frío, empresa ésta que, según se comenta

oficiosamente, ha ganado el pleito laboral ante la Magistratura.

Entre siete y cuarto y ocho de la tarde de ayer, según la misma Agencia, cerca de 1.500 productores se

manifestaron pacíficamente primero ante la Magistratura del Trabajo y luego ante la Delegación de

Sindicatos, hasta que la manifestación fue disuelta.

 

< Volver