Conclusiones de la conferencia de partidos comunistas. 
 Hispanoamerica, Africa y Asia son má propicias al comunismo que Europa Occidental     
 
 ABC.    16/05/1961.  Página: 31-34. Páginas: 4. Párrafos: 38. 

MADRID, MARTES 16 DE MAYO DE 1961 EJEMPLAR 1,50 PESETAS

A B C

DEPOSITO LEGAL M. 13 – 1958

DIARIO ILUSTRADO AÑO QUINCUAGÉSIMO. CUARTO. NUM. 17.213 80 PAGINAS

CONCLUSIONES DE LA CONFERENCIA DE PART/DOS COMUNISTAS HISPANOAMÉRICA,

ÁFRICA Y ASIA SON MAS PROPICIAS AL COMUNISMO QUE EUROPA OCCIDENTAL

NO OBSTANTE, HAY QUE APROVECHAR LAS OPORTUNIDADES REVOLUCIONARIAS DE

"COLABORACIÓN" EN ESPAÑA, PORTUGAL E ITALIA

La campaña de agitación que se llevó a cabo en España en el pasado debe reanudarse

El régimen español nos preocupa por los obstáculos que presenta a una acción eficaz

HAY QUE ATACAR AL CLERO, «CÓMPLICE DEL IMPERIALISMO», Y ESPECIALMENTE A

LOS MISIONEROS ESPAÑOLES «FALANGISTAS»

En la reciente Conferencia de los Partidos Comunistas y Obreros celebrada en Moscú, fue detenidamente

analizada la situación que se presenta a la vista de los grandes cambios operados a favor del socialismo

sobre el principio de la división del mundo en los dos campos de fuerzas socialistas y fuerzas capitalistas,

llegándose a las siguientes conclusiones, referentes a los puntos principales de esa situación y los

problemas fundamentales del movimiento comunista internacional en la aplicación de los principios

marxista-leninistas. A partir de ellos resulta factible para el partido comunista y el poderoso bloque de

fuerzas de la paz desarrollar una eficaz acción de movilización de las masas en favor de la consecución de

los objetivos primordiales determinados en la Conferencia de los Partidos Comunistas y Obreros.

Este análisis debe entenderse como exposición clara y concreta de la acción a desarrollar y como una

aportación creadora al acervo teórico del marxismo.

En el momento actual, los países capitalistas de la Europa occidental no son campo propicio para una

acción inmediata. Los esfuerzos de los Partidos Comunista y Obreros y del poderoso bloque de las

fuerzas socialistas de paz serán más "rentables" en Asia, África y sobre todo en América Latina.

No obstante, hay que tener a la vista en Europa las perspectivas revolucionarias que se ofrezcan en

España, Portugal e Italia. En este último país, la fuerza electoral y de masas del Partido Comunista y las

vacilaciones de los partidos burgueses clerical-fascistas pueden ser utilizables si el Partido Comunista de

Italia sigue dando pruebas de disciplina y estrecha sus lazos con las fuerzas del Partido Socialista

Democrático y las corrientes progresivas da éste, del Partido Socialista y de la Democracia Cristiana,

impacientes por libertarse de la presión asfixiante del Vaticano.

En España y Portugal no pueden desdeñarse las oportunidades revolucionarias de "colaboración" con las

capas de la oposición de la pequeña y media burguesía y de las fuerzas democráticas y liberales

progresivas. El ejemplo de Cuba ha de servir de norma, por su eficacia, y hay que utilizar intensamente la

plataforma de propaganda anticolonialista a que se prestan Marruecos y Angola, respectivamente.

España constituye una preocupación constante, dadas las dificultades que sigue ofreciendo a una acción

eficaz. La campaña de agitación y protesta del pasado debe reanudarse. No se trata de conseguir

resultados internos, siempre difíciles por la vigilancia del Régimen fascista español, sino de crear las

condiciones necesarias para reclamar la atención de la opinión y de la Prensa mundiales sobre la situación

interna peninsular. No es casualidad que la gran Prensa democrática y de la burguesía progresiva sea

solicitada por esta atención únicamente cuando la acción revolucionaria del partido comunista de España

crea hechos de agitación y protesta del pueblo español. Dada la inercia de las masas españolas,

corresponde al partido comunista de España crear esa situación de descontento y desprestigio del régimen

de Franco, suministrando así los argumentos susceptibles de utilización y multiplicación en una nueva

campaña de la Prensa internacional y las fuerzas progresivas.

Las posibilidades que ofrecía Marruecos hasta bien recientemente han sido sobre-estimadas, pues todavía

es insuficiente el control comunista en este país. Las indecisiones del nuevo Monarca y la rapidez de

movilización franquista en Ifni, Sahara, Canarias, Melilla y Ceuta, deben ser tenidas en cuenta, con el fin

de que la actitud intransigente de los españoles no desencadene un conflicto decisivo en una "zona dura".

HAY QUE APROVECHAR LA PLATAFORMA ANTICOLONIALISTA

En tanto se aclaren ciertas dificultades y planteamiento, hay que aprovechar la plataforma de la acción

anticolonialista en África especialmente en Angola y Congo.

En el primer territorio, la acción enérgica de las masas movilizadas por el anticolonialismo a cuyo frente

marchan los Partidos Comunistas y Obreros, ya se ha traducido en la creciente preocupación del bloque

militarista monopolista, el descrédito de las Naciones Unidas, el incremento de la adhesión mundial al

anticolonialismo de las fuerzas del socialismo y la paz y el desconcierto en el interior de la dictadura

salazarista. La acción comunista en Portugal no se ha encontrado aislada, sino fuertemente asociada a la

de la oposición democrática de dentro y fuera del país, y ha servido para reforzar el frente único de las

fuerzas de oposición de España y Portugal, como se señaló en la heroica empresa del "Santa María". No

se advertirá, sin embargo, suficientemente la necesidad de aprovechar la experiencia revolucionaria de

Cuba.

En efecto, si los Partidos Comunistas han de desempeñar, el papel dirigente en el avance hacia el

socialismo en alianza con otros partidos de la oposición contra Salazar y Franco, su acción será más

eficaz si se deja a las fuerzas democráticas y liberales, susceptibles de ser anuladas posteriormente la tarea

de disgregación de estas ciudadelas reaccionarias, que cuentan a su favor con las fuerzas policiacas y

militares y sobre todo con el factor psicológico del temor de su media y pequeña burguesía a las

consecuencias de la marcha ineluctable del comunismo. No hay que olvidar que el cometido en la marcha

hacia el socialismo de estas fuerzas liberal-burguesas es captar para la tarea de abrir camino al

comunismo, al clero liberal, a los demócratas-cristianos, a los monárquicos descontentos del régimen, a

los viejos políticos y a los hombres de ciencia, universitarios, escritores y artistas progresivos, sirviendo

así de enlace en la futura democratización radical del país.

Interesa, por tanto, mantener la autodisciplina en el terreno de las críticas a estas fuerzas susceptibles de

ser utilizadas como colaboradoras eficaces en la marcha hacia el socialismo, y en especial halagar a

aquellos sectores progresivos del Clero que pueden con toda independencia y autoridad para la pequeña y

media burguesía denunciar a los regímenes franco-salazaristas, pagando en elogios y premisas la

colaboración que prestan en una parte del camino de la revolución marxista-leninista.

AMERICA LATINA. CAMPO ABONADO AL COMUNISMO

Hay que celebrar la victoria de Cuba, ejemplo magnífico de la liberación de un pueblo contra los círculos

agresivos del capital monopolista norteamericano y las fuerzas reaccionarias. La misión primordial de los

Partidos Comunistas y Obreros de todo el mundo es defender la revolución socialista de Cuba, atacada

por la reacción mercenaria de quienes confiaban mantenerla, después de la caída del dictador Batista, en

el estadio democrático liberal. Paro el éxito de Cuba no ha de ser sino un primer paso en la senda de la

revolución socialista en todo el Continente.

En América Latina, como en Europa, se advierte una zona blanda más propicia a la acción revolucionaria.

Conviene, sin embargo, desarrollar la acción según un orden metódico: Centroamérica, Méjico, Perú y

Colombia son los puntos primordiales. Hay que insistir en las condiciones favorables para la

fructificación de las posiciones programáticas esenciales de los partidos comunistas. Sobre éstos puntos

hay que apoyar la propaganda y la acción. Primero: la pobreza y el abandono da grandes masas indígenas,

víctimas de empresas capitalistas, especialmente norteamericanas, y de oligarquías políticas, Segundo: la

inmoralidad administrativa de las castas políticas dirigentes. Tercero: la falsedad de las instituciones

democráticas, pantalla para los abusos y explotaciones capitalistas. Cuarto: la ausencia de una burguesía

fuerte, sólidamente organizada tras las trincheras de sus típicos ideales burgueses, que en Europa ha

nutrido las filas del fascismo y de las bancas anticomunistas. Quinto: la fácil utilización de la Prensa

capitalista por su venalidad y dedicación a la explotación corrosiva de lo sensacional. Sexto: la

complacencia, muy aprovechable en la táctica revolucionaria, de muchos políticos, que sienten el prurito

de no ser acusados de reaccionarios o conservadores ante las masas electorales y que de este modo sirven

"objetivamente" a, la radicalización de la revolución.

Estas condiciones proporcionan un excelente terreno a la acción enérgica de la propaganda de los partidos

comunistas y de los cuadros del partido. Una primera extensión del poder del bloque de países socialistas

a Méjico, representaría un paso decisivo en el Continente, por lo que se hace necesario aprovechar hasta

el máximo rendimiento esas condiciones, que en dicho país se dan en casi su totalidad.

ACCIÓN REVOLUCIONARIA EN MÉJICO

Una acción revolucionario en Méjico ha de basarse sobre los siguientes puntos: Primero: campaña para

llamar la atención sobre el malogro de la revolución mejicana por la entrega de los actuales políticos del

P. R. I. al imperialismo monopolista norteamericano. La evolución histórica demuestra a las masas que

las gloriosas revoluciones de la Reforma y la lucha contra el imperio de Maximiliano quedaron

malogradas por la dictadura explotadora del "porfirisrno", y que las energías revolucionarias de 1910 a

1940 se encuentran actualmente asfixiadas por el nuevo "porfirismo" que desvió la revolución hacia un

sistema capitalista conservador, entregado al gendarme continental del imperialismo norteamericano. La

oligarquía, después de cincuenta años de revolución, ha mantenido en Méjico un cuarenta por ciento de

analfabetos y millones de indias y mestizos mal alimentados y descalzos, junto a los barrios residenciales

de la minoría oligarca más pasiva, de America, Segundo: ataca, y desprestigia al partido revolucionario

institucional (P. R. I.), cabeza visible de esta oligarquía, cuyo nombre es ya una incongruencia. Tercero:

aprovechar la campaña electoral próxima para insistir en la farsa de que las elecciones no son decididas

por el pueblo, sino por los caciques del P. R. I. Cuarto: no hace falta que se le señale al pueblo el

contraste entre esta situación en Méjico y la gallardía de la revolución cubana que en menos de dos años

destruyó las bases del capitalismo e instauró una verdadera democracia popular. Pero hay que insistir en

que la revolución cubana es el ejemplo para Méjico y para toda América. Quinto: una vez agotadas las

posibilidades de la campaña en favor de los presos políticos de España, y sin mezclarla con ésta,

desencadenar en Méjico una acción vigorosa por la libertad de Siqueiros y Vallejo, presentando al

primero como el intelectual y el artista perseguido por la reacción, y al segundo cerno el líder obrero

encadenado por los intereses capitalistas, como pudieron estarlo en la dictadura franquista. Sexto:

reclamar la atención de las masas sobre el olvido de los postulados de la revolución y, de la constitución,

al permitirse y favorecer el resurgimiento de las fuerzas oscuras y siniestras del clericalismo.

PENETRACIÓN EN EL ESTUDIANTADO, INTELECTUALES E IGLESIA

Particular atención reclaman las fuerzas estudiantiles, que aunque en Méjico, como en los demás países

de América, proceden de las clases de la media y pequeña burguesía, resulta la más apta para gitar y

llevar a cabo la penetración y extensión del programa marxista-leninista.

La penetración del marxismo-leninismo en los medios de intelectuales liberales es fundamental. Ha de

captarse al estudiantado mejicano, especialmente al de la Universidad Nacional. Los esfuerzos para el

envío de material literario y científico desde Cuba a Méjico y la formación de cuadros estudiantiles

mejicanos en Cuba representan una línea justa en la elaboración y preparación de una acción que se

revelará en toda su eficacia después de las elecciones y, sobre todo, cuando se aproxime la designación

presidencial, dentro de tres años. Entonces será el momento psicológico de acentuar cerca de las masas la

oposición del partido comunista al caciquismo del P. R. I., la exigencia de radicalización de la democracia

y la petición de intervención directa popular y democracia popular, dos temas que encontrarán gran eco

en las masas.

La hora del presidente López Mateos ha pasado, y será fácil señalar su cualidad de títere del capitalismo

monopolista norteamericano. A los traidores a la revolución americana, como Haya de la Torre y Rómulo

Betancourt, se oponen las figuras de Fidel Castro y Arbenz. Se tenderá, a crear nuevos héroes

revolucionarios y a situar ante los ojos de las masas los mártires y, especialmente, los procedentes de las

juventudes universitarias y obreras.

Dado el carácter religioso de las masas mejicanas, donde se encuentra fuertemente incrustada la

superstición católica, una vez más hay que insistir en el ejemplo cubano: se atacará con energía al clero,

"cómplice del imperialismo", y, especialmente, a los curas y misioneros españoles "falangistas"; pero se

salvarán por el momento algunos casos de clérigos, especialmente demócratas cristianos, para evitar la

preocupación de la acusación de perseguidores de la religión, argumento al que resulta sensible la

atrasada masa campesina.

Cuba señala la línea de rapidez con que hay que actuar en cualquier otro país en que triunfe la revolución

socialista, incluso más rápidamente que en Cuba. Las etapas serán las siguientes: Primera: destrucción, de

la estructura económica-industrial del capitalismo, reemplazándola, sin reparar en trastornos inevitables,

por el Estado socialista. Segunda: sustitución del Ejército profesional, del que debe desconfiarse

permanentemente, por milicias populares armadas, estrechamente controladas por el partido comunista.

Tercero: acabar con la Iglesia y la influencia espiritual y material del clero, reemplazándole, en una

primera etapa, por una Iglesia nacional, identificada con la revolución. Cuarta: implantación inmediata

del sistema escolar socialista, controlado totalmente por el Estado, realizando todas las incautaciones

precisas. Las posiciones programáticas esenciales han de insistir, antes y después de la revolución, cerca

de la juventud universitaria e intelectual, en que siguiendo el criterio lógico y científico de la dialéctica

marxista se camina en el sentido de la Historia.

LA PRENSA COMO VEHÍCULO DE PROPAGANDA COMUNISTA

Hay que llamar la atención sobre el papel que juega en la anterior etapa de una revolución y una vez

implantada ésta.

En la América Latina, la Prensa puede dividirse en tres grupos.

Primero: la Prensa propia, del partido comunista. Esta no es la más importante, y su cometido es "dar fe

de vida oficial".

Segundo: la Prensa derechista y reaccionaria, poderosamente armada de diarios de gran circulación y

publicaciones muy difundidas de toda clase. Interesa una labor de infiltración constante, colocando

personas de confianza que puedan informar sobre su vida interna, y aprovechar al máximo las

posibilidades que por la irresponsabilidad y sensacionalismo de esta Prensa se deparan a través de la

inserción de noticias, comentarios y titulares "objetivos" que pueden crear en los lectores un inconsciente

estado de opinión propicio a las tesis progresivas y, en definitiva, marxistas-leninistas. Esta Prensa se

caracteriza por su afán de marchar "en el sentido de la historia", y sin desearlo sirve así a la línea general

del avance de la revolución socialista.

Tercero: el más importante es el tercer grupo, la gran Prensa comercial de empresas liberales, en cuyos

periódicos, y especialmente en las páginas y suplementos "culturales", se puede hacer una buena y

constante propaganda. Su liberalismo favorece la concesión de puestos en las Redacciones y en la nómina

de colaboraciones a intelectuales miembros del partido comunista, a poco que éstos gocen de un prestigio

fabricado por los periódicos liberales mismos o por su actitud política progresiva. Esta Prensa, por el

contrario, silencia a los escritores tradicionales para no ser acusada de conservadurismo.

No se insistirá bastante en las enormes posibilidades de utilización de este vehículo. La tendencia de esta

Prensa liberal a orientarse hacia la izquierda progresiva ha de ser aprovechada para dar relieve a todos los

éxitos de la Unión Soviética y del bloque de países amantes de la paz, en sus aspectos científico, cultural,

artístico, económico, etc. También a todas las figuras destacadas como elementos progresivos, amantes de

la paz y del neutralismo, sean o no miembros del partido comunista. También ha de utilizarse como

plataforma neutralizadora de los principios y formas de vida tradicionales, fácilmente desprestigiables en

nombre de la libertad y del progreso, y cuya destrucción abrirá las compuertas a la marcha arrolladora de

la revolución socialista.

IMPLANTACIÓN DE UN CONTROL COMUNISTA

La vida económica en la América Latina se concreta, en cada país, a unas cuantas empresas, familias y

grupos de profesionales y políticos ligados a ellas. Esto facilita, por su concentración, la implantación de

un "control" comunista, a partir de la creación de "células" de toda confianza. A través de ellas puede

tenerse acceso a las secretarías, archivos estadísticos y correspondencia de los gerentes y consejos

directivos. Han de servir para ir ensanchando la base del partido en las masas trabajadoras. Los

ferroviarios, telefonistas, electricistas, estibadores, junto con las grandes plantas de la industria de

alimentación, siderúrgica y espectáculos, tienen en sus manos la posibilidad de paralizar o causar graves

quebrantos en el sistema social-burgués. Para evitar la acción represiva, junto a los hombres del partido

conocidos, han de actuar otros anónimos, de toda confianza, que escapen al control policiaco e incluso se

capten su confianza.

ES CONVENIENTE LA AGITACIÓN Y LA HUELGA

La acción de agitación y huelgas es conveniente se inicie con "movimientos periféricos" en los centros

provinciales, donde la vigilancia es menor y los éxitos pueden multiplicarse por medio de la propaganda,

produciendo mayor impacto psicológico. En su comienzo, los conflictos no han de plantearse

simultáneamente, ya que lo que interesa es debilitar a los gobiernos, corroer la economía, estudiar el

sistema de defensa del capitalismo y del orden burgués y preparar al proletariado, los cuadros y los

grupos de acción para el ataque general en gran escala. Las enseñanzas de Lenin sobre la gimnasia

revolucionaria son utilísimas.

La América Latina ofrece un campo de acción especialmente favorable para el empleo combinado de la

huelga revolucionaria, las guerrillas y el sabotaje. Como se demostró en Cuba, grupos bien preparados,

mediante un plan metódico, ante el cual sería ineficaz la acción policíaca, y hasta con sus represalias,

favorecería la extensión del movimiento, pueden atacar centros vitales de los países de la América Latina,

Méjico, Colombia, Venezuela, Perú, etc.

La acción de los partidos comunistas debe realizarse por medio de instrumentos clasificados en visibles e

invisibles. Estos últimos comprenden la verdadera acción revolucionaria. Los viejos militantes, por su

significación conocida, y los políticos y organizaciones simpatizantes y colaboradores, sirven de pantalla.

Esta observación se refiere a los dirigentes comunistas conocidos de Cuba, Argentina, Méjico, Uruguay,

etc., como a personalidades políticas colaboradoras en toda campaña, y organizaciones paralelas

ramificadas por toda América: Liga pro paz, pro Libertad de Cultura, Estudiantes Libres, Mujeres Libres,

Liga Popular Israelita; Grupo progresista norteamericano, Movimiento Republicano democrático español,

Ayuda a la revolución cubana, Comité Permanente pro presos y amnistía en España, Institutos de

relaciones culturales, Liga de los Derechos del Hombre, etc.

La utilización de éstos y otros elementos, como comunistas "arrepentidos", fácilmente acogidos en

organizaciones burguesas e incluso en la Iglesia, de antiguos agitadores nazis y fascistas, no precisa ser

detallada. Baste decir que ellos son quienes más eficazmente pueden trabajar por la Revolución Socialista

dentro del campo de países capitalistas.

LA UNION SOVIÉTICA, GUIA DEL SOCIALISMO

Además de los medios que proporcionan la colaboración de las misiones diplomáticas soviéticas y de los

países hermanos del bloque socialista, se ha perfeccionado el aparato de transmisión y enlace, que

actualmente constituye una completa red eficacísima para el desarrollo de la acción revolucionaria, y que

se extiende desde Cuba hasta la extremidad de la República Argentina, pasando por Méjico.

Instrucciones, propaganda, literatura política y todo el material preciso constituye, gracias a la perfección

de esta red, al apoyo de la Unión Soviética y países hermanos del bloque socialista, y al esfuerzo de los

revolucionarios que se emplean abnegadamente en su tarea, así como a la incapacidad de reacción de los

burgueses corrompidos, la más formidable arma de penetración comunista que hubiera podido

imaginarse.

Es el arma de la Revolución Socialista que avanza bajo la guía indiscutible del primer Estado Socialista

del mundo, la Unión Soviética.

 

< Volver