Autor: Iglesias Castelao, José Antonio. 
   La democracia de Santiago Carrillo     
 
 Diario 16.    27/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 28. 

27marzo78 / Diario 16

La democracia de Santiago Carrillo

José Antonio Iglesias Castelao (Militante del PCE)

Sí bien mi primera intención fue la de guardar un "prudente" silencio, el diálogo con otros comunistas y la

presión de mi propia conciencia me empujan a matizar afirmaciones, supuestos y verdades a medias que,

a propósito de la V Conferencia Provincial del PCE de Madrid, aparecieron en su número del 17 de

marzo.

Confío en no extenderme demasiado. Al menos, no tanto que justifique la no inclusión de esta carta en su

diario.

Desde hace meses, Santiago Carrillo y otros dirigentes "eurocomunistas" coinciden en una estudiada

campaña sobre los propósitos democratizadores del PCE. Campaña ampliamente recogida por la prensa

del país y, naturalmente, por la propia prensa del partido. Sintomáticamente, se dejaba entrever la

paternidad "eurocomunista" de esa "nueva y real democracia interna" del PCE. En pura lógica, si no con

premeditado intento, la tal campaña llevaba a suponer que una verdadera y real democracia interna es

incompatible con la estructura orgánica e ideológica que, estatutariamente, es la del PCE: centralismo

democrático, células, marxismo-leninismo...

Puesto que una carta al director no da para profundidades ni extensiones, permítanme simplemente

recordar que la esencia del centralismo democrático consiste en que "todos los militantes marchen con

buena y consciente voluntad tras el comité central, al mismo tiempo que lo orientan y dirigen" (LENIN,

carta a la redacción de "Iskra", 25111903). Y que es deber de todo dirigente comunista mantener

informado al partido. Ustedes mismos, como periodistas, quizá recuerden cómo y cuántas veces Santiago

Carrillo (y no pocos otros dirigentes) ocultó a los militantes cuestiones vitales para el PCE, cómo y

cuántas veces decidió Santiago Carrillo al margen y contra la voluntad del partido, expresada en sus

estatutos y manifiesto programa; cómo y cuántas veces (también ahora) Santiago Carrillo presentó a

ratificación de los militantes hechos consumados.

Todo esto no habla en favor de sus propósitos democratizadores.

Pero vayamos al "análisis concreto de las situaciones concretas".

Con la voz de muy pocos

Afirma Juan Francisco Pla, miembro del CC del PCE, que la "frase que exprese el carácter de la discusión

que va a culminar con el debate de los días 17, 18 y 19, sería quizá la de... con la voz de todos".

Y, para probarlo, asegura que "más del 80 por 100 de los comunistas madrileños han intervenido en la

discusión" de las tesis políticas y el proyecto de estatutos.

Yo quiero rechazar como falsas (falsedad que no puedo considerar malintencionada) tales aseveraciones.

Y para ello, alego la experiencia de la agrupación del PCE en Valdeacederas. (Públicamente me

comprometo, afirmando que se dieron circunstancias similares en otras agrupaciones de Madrid.)

Precisamente fue Juan Francisco Pla quien, representando a la dirección del partido, intervino en el Pleno

que dicha agrupación celebró el pasado 18 de febrero. Consecuentemente, podrá testificar que los

comunistas de Valdeacederas allí presentes no llegábamos a 60. Exactamente, 53. Sólo el 24 por 100 de

una agrupación que, sobre el papel, cuenta con más de 250 afiliados.

¿Qué fue del resto y qué representa el resto?

Discusión recortada

También se afirma que la discusión llevada a cabo ha sido profunda y extensa.

Si no recuerdo mal, Santiago Carrillo se quejaba, antes de las elecciones de junio pasado, de la corta

campaña electoral argumentando, con toda justicia, que los partidos de izquierda disponían de tan sólo

cuarenta horas para contrarrestar cuarenta años de fascismo.

Veamos qué está sucediendo en el "partido" de Carrillo.

Mientras todo el aparato ideológico y propagandístico está dominado por los "innovadores

eurocomunistas", mientras éstos no han desaprovechado la menor oportunidad para expresarse, dentro y

fuera del PCE, contra el leninismo y contra el socialismo soviético; mientras negaron esas mismas

oportunidades a quienes ingresamos en un partido marxista-leninista y lo defendemos, quieren ahora

erigirse en paladines de la democracia (¿de cuál, de la burguesa?), concediendo dos semanas de discusión,

concediendo diez horas de discusión, concediendo diez minutos de intervención, para contrarrestar meses

y meses de práctica política "eurocomunista".

No es serio. Los problemas ideológicos, y más los de esta envergadura, no pueden resolverse de un

plumazo ni con alas triunfalistas. En los partidos comunistas, las posiciones discrepantes con la ponencia

han disfrutado siempre del tiempo necesario para desarrollar su tesis. En todo caso, si el tiempo

ha de imponer sus limitaciones, será sobre quienes sólo traten de adherirse a la ponencia, sea ésta cual

fuere.

Sistema mayoritario

Finalmente, se dice que los delegados a la Conferencia Provincial fueron elegidos por las "agrupaciones y

distritos".

No todos. Si mis informes no me fallan, pasan de 100 los delegados que lo fueron por derecho del cargo.

No obstante, menudencias aparte, la cuestión es otra. ¿Representan esas delegaciones a la realidad viva, al

pluralismo ideológico de la base del PCE?

La elección de delegados no ha sido directa. En concreto, a la V Conferencia Provincial asistieron

delegados elegidos en segundo grado. (Al congreso, delegados en tercer grado.) Santiago Carrillo y su

"tendencia organizada" deben considerar ese triple filtro como suficiente para evitar la presencia en el

congreso de "impurezas" leninistas organizadas. (Es evidente que yo sí reconozco "formalmente la

existencia de tendencias organizadas dentro del partido". La encabezada por Santiago Carrillo, claramente

antiestatutaria y escisionista.)

Pero veamos cómo se eligieron delegados en la agrupación de Valdoacederas.

Los militantes se decantaron en dos bloques: 42 y 31 votos (eurocomunistas y marxistas-leninistas). En

buena lógica, y aplicando el sistema proporcional, corresponderían 10 y siete delegados, respectivamente,

a cada bloque. Pues no. El sistema mayoritario regaló el 100 por 100 de los delegados al 57,5 por 100 de

los votos.

Meses atrás, y de cara a las elecciones generales de junio, Santiago Carrillo calificaba de antidemocrático

al sistema mayoritario. El mismo sistema ahora aplicado por Carrillo.

El camarada Santiago Carrillo no es un mago, es sólo un prestidigitador: tarde o temprano se descubren

los trucos.

Los marxistas leninistas todavía no hemos sido barridos del PCE. Y estamos dispuestos a luchar por

nuestro partido dentro del partido. Incluso tras la expulsión con que se nos ha amenazado.

En base a cuanto he narrado, afirmo que la V Conferencia Provincial del PCE de Madrid y el convocado

"IX Congreso" fueron y son en sus preliminares, y consecuentemente en su desarrollo, esencialmente

antidemocráticos.

Confío en que ustedes y sus lectores comprenderán cuan necesario resulta matizar afirmaciones,

supuestos y verdades a medias. Pero, sobre todo, qué urgente y beneficioso es, también para el país, la

verdadera situación del PCE. Un partido que, a pesar de Santiago Carrillo y otros, debe continuar siendo

"el guía y organizador del movimiento progresivo y revolucionario del pueblo".

Es bueno que algún dirigente "eurocomunista´´ haya amagado ya decir digo donde dijo Diego. Sería

razonable que el camarada Santiago Carrillo, parafraseando a un viejo parlamentario alemán, se hiciera la

siguiente reflexión:

¿Qué habré dicho o hecho yo para que mis enemigos de clase me aplaudan?"

 

< Volver