Autor: Fanjul, Serafín. 
 Carta abierta a Manuel Azcárate, secretario de relaciones internacionales. 
 La política norteafricana del Partido Comunista     
 
 Diario 16.     Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Carla abierta a Manuel Azcárale, secretario de Relaciones Internacionales

La política norteafricana del Partido Comunista

Serafín Fanjul (*)

"Distinguido ex camarada: La desmovilización fomentada desde arriba, la ausencia de autocrítica, el

enterarse por la prensa de vuestros pactos y consensos, la expulsión de valiosos miembros del partido por

mantener posturas discrepantes, el electoralismo que no duda en sacrificar decenas de miles de militantes,

asqueados, para conservar veinte escaños con los que perder todas las votaciones, las piruetas para

congraciarse con la derecha y, en definitiva, la conciencia diaria del militante de base de que su

intervención en las decisiones políticas es nula, son varias de las causas que llevan al aburrimiento y al

abandono a numerosos miembros del partido. A esas motivaciones puedo agregar alguna más, y ésta es la

verdadera, causa de escribirte.

Por razones profesionales mantengo contacto continuo con el norte de África y, a través de mi experiencia

y conocimientos, no puedo decir que la política llevada por el PCE —de la que eres responsable, aunque

no el único— en esa zona sea afortunada. Consideraciones de solidaridad con la dirección, el mítico

sentido de la responsabilidad de los miembros el PCE, el no ser "instrumentalizados por campañas

antipartido" induce a muchos militantes (entre ellos yo, hasta ahora) o no exteriorizar sus críticas. Sin

embargo, todo tiene un límite y tú lo rebasas con creces en tus declaraciones a M.O. del 2 de diciembre de

1978.

Alineamiento pro argelino

Nunca habéis explicado a qué se debió el viraje, visible a partir de 1975, en el tema del Sahara pasando a

sostener la reivindicación marroquí a un alineamiento pro argelino incondicional. La solidaridad con el

pueblo saharaui (ni siquiera se hablaba de tal pueblo) manifestada antes de esa fecha iba encaminada

hacia la devolución a Marruecos, como sabes perfectamente.

En estos días se afirma desconocer la identidad de los responsables de los asesinatos del "Cruz del Mar" y

cuando la evidencia apunta hacia el Polisario (con asesinos identificados inclusive) a ti te bastan las

declaraciones en contrario «¡en la ONU!) de un representante de ese grupo. Es verdad que no estas solo

en la maniobra de confusión: la televisión de UCD colabora; el PSOE colabora; la prensa progre colabora.

No estás solo. Todos colaboran: ¿será un nuevo consenso?

Tus declaraciones apuntan hacia una "huida hacia adelante". ¿Quién ha jaleado y justificado, sobre todo

durante el Pleno de la Pesca (aquel discurso de López Raimundo, tus manifestaciones de la época, Mundo

Obrero) los entonces posibles ataques a nuestros pesqueros por parte del Polisario que se vería obligado a

la "autodefensa saharaui" (sic.: ¿echamos mano de archivo?)

Afirmas: "Todo lo que he leído me indica que este atentado no se parece en nada a las acciones que (...)

ha realizado el Polisario." O has leído muy poco o ya se te olvidó que hace pocos días un barco marroquí

y otro holandés fueron atacados, en ambos casos con muertos.

Ceuta y Melilla

Afirmas: "Como demuestra la reciente declaración del F. Polisario (...), el planteamiento por Hassan II del

tema de Ceuta y Melilla no encuentra, ni mucho menos, el apoyo de las fuerzas progresistas del mundo

árabe." De esto deduzco que reduces las fuerzas progresistas árabes al Polisario o no tienes la menor idea

del asunto (¿cuántos libros, periódicos y revistas en árabe recibís y leéis en vuestra comisión de

internacional?). Por el contrario, no ignoras —o no debes ignorar: uno en este punto ya no sabe a qué

carta quedarse— que quien está absolutamente sola en ese contencioso es España.

Sin duda lo más grave de tus declaraciones estriba en el nuevo (nuevo en el PCE) enfoque que das al tema

de Ceuta y Melilla. Es cierto que en la Comisión de Internacional en el IX Congreso cercenasteis las

numerosas peticiones individuales y de agrupaciones pidiendo la vuelta al texto del VIII en este punto,

pero queríamos pensar que ello era motivado por las eternas razones de "oportunidad". Craso error el

nuestro.

Comunistas marroquíes

Tampoco creo que digas la verdad cuando afirmas: "Expresar nuestra solidaridad con las fuer

zas democráticas del pueblo marroquí, víctimas frecuentes de la represión del régimen del sultán." Habéis

tenido ocasión no ya para solidarizaros, sino, simplemente, para no ofender, por ejemplo, a los

comunistas marroquíes que no fueron invitados a las fiestas del partido (octubre 77 y 78) ni al IX

Congreso. Por cierto que cuando una delegación marroquí trató de verte con ese motivo no fue recibida y

Leonor Bornao les explicó que no se les invitaba "porque no había sitio en la sala" (para Alianza Popular

parece que sí lo había). Aún más, en las recientes jornadas de solidaridad con Chile el intento de un

comunista marroquí, Belgandusi, de entrevistarse con Marcos Ana se saldó con una negativa despectiva

de éste en actitud acorde con las maniobras de pasillo que hubo para no permitir hablar a las Juventudes

Socialistas Marroquíes. Y eso en una conferencia cuyo objeto era la defensa de los derechos humanos,

entre otros el de expresión.

Tu "esperanza de un futuro de cooperación amistosa entre Marruecos y España" no pasa de ser un

formulismo contradicho con vuestros actos cotidianos. ¿Por qué exacerbáis el prejuicio antimarroquí, a

través de Comisiones Obreras, en los canarios? ¿Por qué no queréis entender que la seguridad y

prosperidad de Canarias necesitan la colaboración marroquí? ¿Por qué no respetáis la política interior de

Marruecos como respetáis la de Argelia? ¿Por qué habláis tanto de la revolución armada del Polisario

vosotros, que habéis renunciado a la revolución a secas?

La "gracia" de denominar sultán al rey de Marruecos es comparable a la de los ultras cuando llaman

"señor Gutiérrez" al ministro de Defensa. Sin duda, Carrillo (inventor de la "gracia") y tú (solicito

repetidor de la misma) ignoráis que en árabe malik (tratamiento que recibe el referido) significa "rey".

Recurrir a este tipo de gracias verbales y ofensivas se compagina mal con los puestos de responsabilidad

que ambos ocupáis: cada uno da de sí lo que puede.

Consecuentemente con todo lo anterior, te envió adjunto mi carnet de afiliado (numero 71.964).

(*) Profesor adjunto de Lengua Árabe en la Universidad Autónoma de Madrid.

 

< Volver