Rueda de prensa con Felipe González. 
 El PSOE no eludirá la responsabilidad de gobernar (cuando la situación del país lo requiera)  :   
 El Gobierno debe presentar su programa a las Cortes. 
 Arriba.    06/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Rueda de Prensa con Felipe González

«EL PSOE NO ELUDIRÁ LA RESPONSABILIDAD DE GOBERNAR»

(cuando la situación del país lo requiera)

«El Gobierno debe presentar su programa en las Cortes»

MADRID. (De nuestra Redacción)— En política todo es relativo. Desde este punto de vista, quizá sea el

PSOE el partido que ofrezca mayor imagen de cohesión. En términos absolutos, quizá ninguno estemos

acostumbrados a la democracia, porque no nos lo han permitido hasta ahora, manifestó el secretario

general del Partido Socialista Obrero Español, Felipe González, en el transcurso de una rueda de Prensa

celebrada a últimas horas de ayer en la sede del partido.

Felipe González habla llegado pasadas las nueve de la mañana al aeropuerto de Barajas, tras finalizar su

gira por varios países de Iberoamérica, donde manifestó que su viaje había sido muy positivo en todos los

aspectos y que se sentía muy satisfecho de los resultados. Pospuso cualquier otro tipo de declaraciones

hasta la mencionada rueda de Prensa.

Solamente añadió que la dimisión de José Prats de su cargo de ´presidente del sector histórico del PSOE

lo consideraba como un «importante intento de aproximación y que en la entrevista que piensa celebrar

con el ministro de Asuntos Exteriores inglés, David Owen, que actualmente se encuentra en España,

abordará temas bilaterales, entro los que, lógicamente, se encontrará Gibraltar.

Tras guardarse un minuto de silencio en memoria del periodista Francisco Cerecedo, fallecido cuando

actuaba de corresponsal de «Diario 16» en el viaje del líder socialista, el señor González negó que

estuviese previsto un encuentro con el Rey, a la vez que estimó que la entrevista a celebrar en la noche de

ayer con Suárez versaría sobre la situación interna del país. Señaló que al conversar con Suárez no

llevaría ningún poder de negociar la entrada del PSOE en el Gobierno, sino que sería un encuentro de

información, tras lo cual decidiría la comisión ejecutiva del partido.

De todas formas, añadió, el PSOE no eludirá la posibilidad de gobernar siempre y cuando la situación lo

requiera. Consideró necesario que el Gobierno presentase en las Cortes su programa y, en caso de ser

rechazado, entonces podría hablarse de crisis. De todas formas, y como condición a una posible

participación de su partido en el ejecutivo, Felipe González consideró que UCD y PSOE deberían llegar a

un acuerdo sobre dicho programa. «Nosotros somos consecuentes con nuestro programa electoral, aunque

somos conscientes de que los programas nunca se aplican en un cien por cien prosiguió—. Lo que vamos

a hacer va a ser complementar la política de gobierno de UCD".

Ofrecemos mayor imagen de cohesión

En cuanto -a una solución a la italiana-, con un acuerdo de neutralidad entre el Gobierno y el grupo que

ostento la mayoría de la oposición, el secretario general del PSOE dijo que el actual gabinete precisa

intentar llegar a una vía, pero entes precisa pasar por la discusión parlamentaria de su programa «si es que

lo tiene».

Sobre la posibilidad de que su partido asumiese el gobierno de la nación y, concretamente, si estaría

preparado para ello, manifestó que «en política todo es relativo. Relativamente, quizá sea el PSOE el

partido que ofrezca mayor Imagen de cohesión. En términos absolutos, puede que ninguno estemos aún

acostumbrados a ejercer la democracia, ya que hasta ahora no nos lo han permitido.»

Señaló también que «uno nunca elige el momento pare gobernar. A veces el poder llega aunque no se

haya intentado conseguirlo". Afirmó que dos factores determinantes podían ser la crisis económica y la

situación del partido UCD. Al respecto consideró que no hay cohesión interna dentro del partido

gubernamental, quizá debido a la diversidad de Ideologías de sus miembros, «Cada grupo de ministros

parece ser una parcela independiente de poder."

Caso Jaime Blanco

Sobre el caso del diputado socialista por Santander, Jaime Blanco, señaló que trataría el tema con Suárez.

El caso es delicado por sintomático —dijo—, ya que es un síntoma grave de los residuos de, un régimen

autocrático. Se ha tratado, por medio de algunas personas, de enfrentar al PSOE con las fuerzas de orden

público o al Parlamento con dichas fuerzas del orden, y esto es una barbaridad, ya que sólo se trata de una

actuación concreta en un caso concreto. Acerca de lo que podría exigir el partido a Martín Villa. El líder

socialista dijo que las reclamaciones debía hacerlas el Parlamento al Gobierno y no un partido en concreto

a un Ministro.

Chile

A continuación manifestó tener fundadas esperanzas de que los dos chilenos a quienes defiende en su

calidad de abogado fueran extrañados, y afirmó que realizará la petición a través del Gobierno español, ya

que los dos reclusos lo habían solicitado así. Respecto a la situación en Chile, dijo que el movimiento

sindical estaba muy coartado y que el poder adquisitivo Individual habla descendido sensiblemente. Sobre

el tema de los desaparecidos dijo que, oficialmente, la Administración cifraba su número en unos 500,

mientras que la vicaría de solidaridad lo elevaba a 700 y Amnesty International lo calculaba en unos

2.000. Acerca de sus contactos políticos en Venezuela y Colombia, admitió que les relaciones

Internacionales del partido deben Ir mucho más allá de las meras identidades ideológicas, a la vez que

reconoció que algunos grupos habían tratado de utilizar y manipular su figura, pese a defender políticas

distantes de las que su partido representa en España.

Para finalizar, y al ser preguntado sobre su presunta candidatura a la alcaldía de Madrid, manifestó que

esto no tendría ninguna lógica para el PSOE.

Gibraltar: Soberanía española bajo un régimen de autonomía

Por otra parte, el secretario de Relaciones Internacionales del PSOE, Luis Yáñez, al ser preguntado sobre

si tratarían el tema de Gibraltar con el ministro de Exteriores británico, David Owen, que actualmente se

encuentra en nuestro país, dijo que el problema sería tratado, aunque estaban más interesados en mantener

relaciones con las fuerzas vivas gibraltareñas. Señaló que había mantenido ya varios contactos y que tras

los nuevos cambios democráticos en nuestro país era cada vez mayor la tendencia, sobre todo por parte de

fuerzas sindicales, de aceptar la soberanía española en un régimen de autonomía, lo que estaba muy cerca

de la postura del partido. Consideró que ahora eran precisas conversaciones tripartitas.

 

< Volver