Autor: Boyer Salvador, Miguel. 
 Miguel Boyer, se resigna. 
 La izquierda se resigna     
 
 Diario 16.    04/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Miguel Boyer, en "El Socialista"

La izquierda se resigna

MADRID, 4 (D16).- La izquierda admite con resignación una etapa de austeridad para el pueblo español

como única alternativa que permite el sistema capitalista para no agravar todavía mas el paro, la inflación

y el déficit exterior, afirma el economista del PSOE Miguel Boyer, en un artículo que publica esta semana

"El Socialista".

En un brillante análisis del pacto de la Moncloa, sostiene Boyer que "los trabajadores se encuentran

apresados en el circulo de hierro del mecanismo capitalista". Si presionan durante el año próximo para

aumentar su participación en tin "pastel" que no va a crecer se incrementará el paro o quedarán muy

afectados los excedentes de explotación de las empresas (ya muy tocados por la crisis), lo que provocará

el desánimo de la inversión necesaria para crear puestos de trabajo, y crecerá el paro.

"La izquierda —afirma Boyer— no es irrealista", y conoce "la técnica implacable del sistema.

Desconecerla mientras éste se mantiene —dice—, además de ingenuo puede resultar catastrófico para la

clase trabajadora." Tras señalar que las medidas de austeridad provienen del tope salarial y del menor

crecimiento de la cantidad de dinero y del crédito, califica la solución adoptada de medicina burda, y

advierte que tiene un coste social alto, "por lo que si al Gobierno se le fuera la mano en su aplicación, se

crearían situaciones extremas, tanto en las grandes como en las pequeñas empresas".

El PSOE, afirma Boyer, no podía cruzarse de brazos y decir al país que, como todavía no tiene la mayoría

de votos para aplicar su programa, se lava las manos ante la crisis. El PSOE fue al pacto de la Moncloa

para arrancar las mayores contrapropuestas en beneficio de la clase trabajadora y de la democratización

del sistema económico.

Pese a las insuficiencias y a las críticas que merece el plan a los socialistas, el partido no debía

torpedearlo, afirma Boyer. Se consiguieron contrapartidas importantes, "tanto que es de temer que el

Gobierno Suárez no sea capaz de instrumentarlo (el pacto) y llevarlo adelante".

"Aunque nadie en la izquierda —dice Boyer— pueregocijarse de unos acuerdos como los de la Moncloa

—puesto, que aparecen constreñidos por una lógica y un contexto que rechazamos—, es evidente que

contienen contrapartidas de gran interés para la clase trabajadora. "En el caso de que el Gabinete no

pudiera llevar adelante su programa, con las contrapartidas aceptadas, el Partido Socialista quedaría

exento de responsabilidad y no podría reprochársele haber obstaculizado pacto alguno."

Por ultimó, recalca Boyer, el PSOE no tiene por qué involucrar a la UGT, que es un sindicato de ideal

socialista, pero cuyos métodos y estrategia son propios y se determinan autónomamente por sus afiliados,

ya que el PSOE no concibe a los sindicatos como una mera correa de transmisión de los partidos.

 

< Volver