Autor: Cueva Alonso, Justo de la. 
   El PSOE y Felipe González ocultaron la verdad     
 
 El Alcázar.    22/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

EL PSOE Y FELIPE GONZÁLEZ OCULTARON LA VERDAD

En "EL PAÍS" de ayer, en su página 7 de ´´Opinión", y sección "Tribuna Libre", se publicaba un

artículo firmado por don Justo de la Cueva Alonso, bajo el título de "EL PSOE que hay que

construir". De él nos complace reproducir los siguientes párrafos:

"Cuando un partido se presenta a unas elecciones lo que hace es ofrecer a los electores que

firmen lo que los juristas romanos llamaban un contrato innominado, una oferta cerrada cuyo

cumplimiento tiene derecho a exigir todo aquel, sea quien sea, que pague la contra prestación

establecida, en este caso el voto. Por ello parece claro que los militantes del PSOE no

podemos construir un PSOE que sea sólo marxista, revolucionario y de clase, y, además,

republicano.

Y no podemos hacerlo porque parece evidente que no todos los cinco millones largos de votos

que hemos sumado han sido votos para el marxismo, la revolución, la lucha de clases o la

República. Lógicamente, porque no ha sido esa la oferta que hemos hecho, como partido, en la

campaña electoral.

Nuestro primer secretario, Felipe González, habló treinta minutos por televisión. Y en esos

treinta minutos no dijo una sola vez ni "marxismo" ni "revolución", ni "República" ni "lucha de

clases". Y tampoco se ha escrito una sola vez esas palabras, ni en el manifiesto electoral, ni en

los dípticos, ni en el folleto "Programa electoral del PSOE", ni en los carteles que hemos

distribuido o pegado por millones.

Es cierto, sin embargo, que en las conclusiones aprobadas por el XXVII Congreso la ponencia

política (inspirada por la propuesta de los socialistas madrileños) reafirma que el PSOE es "un

partido de clase y, por tanto, de masas, marxista y democrático" siempre conectado "con la

perspectiva de la revolución socialista".

Es también cierto que otra conclusión aprobada fue la de que "el PSOE propugna la

instauración de una República federal de trabajadores, integrada por todos los pueblos del

Estado español". Pero eso no se ha dicho a los electores en la campaña electoral.

Podremos los militantes pedirle cuentas a Felipe González y al "aparato" del partido por

haberse apartado de las conclusiones del congreso. Pero no podemos pedirle cuentas a los

electores por no saber que lo que se les ha ofrecido en la campaña es diferente de la línea

política aprobada por el órgano supremo del partido.

N. DE LA R.: Subrayamos el decoro y la sinceridad del señor de la Cueva Alonso, que sirve

una ideología, que no compartimos, pero que no quiere engañar a nadie. Nos merece todo

respeto.

 

< Volver