Felipe González, en Lisboa. 
 Los socialismos peninsulares, en busca de cooperación y solidaridad     
 
 Informaciones.    18/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

FELIPE GONZALEZ, EN LISBOA

Los socialismos peninsulares, en busca de cooperación y solidaridad

LISBOA, 18 (EFE). Para estrechar las relaciones entre los dos mayores partidos de la Península

Ibérica llegó ayer a la capital portuguesa el primer secretario del Partido Socialista Obrero Español

(P.S.O.E.), don Felipe González.

Acudieron a recibir la delegación del P.S.O.E. altos dirigentes del Partido Socialista portugués (P.S.),

entre ellos su secretario general, Mario Soares.

La presencia del primer ministro en el aeropuerto se interpreta aquí como un reconocimiento especial a la

fuerza actual del P.S.O.E.

En breves declaraciones a los periodistas, Felipe González justificó su presencia en Lisboa debido a las

modificaciones operadas en España después de la jornada histórica del 15 de junio, «jornada electoral que

marcó el inicio de un proceso de democratización en profundidad que culminará, probablemente con las

elecciones municipales y la redacción de una nueva Constitución».

Para González es «fundamental» que los dos partidos que se configuran como las dos fuerzas políticas

más importantes de la Península, refuercen su cooperación y solidaridad, «a pesar de las situaciones

distintas que viven España y Portugal».

Las delegaciones de ambos partidos se reunieron para examinar el momento político en sus respectivos

países.

CONFERENCIA DE PRENSA

Felipe González calificó la reunión mantenida hoy aquí entre socialistas portugueses y españoles, como el

«comienzo de una nueva andadura entre los dos mayores partidos de la Peninsula Ibérica».

Durante toda la tarde delegaciones del Partido Socialista Obrero Español (P.S.O.E.) y del partido

Socialista Portugués (P.S.), encabezadas por sus respectivos líderes, Felipe González y Mario Soares,

analizaron la situación política en los dos países y abordaron las perspectivas de cooperación entre los dos

partidos en el ámbito de la internacional socialista y en relación a los países en vías de desarrollo, «con

especial incidencia para Iberoamérica, África, Mediterráneo y Mundo Árabe».

En el comunicado firmado por los dos líderes destaca la «óptima cooperación y total solidaridad mutua

existente entre los dos partidos, iniciada en la clandestinidad cuando ambos luchaban contra los fascismos

peninsulares».

Asimismo, los dos partidos decidieron proseguir sus contactos regulares alternados en cada una de las

capitales y promover, al mismo tiempo, sesiones de trabajo entre los grupos parlamentarios respectivos.

González justificó esta ofensiva de «solidaridad» por las «altas responsabilidades» de los dos partidos en

cada uno de sus países, «situación que dista mucho del privilegio».

Mario Soares manifestó la satisfacción personal y de su partido por la «gran victoria electoral del

P.S.O.E.» en los comicios del 15 de junio, y reforzó los argumentos para una estrecha cooperación entre

los dos partidos debido a la situación alcanzada por los socialistas españoles y la que ya disfrutan los

portugueses.

Para González, la consolidación de la democracia en España exige, entre otros factores, la libertad

sindical plena y la liquidación de los residuos del franquismo.

«Este último obstáculo desaparecerá con las elecciones municipales y con la supresión de leyes que

propiciaron ejecuciones en 1975 y que hoy siguen favoreciendo detenciones arbitrarias.»

En relación a la situación económica, el líder del Partido Socialista Obrero Español recordó que precisa

conocer ´"dónde incidirá y cómo se operará" el reciente plan enunciado por el nuevo Gobierno español.

"En cualquier caso, añadió, nosotros propugnamos un saneamiento a fondo de la economía española y un

relato auténtico de todo lo que se nos ha escondido hasta la fecha."

Preguntado por la "credibilidad democrática" del Partido Comunista de España, González respondió

tajante que "ni se puede ni debe poner en duda. "El Partido Comunista de España se ha pronunciado por la

existencia de un pluralismo —afirmó, y lo ha demostrado perfectamente."

En cuanto al problema de las autonomías, el político español se mostró partidario de una solución del

mismo en el cuadro de la nueva Constitución, con excepción de la Generalidad de Cataluña.

González insistió en la necesidad de convocar nuevas elecciones al término del periodo constituyente,

"única salida coherente para salvar la crisis institucional que inevitablemente producirá la nueva

Constitución".

Finalmente, González se pronunció optimista ante la unidad socialista, sobre todo a partir del "fuerte

impacto unitario registrado en la base del Partido Socialista Popular", que preside Enrique Tierno Galván.

 

< Volver