La responsabilidad del socialismo  :   
 Ya opina en un artículo editorial. 
 Pueblo.    20/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

«LA RESPONSABILIDAD DEL SOCIALISMO»

«Ya» opina en an articulo editorial:

"Que Felipe González se adelante a rechazar una invitación a participar en el Gobierno que no nos consta

le haya sido ofrecida, es su derecho. Está claro el carácter partidista de su motivación: se trata de dejar

que se quemen los otros en la solución de los problemas que afectan a toda la nación, y muy

especialmente a los sectores populares que han votado al PSOE. Entendemos que Felipe González no

identifica oposición con obstrucción, porque en este caso quedarían en entredicho no sólo el patriotismo

de su partido, sino su lealtad a cuantos le han votado para que resuelva o ayude a resolver sus problemas,

o, como mínimo, no impida que otros los resuelvan. Pero sería bueno que el líder socialista no echara en

saco roto lo que ha dicha un observador perspicaz: el historiador británico Raymond Carr.

«Tenga por seguro —ha declarado éste— que si el PSOE se constituye en un obstáculo para llevar a cabo

la Constitución, sanear la economia o cualquier otra cuestión fundamental para el buen desarrollo de la

vida de ustedes en paz, perderá parte de sus simpatizantes. No de sus militantes, ¡ojo!; pero el PSOE, hoy

per hoy. tiene más simpatizantes que militantes. Otro peligro, que no es demasiado improbable, es que el

PSOE llegue a la radicalizaron, y. consecuentemente, a la obstrucción, por presiones de sus bases.»

Peligro para el país, por supuesto; pero por todo lo dicho, para el Partido Socialista también.

Especialmente grave nos parece que Felipe González apunte le necesidad de elecciones después de

aprobada la Constitución: ¿Está el país para eso, son sus problemas tan leves que puedan aguantar nuevos

aplazamientos?

Nos explicamos la primera reacción de Felipe González ante una votación que a nosotros, por cierto, no

nos ha sorprendido; pero precisamente porque creemos en la conveniencia de un partido socialista (pero

el socialismo que; España necesita), esperamos que a esa primera reacción suceda la serena reflexión.

Más de una vez se ha referido Felipe González a la historia de su partido. No le conviene demasiado

pregonarla, porque se revelaría cuántas veces el socialismo ha tenido en sus manos la suerte del país y la

echoó a perder —y se perdió él— por falta de serenidad. Si le conviene, en cambio, meditar sobre esa

historia. Por nuestra parte, no querríamos tener que escribir un nuevo comentario con el titulo de éste, sin

más que añadir dos letras: la irresponsabilidad del socialismo."

 

< Volver