Autor: Iglesias, María Antonia. 
 Tras la Cumbre de toda la oposición. 
 La Democracia Cristiana, con el presidente Suárez     
 
 Informaciones.    29/11/1976.  Página: 3-4. Páginas: 2. Párrafos: 34. 

TRAS LA «CUMBRE» DE TODA LA OPOSICIÓN

LA DEMOCRACIA CRISTIANA, CON EL

PRESIDENTE SUAREZ

MADRID, 23 (INFORMACIONES, por Mario, Antonia Iglesias).

EL documento que en la reunión «cumbre» del pasado sábado ha sido aprobado por todas las fuerzas y partidos políticos de ¡a oposición democrática —la cual, por primera vez, consigue aglutinar sus alternativas para establecer una negociación con el Gobierno— será, sin duda, un inevitable punto de referencia en la entrevista que a primera hora de la tarde de hoy celebrará el presidente del Gobierno con los representantes del Equipo Demócrata Cristiano del Estado Español.

Aunque concertada con anterioridad, y en circunstancias distintas a la celebración de la mencionada «cumbre», la entrevista —que los propios dirigentes democristianos han calificado de iniciativa individual y en representación exclusiva del Equipo D.C.— es, de cualquier modo, el primer contacto que un grupo de la oposición democrática mantiene con el Poder. La alternativa de negociación suscrita por toda la oposición será para los representantes del Equipo, que la han suscrito igualmente, una formulación básica en las conversaciones que hoy mantienen con el presidente del Gobierno.

La representación del Equipo Demócrata Cristiano, que hoy se entrevista con el presidente Suárez en la Presidencia del Gobierno, está formada por los dirigentes de los cinco partidos que integran el Equipo: los señores Ruiz-Giménez (I.D.), Gil-Robles (P. P. D.), Ajuriaguerra (P. N. V.), Antón Canyellas (U. D. C.) y Ruiz Monrabal CU.D.P.VJ. La entrevista está concertada para la una de la tarde, y, al parecer, no se ha determinado un orden del día concreto para la misma.

La iniciativa del Equipo Demócrata Cristiano, al gestionar este encuentro con el presidente del Gobierno, se produjo en el contexto de, una incipiente alianza de los grupos y partidos políticos definidos como «moderados», que en las últimas semanas habla cobrado especial incidencia, frente a la alternativa de los partidos de izquierda integrados en Coordinación Democrática y en la Plataforma de Organismos Democráticos. En este sentido, el Equipo proyectó, ante la formulación de una alternativa de negociación con el Gobierno, un determinado protagonismo, potenciando la discusión de los demás partidos políticos de la oposición en torno al llamado «Documento de San Sebastián». En éste se recogían las formulaciones de negociación, específicamente formuladas por los partidos demócratas-cristiano, en su reunión del pasado mes de septiembre. El proceso de discusión fue aceptado inicialmente por los partidos social demócratas y liberales y rechazado por el P. S. O. E. y el

P. C.E., estableciéndose a este respecto una clara línea divisoria entre los partidos considerados como la «oposición moderada» y la oposición de los partidos de izquierda.

EVOLUCIÓN UNITARIA

La integración en este proceso de discusión de la Federación de Partidos Socialistas y del Partido Socialista Popular aceleró, ante la opinión pública, esta división, al tiempo que en las reuniones sucesivas se desbordaba el planteamiento inicial proyectado por los partidos de la democracia cristiana, para evolucionar hacia planteamientos más amplios y representativos de toda la oposición democrática. La iniciativa del P.C.E. y del P.S.O.E. para acceder a un encuentro conjunto de toda la oposición democrática de todo el territorio nacional y sin exclusiones culminó la evolución del proceso.

Finalmente, las recientes declaraciones de los ministros de la Gobernación y de Información y Turismo, en las que se formulaban rígidos planteamientos de exclusión y discriminación respecto a algunos partidos políticos, han reforzado la voluntad unitaria de la oposición y la dura crítica de los partidos moderados en los que el Gobierno proyectaba apoyarse y, en definitiva, la configuración de una alternativa de negociación con el Poder, de toda la oposición, que se concretó en la reunión «cumbre» del pasado sábado.

Al margen del claro contenido del documento suscrito por toda la oposición, una idea aparece unánimemente compartida por los más dispares partidos que la integran: que la alternativa unitaria planteada por la oposición democrática, terminada e] sábado, y su formulación, razonablemente realista, hacen ineludible para el Gobierno el acceder a la negociación con las fuerzas políticas de la oposición. Por otra parte, es significativo comprobar que el contenido del documento ha suscitado alta satisfacción, tanto en los sectores de la oposición moderada como en los situados a la izquierda. Para los primeros, la no beligerancia de los grupos situados a la izquierda del P. C. E. y la eliminación de una llamada explícita a la abstención serian, junto al tono razonable del documento, los datos más positivos en cuanto a previsibles conflictos; la libertad sin exclusiones para los partidos políticos y las libertades y garantías democráticas ante el referéndum y las elecciones son, para estos sectores moderados, los logros

fundamentales. En estas mismas áreas, el tema de las nacionalidades y el de la amnistía se consideran como «concesiones» necesarias para obtener el consenso de los grupos más radicales, y la disolución del aparato político del Movimiento aparece curiosamente potenciada por la intervención de los grupos liberales y, en particular, del partido de don Joaquín Satrústegui (Alianza Liberal)

En las áreas de la social democracia, el tema de la libertad de los partidos políticos se relaciona directamente con la desaparición de la «ventanilla», que podría ser sustituida por un mecanismo de carácter meramente declarativo, que suprimiera cualquier facultad discrecional del Gobierno sobre la legalidad de un partido político. En dichos sectores se coincide en reiterar la importancia de los acuerdos suscritos por toda Ja oposición, y la línea de separación que los partidos considerados como moderados han marcado respecto a la actual política del Gobierno, y en especial a las recientes declaraciones de los ministros de la Gobernación y de Información y Turismo: «En alguna medida —ha manifestado un político social-demócrata— la unidad de la oposición 1 ha hecho posible don Rodolfo Martín Villa.»

Igualmente, en las áreas de la oposición moderada se estima que el planteamiento unitario y razonable de la oposición sitúa al Gobierno al presidente Suárez, ante la urgencia de una ineludible negociación.

LA IZQUIERDA, SATISFECHA

Por ¿o que respecta a los partidos de la izquierda (P.S.O.E.-P.C.E.). los motivos de satisfacción coinciden igualmente en la importancia de haber logrado un consenso general de oposición democratica frente al referéndum y a las elecciones y en especial a su formulación concreta. En estos sectores se señala que los acuerdos asumidos en el documento elaborado en la «cumbre» del pasado sábado recogen .

sustancialmente los siete puntos esta blecidos como alternativa de negociación con el Gobierno por la Plataforma de Organismos Democráticos en su reunión de Las Palmas. Se trata en definitiva para estos sectores de un auténtico temario de negociación con el Poder, y coinciden con los sectores moderados en la superaciónde las divisiones de la oposición precisamente a causa de la actitud del Gobierno:

«La operación de dividir a la oposición en buenos y malos ha quedado frustrada», han manifestado en círculos del PS.O.E COMISION. NEGOCIADORA

En el contexto de los acuerdos suscritos por la oposición en el mencionado comunicado, si bien fuera de su marco de discusión, se gestiona en estos días la configuración de una comisión negociadora que, ante la eventualidad De un próximo encuentro con el presidente del Gobierno, represente a la oposición democrática. Según nuestras informaciones, se trataría de hacer coincidir la representación de las fuerzas políticas con la identidad de personalidades de prestigio fórmula que solventaría, llegado el caso, el problema de la representatividad de algunos grupos cuya presencia pudiera ofrecer problemas.

En principio parece que existe un consenso general en que el Partido Comunista fuera personalmente representado por alguno de sus dirigentes. Vanos grupos de la oposición celebran ahora encuentros de trabajo para estudiar la formación de la mencionada comisión gestora que, en caso de hallarse inicialmente elaborada, si bien con carácter provisional, sería sometida a la consideración de todas las fuerzas de la oposición democrática, que volverán a reunirse en pleno el próximo miércoles.

COMUNICADO CONJUNTO

Al término de la reunión celebrada el sábado —a la que no asistió la Prensa como en anteriores ocasiones, debido, según explicaciones oficiosas, a la reducida capacidad del local— se hizo público un comunicado en el que la oposición democrática, «reunida con objeto de tratar exclusivamente sobre el actual proceso de consulta popular», coincidió unánimemente en manifestar:

«Para que tanto el referéndum como las elecciones generales tengan legitimidad democrática, es necesario que al menos se cumplan las siguientes condiciones:

1.» reconocimiento de todos los partidos políticos y organizaciones sindicales.

2.a Reconocimiento, protección y garantía de las libertades políticas y sindicales.

3." urgente disolución del aparato político del Movimiento y efectiva neutralidad política de la Administración pública.

4.a La verdadera amnistía política que el país necesita.

5.a Utilización equitativa de los medios de comunicación de masas, propiedad del Estado y, por tanto, de la comunidad, monopolizados hoy por él Gobierno

6.a Negociación de las normas de procedimiento a que han de ajustarse ambas consultas. Control democratizo de la neutralidad y libertad de las mismas a todos los niveles.

7.a Reconocimiento de la necesidad de Institucionalizar políticamente todos los países y regiones Integrantes del Estado Español y de que los órganos de control de los procesos electorales se refieran también a cada uno de sus ámbitos territoriales.

Por último, ha de señalarse la urgencia de que se supriman las medidas represivas de las libertades cívicas para que pueda desarrollarse sin demora la necesaria negociación pública y colectiva entre el Gobierno y la oposición democrática sobre los anteriores puntos y sobre cualesquiera otras cuestiones relacionadas con el establecimiento de la democracia.»

FIRMANTES

Por Alianza Liberal: Vicente Piniés, Juan A. de Zulueta, Joaquín Satrústegui.

Asamblea de Catalunya: Pedro Portabella Josep Benet.

Comisiones Obreras: José Alonso. Marcelino Camacho.

Comité Nacional de Catalunya del Partit del Treball d´Espanya: Ramón Planas Vila,

Conseil de las Asambleas de las Islas (Partido Comunista de Baleares): Francisco Bosch

Convergencia Democrática de Cataluña: Migue] Boca.

Coordinadora de Fuerzas Democráticas de Canarias: Juan Rodríguez Doreste.

Federación de Partidos Socialistas: Alejandro Boj as Marcos (Partido Socialista de Andalucía), Alexandre Cirici (Partido Socialista de Cataluña) Enrique Barón (Con-

(Pasa a la pág. siguiente.)

LOS PARTIDOS NOMBRARAN

UNA COMISIÓN REPRESENTATIVA PARA

NEGOCIAR CON EL PODER

LA DEMOCRACIA

CRISTIANA, CON EL

PRESIDENTE

SUAREZ

( viene de la pág. anterior.)

vergencia Socialista de Madrid).

Federación Popular Democrática: José Luis Herce, José María Gil-Robles y Gil-Delgado.

Federación Social-Demócrata: Francisco Fernández Ordóñez, Peydró.

Izquierda Democrática: Joaquín Ruiz-Giménez, Jaime Cortezo Carlos María Bru-Lliga de Catalunya: Víctor STarruella.

Movimiento Comunista: Javier Alvarez Dorronsoro. Javier Ortiz.

Organización Revolucionaria de Trabajadores: Amánelo Cabrero.

Partido Carlista: Miguel Alvarez Bonald, José Maria Zabala.

Partido Comunista de España: Simón Sánchez Montero, Armando López Salinas.

Partido Demócrata: Joaquín Garrigues.

Partido Demócrata Popular: Ignacio Camuñas, Fernando Chueca Goitia.

Partido Liberal: Enrique Larroque, Ubaldo Nieto. Bernardo Rabassa.

Partido Progresista Liberal: Juan de Madariaga. Jaime Pérez.

Partido Popular Democrático-Cristiano: Ricardo Jerez, Rafael Jaume.

Partido Socialista Obrero Español: Enrique Múgloa, Guillermo Galeote.

Partido Socialista Unificado de Cataluña: Antonio Gutiérrez Diaz.

Partido Socialista Popular: ¡Enrique Tierno Galván, Donato Fuejo, Juan Encinar.

Partido del Trabajo de España: Nazario Aguado.

Taboa Democrática de Galicia: Andrés Eguibar, Ángel Guerreiro, Roberto Pardo.

Xaula de Forces Politiques 1 Sindicáis del País Valencia (pendiente de ratificar el documento): Josep Guia, Víctor Fuentes.

Unió Democrática de Catalunya: Llibert Cuatrecasas. Unió Democrática del País Valencia: Ernest Sena Calabuig, Josep M. del Rivero Zardoya,

Unión General de Trabajadores: Jerónimo Saavedra.

Unión Sindical Obrera: Antonio Martínez Ovejero.

OBSERVADORES

Acción Republicana Democrática Española. Luis Rodríguez Oliver, Vicente González Giner.

Partido Comunista de Euzkadi: Esteban Eguren.

EL PARTIDO POPULAR,

obERVADOR, A EFECTOS

DE INFORMACIÓN

Por su parte el Partido Popular, ya legalizado —del que son dirigentes los ex ministros don Pío Cabanillas y don José María de Areilza—, y que estaba presento en la reunión a título de observador, no suscribió el primer comunicado y dio a conocer el siguiente:

«El Partido Popular, al que fue comunicada la existencia de la autoconvocatoria de1 día 27 de noviembre asistió como mero observador, representado por tres miembros de su secretariado, quienes, sin intervenir en los debates, han tomado nota de las deliberaciones y de las conclusiones adoptadas por el resto de los asistentes, que serán comunicadas, a efectos de información, a los órganos competentes del partido.»

Los representantes del Partido Popular en -1 encuentro fueron don José Pedro Pérez Llorca (portavoz del partido), don Manuel Fraile Crivilles y don José Armengod.

 

< Volver