Autor: Otaño, Alberto. 
 Hablan los hombres fuertes de Unión del Pueblo Español. 
 Cruz Martínez Esteruelas, presidente primero: somos un partido popular y populista  :   
 Carvajal, secretario general: UDPE ha aparecido como un grupo político perfectamente estructurado. 
 ABC.    25/06/1976.  Página: 48-49. Páginas: 2. Párrafos: 29. 

VIERNES 25 DE JUNIO DE 1976. PAG. 48.

HABLAN LOS HOMBRES FUERTES DE UNION

CRUZ MARTÍNEZ ESTERUELAS, PRESIDENTE PRIMERO: «SOMOS UN PARTIDO POPULAR Y

POPULISTA»

LA sede de Unión del Pueblo Español es, ahora mismo, un increíble centro de trabajo. Acaba de

finalizar su primer congreso nacional y se acumulan ponencias, datos que ordenar, listas que

confeccionar a marchas forzadas, proyectos de urgencia.

Y a las cuatro de la tarde, con el bochorno encima y la galvana metida hasta la médula, no hay cristiano

que aguante la chaqueta y la corbata. De forma que Javier Carvajal y el periodista nos ponemos en

mangas de camisa para comenzar el palique. Son cosas del calor y la democracia éstas, porque Cruz

Martínez Esteruelas prefiere mantener la americana puesta. «Es que como uso tirantes...» Y a uno se le

ocurre pensar que lo de ser ex ministro imprime carácter. Hasta para ponerse cómodo.

El caso es que aquí están los que podríamos llamar «hombres fuertes» de Unión del Pueblo Español.

Martínez Esteruelas encabeza la presidencia, colegiada del partido; Javier Carvajal figura como secretario

general, habiendo sido hasta ahora vicepresidente-coordinador. Por eso responde sobre los pasos dados

por el grupo hasta la celebración del primer congreso.

ESTRUCTURA

—Al principio se constituyó la asociación Alianza del Pueblo, que luego pasaría a ser Unión del Pueblo

Español. Desde los comienzos ya se marcó la idea de escoger la presidencia desde la base. Como cosa

importante cabe señalar la creación de una estructura provincial, que se ha logrado en cuatro meses, y de

un pensamiento marcador de la ideología del grupo.

A partir de ahora habrá que consolidar lo que se ha hecho: captar nuevos afiliados —en estos momentos

somos alrededor de ochenta y seis mil—; ver el plan a seguir para lograr la estabilización económica;

montar el aparato electoral y lograr una presencia más eficaz en las Cortes.

BALANCE

—¿Cómo resulta el balance de este primer congreso que acaban de celebrar?

—Muy positivo. En once meses, U. D. P. E. ha aparecido como un grupo político perfectamente

estructurado, con cuadros de organización y pensamiento aprobados desde la base. Aún es pronto para

lanzarse a profecías sobre las consecuencias en el tiempo.

La pregunta va dirigida ahora al primer presidente. Cruz Martínez Esteruelas. En algunos sectores se ha

criticado la fórmula de presidencia colegiada adoptada por Unión del Pueblo Español. ¿Cómo debe

entenderse ésta?

PERSONALISMOS

—Como una forma de, en la medida de lo posible, evitar personalismos, aunque exista un presidente

«pro tempore» durante seis meses, que podrá ser reelegido.

Esto se ha determinado por dos razones: el absoluto respeto que tenemos a la base y el hecho de que la

gente se sienta más reflejada si ve un mayor tipo de personas en la directiva.

La edad media de la Junta directiva puede estimarse alrededor de los cuarenta años, y en ella hay personas

de distinta composición social.

EL SAMBENITO

—Ustedes me van a perdonar si les digo que la gente ve a Unión del Pueblo Español como un partido

«oficialista»...

—Bien. Este es un sambenito que nos colgaron desde el principio y que hay muchas razones para

desmentirlo. Por ejemplo, éstas: primer propósito es que no somos instrumento de ninguna organización

administrativa; las ayudas económicas procedentes de la Administración no nos han concedido

privilegios, sino que han sido iguales a las recibidas por el resto de las asociaciones; es publico y notorio

que desde los medios oficiales no se tienen con nosotros mayores contactos que con los demás; si el

«oficialismo» se cuenta porque entre nuestros afiliados hay ex ministros y ex altos cargos de la

Administración, también existen en otros grupos; incluso, ahora mismo, un partido en ciernes cuenta entre

sus filas a un ministro del actual Gabinete. Si hasta en los socialistas hay ex ministros de otras épocas. ¡Y

no les van a tachar de «oficialistas»...

Carvajal y Martínez Esteruelas han respondido al alimón y entre sonrisas. Parece que la cosa no les

preocupa. Al menos, por el momento.

CRITERIOS

—Usted, señor Carvajal, ha dicho que están por la reforma, pero que «lucharán para corregir desviaciones

que puedan producirse». ¿Qué significa esto?

—Verá. Se habla de reforma como de un término unívoco, cuando, en realidad, debe ser un símbolo

plural. Nosotros nos encontramos en el área de otros planteamientos de reforma. Nuestra vocación de

legalidad y de servicio a la Corona nos llevará a adoptar criterios positivos para que las cosas se encaucen

por lo que entendemos que ha de ser la reforma.

EL PACTO

—Entonces habrá que hablar de reforma socio-económica, de ese «pacto social», que tanto se cacarea.

—Efectivamente —dice Cruz Martínez Esteruelas— el pacto social debe ser el objetivo

DEL PUEBLO ESPAÑOL

JAVIER CARVAJAL, SECRETARIO GENERAL: «U.D.P.E. HA APARECIDO COMO UN GRUPO

POLÍTICO PERFECTAMENTE ESTRUCTURADO»

de una sociedad moderna y realizarse entre Gobierno-empresarios-obreros. Pero no debe quedar en un

plano teórico, sino perseguir objetivos concretos. En estos momentos, en España, ese pacto es

absolutamente necesario para salir del estancamiento en que nos hallamos.

Respecto al pacto político, estimamos que los sujetos del mismo tienen que tener suficiente entidad

política, sociológicamente hablando. Si no existiría una aberración.

SI O NO AL P. C.

—Otro tema candente hoy es el de la legalización del Partido Comunista. ¿Cuál es su opinión?

—En principio, no somos partidarios de dicha legalización —explica Javier Carvajal—; porque si llega

un momento en que el Partido Comunista alcance el Poder no dará opción al juego de otros grupos. No es

posible la ingenuidad en la política.

En el caso de que el Partido Comunista quede legalizado por las Cortes, nosotros, por nuestra enorme

voluntad de la legalidad, lo aceptaríamos, aunque siguiéramos no estando de acuerdo.

—¿Cómo enjuician ustedes la llamada «oposición democrática», representada en la «platajunta»?

—Seguimos hablando de nuestro espíritu de legalidad. Creemos que existen unas reglas de juego que se

basan en una Constitución que si es perfectible. No enjuiciamos como actitud correcta la oposición a la

legalidad y la falta de respeto a ella.

GEOMETRIA

—De forma que son ustedes de derechas... Ríen a gusto los dos. Y responde Martínez Esteruelas:

—Unión del Pueblo Español se define como un partido popular y populista. No aceptamos la

clasificación genérica «de derechas» por muy en boga que esté la descripción geométrica de la política.

—Vamos a terminar. Ustedes han hablado de unión «para tener una gran fuerza», y de hecho ya han

formado un frente electoral con otras tres asociaciones «de la primera hora». ¿Con quién más se unirán en

el futuro?

—Con todos aquellos que piensen igual que nosotros. Las uniones podrán hacerse con organizaciones con

planteamientos políticos semejantes a los nuestros; por vía negativa, con otros grupos que vayan en contra

de —por ejemplo— el marxismo. La voluntad de unión está en nuestro ánimo. Ella nos lleva a postular la

unión.

Y a las cinco de la tarde, con chaqueta puesta, de nuevo, al bochorno.— Alberto OTAÑO.

 

< Volver